Se encuentra usted aquí

Fin al pleito olímpico: el pacto de diciembre

10/12/2015
02:06
-A +A

La confrontación entre la Comisión Nacional del Deporte (Conade) y el Comité Olímpico Mexicano (COM), que llegó al plano internacional y puso a México al borde de una expulsión olímpica, terminó con un “Acuerdo de Voluntades” firmado entre las dos instancias en el que la Conade se compromete a no imponer dirigentes, a no involucrarse en la vida interna de las Federaciones y a “respetar su autonomía”, mientras que el COM y las Federaciones Deportivas aceptan la obligación de comprobar los recursos públicos que reciban en un lapso de 30 días, y de no hacerlo “dejarán de recibir esos recursos y enfrentarán las consecuencias que marcan las leyes mexicanas”.

El acuerdo, del que esta columna tiene copia, lo firmaron el pasado 2 de diciembre el titular de la Conade, Alfredo Castillo Cervantes, y el presidente del COM, Carlos Padilla Becerra, y establece 5 compromisos para poner fin a “los recientes acontecimientos que han afectado la imagen de nuestro deporte olímpico”, dicen sobre la confrontación iniciada cuando las Federaciones y el COM acusaron a Castillo de injerencia indebida y de violar la Carta Olímpica.

La firma de ese pacto motivó que el Comité Olímpico Internacional (COI) a través de su subdirector Pere Miró, declarara el martes que “México sí estará en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016”, luego de que el secretario de Educación Pública, Aurelio Nuño, garantizó al COI en una carta, que Castillo firmaría el “Acuerdo de Voluntades” y respetaría la autonomía de las Federaciones y del COM. Ese compromiso, junto con el de las Federaciones de rendir cuentas de los recursos públicos, llevó al organismo internacional a poner fin al diferendo con México, y no fue que le dieran la razón a Castillo, como interpretaron algunos medios.

En el documento firmado en la ciudad de México, COM y Conade reconocen que su relación debe ser “integral, uniforme y armónica” y que deben trabajar juntos por la excelencia deportiva. Los 5 compromisos de Castillo y Padilla son: “Primero: El COM reconoce a Conade como instancia máxima del deporte nacional. Y Conade reconoce al COM como máxima instancia del deporte olímpico federado”.

Segundo: “La Conade reconoce al COI como máximo rector del movimiento Olímpico Internacional y a la Carta Olímpica —ambas cuestionadas por Castillo— como instrumento jurídico normativo que rige los destinos del olimpismo y aceptan respetarla y acatar sus lineamientos dentro de su respectivo ámbito jurisdiccional”.

Tercero: “El titular de Conade manifiesta su respeto al principio de autonomía del Movimiento Olímpico, evitando cualquier actividad que interfiera con la gobernanza interna del COM, de las Federaciones y de las Asociaciones afiliadas. Por tal motivo, las Federaciones podrán determinar la estructura y gobierno de sus organizaciones, ejercer el derecho de realizar elecciones, libres de cualquier influencia externa, en términos de lo dispuesto por la Ley General de Cultura Física y del Deporte. La Conade tiene la facultad de nombrar al Consejo de Vigilancia Electoral Deportiva (Coved), que supervise los procedimientos electorales de las Federaciones, debiendo respetarse en todo tiempo las resoluciones de dicho órgano, lo que conlleva a transparentar dichos procedimientos”.

Cuarto: “El titular de la Conade manifiesta y el titular del COM reconoce que Conade no está obligada a financiar a las Federaciones y a sus asociaciones afiliadas, por lo que éstas deberán procurar ser autosuficientes en materia de recursos humanos y financieros”.

Quinto. “El COM exhorta a las Federaciones a respetar 3 principios fundamentales e incluirlos en sus estatutos: a) En caso de que una Federación no pueda subsistir con sus recursos y requiera presupuesto público para cumplir compromisos nacionales e internacionales, presentará a Conade una solicitud de recursos, notificando al COM. b) El gobierno buscará optimizar los recursos. No obstante, eso no le permitirá a Conade solicitar el cambio de dirigente ni involucrarse en el manejo interno de la Federación, respetando su autonomía y Estatuto. c) La Federación que solicite recursos a Conade estará sujeta a comprobarlos con base en las leyes de Cultura Física y Deporte, de Responsabilidades de los Servidores Públicos y la Hacendaria, debiendo presentar su comprobación en 30 días de ejercido el recurso. Si la Federación no comprueba los recursos correctamente, no tendrá derecho a solicitar más recursos federales, independientemente de las consecuencias legales a las que se somete cualquier instancia que recibe recursos públicos dentro de la legislación mexicana”.

Así se cierra el pleito que cimbró al deporte nacional. Pero quedan dos preguntas: ¿Acabarán con la corrupción en las Federaciones? Y, ¿llevará todo esto a un mejor desempeño de México en las próximas olimpiadas?

[email protected]

Salvador García Soto
Autor de la columna “Serpientes y Escaleras”, Salvador García Soto es uno de los periodistas críticos con amplia presencia en los medios impresos y electrónicos de México.