Trump restablece sanciones contra Irán por plan nuclear

Condenará a empresas que compren petróleo iraní y se relacionen con sus bancos; publica lista de requisitos a cumplir para levantar las medidas punitivas

Se acercan... las sanciones. El presidente Donald Trump recurrió ayer a la estética de Game of Thrones para advertir a Irán, a través de las redes sociales, de la imposición de sanciones. Foto: AP
Mundo 03/11/2018 04:15 Agencias Actualizada 04:22
Guardando favorito...

Washington.— Seis meses después de cerrarle la puerta al acuerdo nuclear con Irán, Estados Unidos confirmó ayer que a partir del lunes restablecerá nuevas sanciones contra Teherán, aunque aún persisten las dudas sobre el objetivo final de esta campaña estadounidense de “presión máxima”.

Un primer conjunto de medidas, que habían sido levantadas a cambio del compromiso firmado en 2015 por Irán y las grandes potencias para que Teherán no tuviera una bomba atómica, fueron reimpuestas en agosto.

El segundo bloque entrará en vigor el lunes, pese a las protestas de dirigentes iraníes, aliados europeos de Washington, así como de China y Rusia. Se trata de sancionar a entidades o empresas extranjeras que continúen comprando petróleo iraní o relacionándose con los bancos de la República Islámica, impidiéndoles el acceso al mercado estadounidense.

Ocho países han recibido exenciones y sí podrán seguir importando petróleo iraní, sin ser objeto de sanciones. El secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, y el secretario del Tesoro, Stephen Mnuchin, hicieron el anuncio el viernes.

Pompeo dijo que las sanciones buscan “alterar de manera fundamental la conducta de la República Islámica de Irán”. Publicó una lista de 12 demandas que la nación debe cumplir para que las sanciones sean derogadas, entre ellas que Irán deje de apoyar el terrorismo, cese su intervención militar en Siria y ponga fin definitivo a sus programas nucleares y de misiles. “Presión máxima significa presión máxima”, declaró.

Pompeo dijo que ocho naciones recibirán exenciones temporales que les permitirán seguir importando productos petroleros iraníes.

Fuentes oficiales dijeron que entre esas ocho naciones hay aliados de la Unión Americana, como Italia, India, Japón y Corea del Sur.

Mnuchin dijo que 700 compañías e individuos iraníes serán castigados con las nuevas sanciones.

Los legisladores más intransigentes en el Congreso estadounidense probablemente estarán decepcionados por las sanciones, pues preferían cero exenciones y la desvinculación de Irán del sistema financiero internacional, conocido como SWIFT.

Mnuchin defendió la decisión de permitir que algunos bancos iraníes sigan vinculados al SWIFT, afirmando que se le había advertido a la firma de Bélgica que sería penalizada si las entidades iraníes sancionadas usan ese sistema.

Francia, Alemania, Reino Unido y la Unión Europea (UE) condenaron las medidas.

“Lamentamos profundamente la reimposición de sanciones por parte de Estados Unidos a raíz de su retiro del Plan de Acción Integral Conjunto [JCPOA]”, señalaron en una declaración conjunta aludiendo al acuerdo nuclear de 2015.

“Tenemos como objetivo proteger a los actores económicos europeos que están comprometidos en los intercambios comerciales legítimos con Irán”, agregó el comunicado, firmado por la jefa de la diplomacia europea Federica Mogherini y los ministros de Relaciones Exteriores de Francia, Jean-Yves Le Drian; de Alemania, Heiko Maas, y el británico, Jeremy Hunt. El republicano repite que está dispuesto a reunirse con dirigentes iraníes.

Desde el 24 de octubre, 12 días antes de la reimposición de las sanciones, el Departamento de Estado comenzó una cuenta atrás y cada día publica en Twitter las 12 condiciones de Washington para un “acuerdo global” con Irán.

Para obligarlo a plegarse a sus condiciones, el gobierno estadounidense pretende imponer a Irán las sanciones “más fuertes de la historia”, pues se esperan nuevas medidas punitivas en los próximos meses.

“Eso es pensar en soluciones mágicas”, dijo Ali Vaez, del International Crisis Group.

“No estamos en 2012, cuando el mundo estaba unido frente a las sanciones contra Irán”, explicó Barbara Slavin, del centro de reflexión Atlantic Council. “Esta vez, se trata de la administración Trump que intenta imponer al resto del mundo una política que la mayoría de países no quiere”, dijo.

Temas Relacionados
Estados Unidos
Guardando favorito...

Recomendamos

Comentarios