Policía francesa abate a hombre que atacó en Estrasburgo

Mundo 14/12/2018 04:30 AFP y EFE Actualizada 05:38

París.— La policía francesa localizó y abatió ayer en Estrasburgo a Cherif Chekatt, el presunto autor del ataque ocurrido el martes en el mercado de Navidad de esta ciudad del este de Francia, tras una intensa búsqueda de más de dos días en la que intervinieron unos 700 agentes.

Chekatt “formaba parte de los soldados del Estado Islámico [EI]”, según fuentes de la organización yihadista.

El hombre fue abatido en el barrio de Neudorf, donde se había desplegado un gran dispositivo policial.

El sospechoso fue detectado la noche de ayer por tres agentes de policía cuando “deambulaba” en la calle, precisó el ministro del Interior, Christophe Castaner. Intentaron detenerlo pero “se giró, haciendo frente a los funcionarios de policía disparando. Respondieron inmediatamente y neutralizaron al atacante”, añadió.

El presidente Emmanuel Macron felicitó a las fuerzas del orden por haber abatido al atacante —quien mató a tres personas e hirió a otras 13— al tiempo que subrayó el compromiso de su gobierno contra el terrorismo.

“Gracias al conjunto de servicios movilizados, policías, gendarmes y militares. Nuestro compromiso contra el terrorismo es total”, indicó el mandatario en Twitter.

Defiende Macron medidas económicas. Al mismo tiempo, Macron defendió las medidas que anunció esta semana para acallar las protestas de los “chalecos amarillos” y opinó que ningún país avanza si no escucha a sus ciudadanos.

“Ningún país avanza si no escucha también esa parte de cólera legítima de los pueblos”, dijo el mandatario a su llegada a la cumbre comunitaria en Bruselas, y explicó que el descontento es algo que se ha puesto de manifiesto en toda la Unión Europea (UE).

“Yo nunca llevaré el proyecto europeo en el que creo contra aspiraciones que considero legítimas. Creo que son reconciliables y eso es lo que estamos haciendo”, añadió.

Señaló que las medidas que el Ejecutivo francés tiene previsto aplicar son una respuesta “legítima e importante para Francia” y precisó que no obstaculizarán los esfuerzos presupuestarios, en particular sobre el control del gasto ni las reformas del Estado.

El pasado lunes Macron anunció, entre otras iniciativas, la subida de cien euros del salario mínimo (ahora de mil 498 euros brutos), la congelación del alza de las cotizaciones para los jubilados con pensiones inferiores a los 2 mil euros, la exclusión de tributación de las horas extra y la petición a las empresas para que paguen a sus empleados una prima de fin de año, no sujeta a impuestos.

Comentarios