Las roscas norteñas que se deshacen en tu boca

Imagina unas galletas que se derriten en tu boca y dejan un sabor dulce a maíz y trigo de la mejor calidad, así son las pequeñas roscas que se producen en el norte del país

galletas_maíz
Foto: @laselecta_ss
Menú 25/11/2021 08:00 Kimberly Flores Zequera Actualizada 11:17
Guardando favorito...

El norte de la República Mexicana está lleno de mestizaje y cultura alimentaria que ha sido influida por la cercanía al país vecino de los Estados Unidos, sin embargo, hay tradiciones que no cesan y se arraigan a las tierras mexicanas. 

El maíz es el emblema de la mexicanidad, a partir de éste, se han fundando civilizaciones completas en centro y sudamérica. 

Leer más: Cena ancestral por el chef Víctor Palma en el restaurante Codex

La presencia del maíz al norte del país es innegable pero su combinación con el acceso a otro de los cereales más plantados en el mundo, el trigo, ha dado origen a cientos de recetas, productos y alimentos que mezclan los ingredientes que han ayudado al crecimiento de culturas enteras alrededor del globo. 

coricos_galletas.jpg
Foto: @nibblesnfeasts

En Sonora, Sinaloa., Chihuahua y Baja California, existe un producto que desde su humilde origen ha dado pie a un culto que venera el sabor de la cocina mexicana reflejado en pequeñas galletas que se elaboran dentro de los hogares y comercios para satisfacer el apetito de ciudades enteras. 

Los coricos, también llamados coritos, son una galleta norteña que se produce a partir de ingredientes básicos al alcance de la sociedad. 

Hechos a partir de harina de maíz o trigo, incluso de pinole, mezclado con manteca de cerdo por ser una producto graso de bajo costo, hoy sustituido por manteca vegetal o mantequilla para dar un mejor sabor, azúcar, vainilla y una pizca de sal, los coricos representan más que una galleta para disfrutar durante el desayuno o para acompañar un café en las tardes frías del norte del país. 

Leer más: ¿Qué es el anacardo y cuáles son sus propiedades?

También conocidos como tacuarines en algunas regiones, estos dulces bocados que se funden en el paladar de quien los consume, son típicos de eventos importantes como bodas y fiestas de todo tipo. 

coricos_maiz.jpg
Foto: @michellernews

Su origen parece remontarse a momentos en los que panaderos norteños intentaban realizar modificaciones en panes regionales que, sin mucho éxito, resultaron en pequeñas roscas que en lugar de ser productos suaves y esponjosos, formaron galletas toscas y duras que gracias a la adición de grasa, encontraron en la boca de los comensales un final quebradizo y untuoso. 

El nombre “corico” proviene del plural “coricochis” de significado “galleta tradicional en formade anillo” según el Diccionario de la Real Academia de la Lengua Sonorense, una palabra cahita, un pueblo originario del territorio que actualmente ocupan los estados de Sonora y Sinaloa.

Se estima que el comienzo de esta preparación, al igual que el vocablo que lo describe, se remonta a épocas prehispánicas, sobre todo en la receta que incluye harina o pinole de maíz.

coricos_masa.jpg
Foto: Pexels

Los tacuarines encuentran su nombre en el Tacuarinero, apodo del Ferrocarril del Sur-Pacifico con la ruta Altata, Navolato, Culiacán, Durango, Fresnillo. En aquellas épocas era común que mujeres subieran al tren para vender estas galletas a los hambrientos pasajeros, por lo que a la fecha se les conoce bajo este término. 

Si viajas al norte de la República Mexicana o tienes forma de echar mano de estas delicias norteñas, no desaproveches la oportunidad de deleitarte con una receta que ha atravesado todo tipo de situaciones históricas para permanecer como un clásico bocado para el desayuno o las meriendas mexicanas.

Leer más: Sopa contra el frío, la receta de Doña Ángela directa de su rancho
 

Recibe todos los viernes Hello Weekend, nuestro newsletter con lo último en gastronomía, viajes, tecnología, autos, moda y belleza. Suscríbete aquí: https://www.eluniversal.com.mx/mi-cuenta