'El Chapo', ¿extraditable?

Salvador García Soto

Dos meses después de la fuga que puso en ridículo al gobierno del presidente Enrique Peña Nieto y que evidenció la corrupción e infiltración del sistema de seguridad y procuración de justicia mexicanos, una fuente del gabinete de seguridad asegura que en el gobierno “hay confianza” en que Guzmán Loera será recapturado, aunque se niega a hablar de tiempos o plazos, porque “en este tipo de operativos es muy difícil ponerse tiempos que no hay certeza de cumplir”. Sin embargo, la misma fuente responde con seguridad a la pregunta de qué piensan hacer en la administración peñista si El Chapo logra ser recapturado: “Yo creo que en cuanto se le detenga será extraditado de inmediato a Estados Unidos”.

Con eso el gobierno estaría buscando no sólo cumplir la petición que formuló el gobierno de Washington el 25 de junio, según afirmó ante congresistas la procuradora Arely Gómez, sino también evitar el riesgo de una nueva fuga, dados los antecedentes del narcotraficante que ya infiltró y corrompió la seguridad de dos penales de “máxima seguridad”.

La defensa del capo del Cártel de Sinaloa logró el 29 de julio pasado una suspensión provisional contra la extradición otorgada por el Juzgado Quinto de Distrito en Materia de Amparo del Distrito Federal. Con esa medida el abogado del Chapo, Juan Pablo Badillo, se adelantó a la “orden de detención con fines de extradición” que el juez Tercero de Distrito de Procesos Penales del DF le concedió a la PGR un día después, el 30 de julio. Aún así la procuradora Arely Gómez presumió esa orden de detención, que abriría la puerta para una extradición inmediata del Chapo a Estados Unidos, aunque el Consejo de la Judicatura Federal hizo pública el pasado 5 de agosto una “ampliación de la demanda de amparo” presentada por los abogados de Guzmán Loera.

Según la defensa de Joaquín Guzmán, el narcotraficante no sólo teme que el gobierno de México lo intente extraditar unilateralmente, a pesar del amparo que le concedió un juez federal, sino además el abogado Juan Pablo Badillo Soto, el mismo que defendió al Chapo hace 22 años, cuando estaba preso en el penal de Puente Grande, Jalisco, también presume que puedan intentar “ejecutar” a su cliente a través de “mercenarios colombianos” que según el litigante colaboran en la búsqueda con las células militares que encabezan los operativos.

Como sea, está claro que el miedo a la extradición es una de las razones que precipitó la fuga del Chapo Guzmán, que se evadió del penal del Altiplano con la complicidad de autoridades y funcionarios, justo 20 días después de que se hiciera oficial la petición de extradición de Estados Unidos. Si en los 90 Pablo Escobar convulsionó Colombia con actos de narcoterrorismo cometidos por Los Extraditables, cuya consigna era “Mejor una tumba en Colombia que una cárcel en Estados Unidos”, la pregunta ahora es qué va a pasar en México si El Chapo Guzmán es extraditado, si es que logran recapturarlo, como afirman fuentes del gobierno. ¿La batalla del capo más buscado por evitar la extradición se limitará al terreno legal?

NOTAS INDISCRETAS... No fue, por mucho, el mejor grito de Peña Nieto. Se le oyó desganado y sin mucha enjundia, mientras el Zócalo lució a una tercera parte de su capacidad en buena medida por los operativos de seguridad excesivos ante los reportes del Cisen que alertaban de posibles “actos de sabotaje” de grupos radicales. Lo cierto es que la mejor cara la puso Angélica Rivera que no soltó en ningún momento a su esposo, al que le tenía pasado el brazo por la espalda; siempre sonriente la primera dama, aunque su vestido dorado no recibió las mejores críticas de las señoras que seguían la transmisión de la ceremonia. En las imágenes de Televisa se pudieron observar, en medio de la multitud que grababa con sus celulares el momento, un cartel con la palabra “Asesino” junto con otras letras que no se alcanzaban a leer. ¿Para quién sería el mensaje?.. Y a propósito de asesinos, en el triste episodio de la muerte de 8 mexicanos en Egipto, la reacción del gobierno fue no sólo rápida, sino sensible y enérgica. La canciller Claudia Ruiz Massieu, cuyo nombramiento generó dudas en un principio, ha mostrado tamaño y capacidad en su primer incidente internacional, que también ha sido su primera prueba. Parece que, con sus sensibles declaraciones, sus posicionamientos y su presencia en Egipto por órdenes presidenciales, casi 20 días después, se puede afirmar “habemus canciller”... Los dados mandan Serpiente. Semana complicada.

[email protected]

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios