Suscríbete

Se entrenan para enfrentar peligros

Luego de ataques contra uniformados en calles de la CDMX, autoridades capacitan, en el campo teórico y práctico, a policías en defensa personal, uso de la fuerza y comunicación

Se entrenan para enfrentar peligros
Desde la segunda quincena de marzo, autoridades de la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC) seleccionan a mil uniformados cada semana para que reciban capacitación. Fotos/ CARLOS MEJÍA. EL UNIVERSAL
Metrópoli 10/06/2019 00:09 Andrea Ahedo Actualizada 10:47
Guardando favorito...

Ante las agresiones que han sufrido los policías en las calles, la Secretaría de Seguridad Ciudadana de la Ciudad de México (SSC) ordenó el recursamiento, principalmente en técnicas de defensa personal, a todos los elementos en activo para que hagan frente a las situaciones de riesgo y no incurran en faltas.

Los casos que alertaron sobre la falta de capacitación de los uniformados ocurrieron en abril, cuando vagoneros y comerciantes golpearon a agentes que vigilaban distintas estaciones del Metro.

En ese entonces, la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, fue quien informó que la SSC plantearía un reforzamiento de conocimientos sobre todo del uso de fuerza para los agentes de todos los sectores y agrupamientos.

En las filas de la corporación hay un aproximado de 82 mil policías, por lo que desde la segunda quincena de marzo se seleccionan mil efectivos a la semana para tomar las capacitaciones.

Los elementos deben pernoctar en la Universidad de la Policía al menos cinco días a la semana o los que resulten de un promedio de 40 horas, tiempo que les hacen válido como parte de su jornada laboral.

Los cursos están enfocados en repasar siete áreas, entre las que destacan radiocomunicación, conducción policial, detención de probables responsables, tiro, uso de fuerza y capacidad física.

universidad_de_policia_aspectos_100355532.jpg
 

De acuerdo con el director de la Universidad de la Policía, Guillermo Hidalgo, un agente debe ser capaz de resolver y atender distintas emergencias: “El oficial debe estar preparado en una cuestión personal, es decir, tener una base de valores y de ética, conocimientos técnico-tácticos, porque a fin de cuentas algún día tendrá que hacer uso de las fuerza, pero también de cuestiones legales, y contar con un alto nivel de tolerancia a la frustración que, a través de programas de inteligencia emocional y desarrollo humano, intentamos capacitarlos para que el uso de la fuerza sea progresivo, en caso de ser necesario, pero que tengan otras herramientas de solución de conflictos”, dijo.

Sin embargo, al salir a las calles una vez que egresan, muchos olvidan sus conocimientos previos y también se les deja de actualizar en los protocolos con base en la legislación actual, explicó.

El coordinador reconoció que en años anteriores se olvidaron de la especialización de los agentes: “Desgraciadamente en cuanto a la capacitación de la policía más grande de México, que es la de la capital, estuvo mucho tiempo olvidada.

“Sí es importante que se sepa que son 82 mil policías y que esto no se puede cambiar de un día a otro, pero se están haciendo esfuerzos muy grandes, se invierte mucho dinero y se han logrado acuerdos con instancias para ayudar”, destacó.

Las clases, comentó, tienen la prioridad de reforzar los conocimientos que los oficiales adquirieron durante sus estudios académicos: “[El programa es] para llevar a los compañeros a una verdadera profesionalización y no sólo a cursos, aunado a que no es una academia normal, es una universidad donde se imparten seis licenciaturas, tres maestrías y próximamente un diplomado”, dijo.

universidad_de_policia_aspectos_100355535.jpg
Los policías se preparan en siete áreas, entre las que destaca el correcto uso de la fuerza.
 

Instructores de la universidad y también especialistas de otros organismos, incluso internacionales, son quienes dan las clases.

En un recorrido que realizó este diario en el instituto ubicado en la colonia Olivar de los Padres, alcaldía de Álvaro Obregón, se confirmó que un grupo de elementos en activo tomaban distintos cursos.

Un día viernes, por ejemplo, los policías de diversos agrupamientos y sectores corren en un campo abierto como parte de un acondicionamiento físico. Los agentes que están lesionados permanecen en las escalinatas.

En el mismo espacio, otro grupo de aproximadamente 20 agentes recibía lecciones para el uso del tolete y colocación de esposas.

Otros uniformados recibieron una clase de tiro con armas calibre .9 milímetros en la que también les enseñaron cómo cargar, empuñar, apuntar y asegurar una pistola.

Hace dos semanas, Alberto Rafael Martínez Ruiz, oficial del Programa de Seguridad de Fuerzas Armadas del Comité Internacional de la Cruz Roja para América Central, impartió una conferencia sobre el uso de fuerza y derechos humanos en el auditorio.

“Hablamos de los estándares internacionales y nacionales sobre el uso de la fuerza y la relación que tienen esas facultades con los principios”, explicó.

Martínez Ruiz, quien incluso es egresado de esa universidad, contó que algunos de los alumnos externaron sus inquietudes sobre el uso de la fuerza, referente a qué hacer en caso de que sean ofendidos o golpeados.

universidad_de_policia_entrevista_100355806.jpg
Guillermo Hidalgo, director de la Universidad de la Policía, dijo que la corporación fue descuidada.
 

En meses recientes se reportó el caso de ocho policías que fueron agredidos por dos asaltantes en calles de Cuauhtémoc.

Una denuncia por robo originó una persecución de los elementos en las inmediaciones de la estación del Metro Balderas. Los dos sospechosos empuñaban cuchillos y con estas armas lesionaron de gravedad a tres oficiales, quienes fueron trasladados a un hospital.

Ante esto, el secretario de Seguridad Ciudadana, Jesús Orta, apuntó que en ocasiones los oficiales no saben cómo reaccionar ante situaciones que ponen en riesgo su vida, por temor a no ser respaldados por las leyes.

Falta detallar capacitación de policías

La directora de la asociación Causa en Común, María Elena Morera Mitre, explicó que en años anteriores la entonces Secretaría de Seguridad Pública no cumplía con la preparación reglamentaria a los elementos.

“En la capacitación que se dio el sexenio pasado sobre el nuevo Sistema de Justicia Penal, nos dimos cuenta que a muchos policías no les dieron el día de descanso previo al curso, que los llevaban en sus días de descanso, que los grupos no eran de 40 alumnos sino de 200 y hubo capacitaciones en las que nada más firmaron que la recibieron cuando en realidad no fue así”.

Ante ese panorama, Morera Mitre considera que “no se tienen elementos para poder afirmar que actualmente [los policías] cuentan con una capacitación total ni óptima”.

Con el plan de recursamiento de los 82 mil agentes en activo, consideró, se podría beneficiar a los agentes, quienes han sido víctimas de un abandono también por parte de los ciudadanos: “El policía está dando la vida por la gente; sin embargo, los ciudadanos no somos capaces de cuidarlos, porque la institución no lo hace. Entonces en realidad no es una responsabilidad del policía, sino de la institución. Creo que es bueno que los capaciten, hay que ver en qué los están preparando y a quiénes están llevando”.

Por último, la directora de Causa en Común instó a la SSC a que detalle sobre los cursos que dan a los elementos, pues recordó que en el uso de la fuerza se debe corroborar que la ley vaya de acuerdo con los protocolos actuales.

Guardando favorito...

Comentarios

 

Recomendamos