18 | JUL | 2019
La imagen del padre y su hija muertos al tratar de cruzar el río Bravo ha sido comparada con la de Aylán, un niño sirio que fue encontrado muerto en una playa turca cuando su familia intentaba llegar a Grecia, en 2015. ABRAHAM PINEDA. EFE

La historia detrás de la foto de los migrantes muertos

27/06/2019
02:52
EFE
-A +A
“Por inercia, sólo tomé fotografías”, dice el autor de la imagen que le ha dado la vuelta al mundo, Abraham Pineda

Matamoros.— La imagen de un salvadoreño y su hija de dos años ahogados en el río Bravo, en la frontera entre México y Estados Unidos, refleja la desesperación de los migrantes que buscan obtener asilo en ese país y los peligros que enfrentan en su odisea, afirma el autor de la fotografía que le ha dado la vuelta al mundo, Abraham Pineda Jácome, de la Agencia Efe.

La foto muestra los cuerpos de Óscar Martínez, de 25 años, y su hija Valeria yaciendo boca abajo a la orilla del río del lado mexicano. La mitad superior del cuerpo de la pequeña está metida entre la camiseta y el torso del padre, lo que sugiere que el hombre trataba de protegerla de alguna forma en los últimos momentos de ambos.

Pineda platica que el domingo por la tarde se enteró de reportes ciudadanos sobre migrantes que se estaban ahogando en el río Bravo, lo cual generó una operación de rescate de las autoridades en el municipio de Matamoros.

“Pero tuvieron que suspender el operativo porque llegó la noche. En ese lugar no había luz y la visibilidad era nula, así que no se podía hacer nada. El día siguiente a las 9 de la mañana lo retomaron. Yo ya estaba en el lugar esperando a que se reanudaran las actividades”, refiere el fotógrafo.

Cuenta que dos agentes de Protección Civil abordaron una lancha e iniciaron una búsqueda en el río. Una hora después, agentes que estaban en tierra le comunicaron que habían sido hallados dos cuerpos flotando en el agua, arrastrados a la orilla.

“Corrí hacia el sitio para corroborar lo que me estaban diciendo y cuando llegué vi los cuerpos boca abajo en la ribera. Veo esta imagen y lo único que hago, por inercia —como periodista—, es tomar las fotografías. Luego me retiré porque llegaron las autoridades a acordonar el área”, narra.

Sobre el potencial impacto de su fotografía en las políticas migratorias, afirma: “Podría tener un efecto positivo en una parte de la sociedad de Estados Unidos, pero la verdad a [el presidente estadounidense Donald] Trump directamente no creo que le mueva algo”.

En cuanto a México, dice haberse enterado de que al presidente Andrés Manuel López Obrador le pidieron que expresara su posición sobre la foto “y solamente dijo que lo lamentaba, pero aparte de eso no hubo otra reacción”.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

Comentarios