Sismos en el olvido en 5 estados: Reconstrucción avanza con trabas

Los afectados de los estados reportan irregularidades en la entrega de apoyos; tarjetas sin fondos o familias que no fueron censadas son la constante
En Chiapas también hay damnificados cuyas casas no fueron incluidas en el primer censo de la Sedatu, pero que serán apoyadas en especie (LUMA LÓPEZ. EL UNIVERSAL)
04/02/2018
04:10
Corresponsales de EL UNIVERSAL
-A +A

Han pasado más de 120 días desde los sismos de septiembre y Adelina Martínez aún no cuenta con los recursos para reconstruir su casa. Ella fue una de las mil primeras damnificadas de Juchitán, Oaxaca, que fueron incluidas en el censo que realizó la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu). Según esa dependencia, su vivienda fue catalogada como pérdida total, por lo que tiene derecho a recibir 120 mil pesos del Fondo de Desastres Naturales (Fonden), a través de tarjetas de Bansefi, pero hasta ahora nadie le da razón de los recursos.

El calvario de Adelina comenzó el 11 de septiembre, cuando un funcionario de Sedatu llegó a su casa a verificar los daños y pegó en la pared una calcomanía con el folio 00945 y con los logotipos de esa dependencia y del Fonden. El 12 de octubre, cuando le tocaba recibir el primer apoyo, el de Empleo Temporal, su nombre no apareció en la base de datos, le dijeron que su calcomanía no era válida.

El día de la entrega de las tarjetas, 31 de octubre, le volvieron a decir que no estaba en el sistema, que fuera al módulo de incidencias. Ahí le informaron que su nombre sí aparecía, pero que no habían llegado sus tarjetas y que una semana después se le entregarían los plásticos en la sucursal de Bansefi en Juchitán.

Para lograr ser atendidos temprano, Adelina y su hija Karime llegaron a formarse en la fila a las 4:00 de la mañana. Luego de seis horas de espera les otorgaron el número de cuenta de las dos tarjetas; la de débito que tiene que tener 30 mil pesos y la de vivienda por 90 mil en materiales, pero no les dieron el plástico. Así han pasado más de tres meses.

“Siete veces me he desvelado, siempre a formarme a la fila a las 4:00 de la mañana, para que al llegar a la caja la muchacha que atiende me diga que no hay dinero, que regrese otro día. No da fechas. Tenemos un número de teléfono, pero no contestan, sólo una grabación”.

Adelina, de 65 años, cuenta que necesita de los recursos federales porque ella no puede costear por su cuenta la rehabilitación de su vivienda. “Perdí todo, no tengo cómo levantarme otra vez, necesito ese apoyo, soy barrendera y gano 700 pesos a la semana, no tengo ahorros para reconstruir”, explica.

Así como Adelina, los casos de irregularidades en la entrega de los apoyos para la reconstrucción se cuentan por miles en los cinco estados más afectados por los sismos. Comunidades no censadas, tarjetas sin fondos o que no llegaron, familias que fueron excluidas de los apoyos, retención de apoyos y plásticos duplicados son sólo algunas de las principales incidencias.

De acuerdo con los datos oficiales de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu), de las 171 mil 918 viviendas afectadas, 38% (65 mil 037) se ubican en Oaxaca, 27% (46 mil 773) en Chiapas, 16% (28 mil 345) en Puebla, 9% (15 mil 801) en Morelos y 2% (3 mil 928) en Guerrero. El resto están en la Ciudad de México y el Estado de México.

Oaxaca, miles de irregularidades

En Oaxaca, el único de los estados que fue golpeado por los dos sismos (7 y 19 de septiembre), del 22 al 24 de enero la Sedatu y Bansefi instalaron módulos en Juchitán y Ciudad Ixtepec, en la región del Istmo de Tehuantepec, para atender las incidencias en la entrega de los apoyos. De acuerdo con la Coordinadora Regional de Damnificados, en los módulos se atendieron al día entre 500 y 800 personas.

Entre las irregularidades más reportadas se contabilizaron 800 tarjetas que aún no habían sido liberadas y que fueron entregadas a los afectados, entre ellas Adelina, pero los plásticos siguen sin tener fondos, por lo que se les pidió a los beneficiarios esperar hasta este mes para hacer retiros. Las incidencias más reportadas ante Sedatu fueron la reclasificación de daños, (de parcial a total), nombres que no aparecía en el padrón y errores de concordancia entre nombres y folios.

De acuerdo con cifras del gobierno de Oaxaca, sólo en la región del Istmo de Tehuantepec la demolición de las 13 mil 535 casas con pérdida total lleva más del 60% de avance. Además, de las 18 mil 998 con daños parciales, pero que no pueden ser ocupadas por el riesgo, se han demolido más de 12 mil casas.

Mientras, en la región de la Mixteca, afectada por el sismo del S-19, aún se desconoce cuándo iniciará el proceso de demolición de las 141 viviendas contabilizadas en el censo como pérdida total.