Suscríbete

Cuestionan a empresa por volcadura de tren

Familiares de víctimas de ferrocarril impiden retirar vagón; piden investigar mantenimiento y condición de las vías

En el accidente que involucró un vagón de ferrocarril fallecieron cinco personas. (JUAN MANUEL BARRERA. EL UNIVERSAL)
Metrópoli 20/01/2018 01:13 Juan Manuel Barrera Ecatepec, Méx. Actualizada 01:28

[email protected]

“Solamente Dios nos puede ayudar, porque sí estuvo feo y va a seguir estando”, dice Clementa Aguirre, cuya vivienda en la colonia Jardines de Casa Nueva sufrió daños por el descarrilamiento del ferrocarril ocurrido el pasado 18 de enero.

Habitantes de calle Manzanillo de esa comunidad no permitieron el retiro del vagón que cayó sobre dos viviendas y dañó otras dos, hasta que la empresa Ferrovalle muestre las bitácoras del mantenimiento que otorgó a las vías en esa zona.

Las cinco personas que murieron, dos mujeres adultas y tres menores de edad, fueron velados en un domicilio de la calle Manzanillo y sepultados el mediodía del viernes en un cementerio de la localidad de San Cristóbal, Ecatepec.

El cortejo fúnebre salió de Jardines de Casa Nueva, escoltado por patrullas de la Policía Municipal. En el cementerio los asistentes llevaron globos blancos para recordar a los tres menores de edad fallecidos, todos integrantes de una familia. La banda de guerra de la escuela en la que estudiaban estuvo presente.

“Que den mantenimiento y que garanticen que no vuelva a haber un accidente. Queremos que nos paguen los daños”, señala Clementa.

Aleida Gómez Hurtado, también habitante del lugar, asegura que no daban mantenimiento a las vías, por lo que es necesario que la empresa muestre los registros del mantenimiento en la zona del accidente.

“Que nos muestren los registros de mantenimiento. Ellos dicen que hacen mantenimiento cada tres meses, pero yo nunca los he visto. Que se vea físicamente, porque eso no es cierto. He vivido aquí toda mi vida y no se ve ese mantenimiento”, insistió.

José Carmelo Herrera Ruiz, propietario de la vivienda ubicada en el número 36 de calle Manzanillo, donde quedó el vagón del ferrocarril, menciona que hasta la tarde de ayer no se habían determinado los daños ocasionados en su casa.

“Ahorita todavía nada, están esperando que quiten la góndola. Mi casa es la que está enfrente. La góndola está completamente atravesada. Estamos esperando que la quiten, para que venga el perito valuador. Vinieron ayer unos, pero la vieron por dentro, falta por acá afuera”, dijo.

Carmelo añadió: “Creo que a la mejor las vías estaban muy acabadas, los furgones traen sus ruedas muy desgastadas, se rompen los pernos y se zafan los rieles. Pasan muy reciolos ferrocarriles aquí, como si fueran en una pista”.

Comentarios