Mercados de arte apócrifo

Cultura 06/10/2015 19:20 Actualizada 20:20

Imitaciones de esculturas, de artistas como Jorge Marín, Leonora Carrington, Fernando Botero, Francisco Zúñiga, Ricardo Ponzanelli, Javier Marín proliferan en estos mercados. (FOTO: Adrián Hernández / EL UNIVERSAL)

Los vendedores tratan de convencer al cliente argumentando que las piezas cuentan con la firma del artista, pero la firma también se copia. (FOTO: Adrián Hernández / EL UNIVERSAL)

Los domingos en La Lagunilla, son muchos los puestos y muchas las piezas falsas puestas a la venta en mesas, en el piso. La oferta es que son auténticas, pero en realidad son falsificaciones. (FOTO: Ramón Romero / EL UNIVERSAL)

Las esculturas falsas de Jorge Marín proliferan en diversos mercados; se les observa desde en La Lagunilla hasta en el Centro Histórico de Oaxaca. (FOTO: Edwin Hernández / EL UNIVERSAL)

Incluso los certificados de autenticidad se copian en cada obra. (FOTO: Adrián Hernández / EL UNIVERSAL)

Pese a ser una imitación, algunas piezas, con el engaño de la firma del artista y el certificado de autenticidad, las obras pueden alcanzar altos precios. (FOTO: Adrián Hernández / EL UNIVERSAL)

Entre las acciones emprendidas por artistas se ha acudido a la creación de catálogos en línea, a la difusión desde los propios espacios en la red para que los coleccionistas no adquieran obra no auténtica. Pero lo más importante es que se contara con una legislación. (FOTO: Edwin Hernández / EL UNIVERSAL)