26 | ENE | 2020
Reparación de niños Dios
Regino López dijo que para él es una bendición reparar niños Dios, pues mantiene a su familia unida, ya que también participan en el negocio. Foto: JORGE ALVARADO. EL UNIVERSAL

De sus manos vuelven a nacer los niños Dios

15/12/2019
00:33
Claudia González
-A +A
Regino restaura figuras de seis hasta 50 centímetros; dice que las ventas se disparan por festividades decembrinas

Toluca, Méx.— Desde hace 25 años que Regino López aprendió el arte del arreglo de niños Dios. En el taller familiar sus abuelos y bisabuelos le enseñaron cómo pintar, arreglar y pegar como un rompecabezas una figura que se partió en pedazos.

Instalado en el Jardín Zaragoza, platicó que para él es una bendición realizar esta actividad, que a la par de otro negocio le sirve para unir a su familia para las fiestas decembrinas, pues sus hijos acuden a ayudarle y sacar el trabajo.

“Comencé cuando uno de mis tíos necesitaba entregar el trabajo, pero se enfermó y entonces tuve que entrarle. Estaba chico y ellos se dedicaban a hacer figuras antiguas de luchadores, eran de yeso y alcancías, así aprendí a combinar colores a terminar los acabados y con el tiempo comencé a trabajar con los niños”, aseveró.

Explicó que en el taller de Reparación de niños Dios López ya no trabajan sus hijos, pues con su oficio tuvo la oportunidad de pagarles la educación profesional de sus hijos y entonces a ellos “ya no les gusta esto, pero cerca de la navidad vienen para ayudarme”.

Aunque reconoció que en febrero es cuando más gente llega para reparar sus imágenes religiosas, pues previamente a la celebración de la Candelaria buscan ponerles la mejor cara.

“Es que desde febrero los dejan en un altar o vitrina, aún así tenemos mucho trabajo para diciembre y tenemos, por ejemplo, la técnica para dar mantenimiento a los que miden seis centímetros y hasta 50 centímetros”, explicó.

Para la gente, añadió, es muy importante que sus niños mantengan el tono con el que inicialmente lo compraron, “es que es el amor que le tienen a su bebé y, por ejemplo, el otro día vino una señora que le dejaron un tono de piel más oscuro y, pues, pedía recuperarlo, porque la vi como si estuviera triste, porque era una herencia de hace casi 90 años, era de su tatarabuela”, contó.

El artesano refirió que también vende imágenes de niños para el arrullo navideño, el 24 de diciembre y que es la venta alta en todo el año, aunque el arreglo de más imágenes crece hasta 50% durante diciembre y febrero.

Comentó que para él es una época “divina” que comienza con el cumpleaños de la Virgen de Guadalupe y concluye en febrero, al “poner guapos a los Niños Dios”.

Mientras pegaba las piernas de un niño de tono rosado y con música de fondo, detalló que lo más preocupante para este sector de artesanos es la falta de interés de las nuevas generaciones, pues los matrimonios jóvenes-adultos, de entre 20 y 30 años, deciden por otro tipo de tradiciones. Sin embargo, confió en que cuando comienzan a tener hijos, retoman esas costumbres.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

Comentarios