11 | NOV | 2019
Dan la espalda a Trump ante retiro de Siria
Combatientes de las rebeldes Fuerzas Democráticas Sirias marcharon ayer contra una posible operación militar turca en el norte sirio. Foto/BADERKHAN AHMAD. AP

Dan la espalda a Trump ante retiro de Siria

08/10/2019
03:13
Víctor Sancho / Corresponsal
-A +A
Demócratas y republicanos rechazan el anuncio; kurdos quedan expuestos a ataque de Turquía

Washington.— La retirada de tropas estadounidenses del norte de Siria no es la primera decisión impulsiva y sin aprobación mayoritaria de los asesores del presidente Donald Trump, pero sí una de las pocas que ha causado la oposición frontal y las críticas de figuras relevantes del Partido Republicano, en un acto de unidad contra el mandatario ante una acción que pone en jaque la posición de Estados Unidos en el mundo y da un giro de 180 grados a la estrategia del país en una de las zonas más convulsas del mundo.

Las principales voces conservadoras exigieron al presidente Trump que dé marcha atrás de forma inmediata y que repiense la ruptura de la alianza con los kurdos, socios clave en la derrota del Estado Islámico (EI) en Siria y que con la retirada de EU quedarán “abandonados”, lo que, consideran, provocará el rearme de las facciones yihadistas.

“Con el abandono de los kurdos hemos mandado una de las señales más peligrosas posibles: que no somos un aliado confiable”, dijo el senador Lindsey Graham, muy cercano a Trump, apuntando que con ello se entrega Siria a Rusia e Irán, y radicaliza el islamismo.

Una de las más contundentes en la crítica fue la exembajadora de EU de Trump ante Naciones Unidas (ONU), Nikki Haley, quien acusó a Trump de “dejar que [los kurdos] mueran, un gran error”, y recordando que Turquía no es amigo de Wa- shington. La más sorprendente fue la declaración del líder republicano en el Senado, Mitch McConnell, el guardián protector de todas las políticas de Trump y quien se quejó de lo que llamó una “retirada precipitada” y exigió “liderazgo” para no beneficiar a rivales como Rusia, Irán o el presidente sirio Bashar al-Assad. Los demócratas tampoco se ahorraron críticas a la decisión.

El escándalo fue tal que Trump tuvo que modificar el discurso, lo que sólo desató confusión. Por un lado aseguró que es hora de retirarse “de estas ridículas guerras sin fin... y devolver nuestros soldados a casa” y que a partir de ahora “lucharemos donde sea por nuestro beneficio, y sólo lucharemos para ganar”.

Por otra, amenazó al presidente turco Recep Tayyip Erdogan. “Como dije antes, y solo para reiterar, si Turquía hace algo que yo, en mi gran e inigualable sabiduría, considero que está fuera de los límites, destruiré y aniquilaré totalmente la economía de Turquía”, tuiteó.

Según la Casa Blanca, sólo se repatrian entre 50 y 100 efectivos de operaciones especiales, a los que se les protege del peligro y de ser capturados en la región debido a las acciones militares que los turcos habían anunciado que llevarían a cabo contra los kurdos en el norte de Siria.

Jonathan Hoffman, vocero del Pentágono, aclaró que “Turquía, al igual que el presidente, que no respaldamos una operación turca en el norte de Siria”.

De acuerdo con versiones de prensa, el retiro de tropas anunciado por Trump no lo consultó con sus más cercanos asesores, y tomó por sorpresa a líderes militares y diplomáticos. “Consulté con todo el mundo”, aseguró Trump. Un alto funcionario de la Casa Blanca aseveró que el asunto se “discutió entre altos rangos”.

El ejército de EU empezó la retirada del norte sirio a primera hora del lunes. La salida significa dar vía libre a Turquía para que inicie un posible genocidio contra la minoría enemiga del régimen de Al-Assad. Según reportes de medios en la zona, los turcos no perdieron el tiempo y ya empezaron su incursión militar al norte sirio, con bombardeos en la frontera entre Siria e Irak.

Mantente al día con el boletín de El Universal

Comentarios