Científicos advierten que la sobre explotación de las plantas que transforman la pesca en harina y aceite afectan al equilibrio ecológico