Mutación preocupante

La Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró el viernes pasado que esta nueva mutación es una "variante de preocupación" y la bautizó como ómicron (anteriormente conocida como B.1.1.529).

infografía - Mutación preocupante La P681R y la L452R es probable que ayuden a la variante B.1.617.2 a propagarse más rápido La E484K puede afectar la respuesta de anticuerpos que produce nuestro cuerpo La mutación N501Y contribuye a que el virus se propague más fácilmente Delta, B.1.617.2<br><strong>India</strong> Gamma, P.1<br><strong>Brasil</strong> Beta, B.1.351<br><strong>Sudáfrica</strong> Alpha, B.1.1.7<br><strong>Reino Unido</strong> Este virus es muy diferente al que surgió en Wuhan, China. Y las vacunas, diseñadas con la cepa original, pueden no ser tan efectivas Un número elevado de mutaciones no significa automáticamente que estas variantes sean más peligrosas Tiene además 10 mutaciones en el “dominio de unión del receptor”, que permite la entrada del virus a nuestras células Ómicron tiene 32 mutaciones en la proteína de pico La proteína de pico ayuda al virus a penetrar en las células humanas Proteína de la espícula del SARS-CoV-2 Una primera imagen, presentada por el hospital Bambino Gesu de Roma, muestra una mayor cantidad de mutaciones en la variante ómicron en comparación con la variante delta <strong>Delta</strong><br>B.1.617.2 <strong>Ómicron</strong><br>B.1.1.529 Las múltiples variantes que están circulando en el mundo, han sufrido cambios en la proteína espiga (S), la que ayuda al virus a  entrar en la célula.

Infografía: EL UNIVERSAL / Ani Cortés, Dante de la Vega y Fermín García-Fabila