Suscríbete

¿Quién para la Corte? (o el fantasma de Medina)

Salvador García Soto

Los tiempos de sucesión adelantada no sólo se viven en la disputa por el 2018 o en los estados que renovarán gubernaturas el próximo año. Otros poderes, como el Judicial, también viven la efervescencia sucesoria. En los corrillos de la Suprema Corte de Justicia de la Nación se escucha que en las próximas semanas, a inicios de octubre, podrían estar listas las ternas para suplir a los ministros Juan Silva Meza y Olga Sánchez Cordero, que terminan su período en noviembre, con la idea de evitar que se genere un vacío en el máximo tribunal del país y que las designaciones estén listas antes de que los dos ministerios queden vacantes.

Y aunque la decisión corresponde al Senado a propuesta del Presidente, en los círculos jurídicos ya se habla de las características que debe cumplir el proceso de selección, sobre todo a partir de la desaseada designación de Eduardo Medina Mora, el último ministro en arribar a la Corte en marzo pasado, en medio de fuertes críticas ciudadanas y denuncias de imposición presidencial. Por eso ahora se menciona que los dos nuevos ministros deben ser de carrera judicial, porque actualmente la mayoría de los miembros de la Corte no provienen del Poder Judicial, a pesar de que la Constitución establece que se debe privilegiar a los jueces.

Otra cosa que se menciona es la posibilidad de que al menos uno de los dos nuevos ministros sea mujer para cubrir la vacante que deja Olga Sánchez Cordero. Pero la principal insistencia en el ámbito judicial es que los senadores sean cuidadosos y lo más transparentes posible, porque el desaseo, la politización y la polémica que sucedió con el ministro Medina Mora “no puede ni debe volver a repetirse”.

La realidad es que, por encima del “deber ser” y del procedimiento constitucional, los dos nuevos ministerios se definirán como siempre se ha hecho: por reparto político de los partidos; y en este caso, un ministro le corresponde proponerlo al PAN y el otro al PRI.

Lo que faltaría saber es en quién recae la decisión: en el caso de los priístas si será nuevamente el Presidente, con todo el desgaste y críticas que tuvo al imponer a Medina Mora, o si esta vez Peña Nieto escucha a otros liderazgos de su partido como podría ser Emilio Gamboa, la procuradora Arely Gómez, el consejero Jurídico de Los Pinos, Humberto Castillejos, el secretario de Gobernación, Miguel Osorio, o el propio líder priísta Manlio Fabio Beltrones. Y en el caso de los panistas, veremos quién lleva mano en la selección del nuevo ministro, si el actual dirigente Ricardo Anaya, el presidente del Senado, Roberto Gil, o el diputado y ex dirigente nacional Gustavo Madero.

Como sea, ya se manejan nombres de posibles ternas: Raúl Cervantes, ex senador y ex coordinador Jurídico del PRI, quien sería la carta de su primo, el consejero Jurídico Humberto Castillejos; Carlos Pérez Vázquez, ex coordinador de Derechos Humanos de la Corte, que sería la opción del Poder Judicial; y Javier Laynes, magistrado del Tribunal Federal de Justicia Fiscal y Administrativa, cercano al grupo del secretario de Hacienda, Luis Videgaray. Y en caso de que se quisiera cubrir el tema de género, se menciona a la consejera de la Judicatura, Martha María del Carmen; la magistrada federal Lilia Mónica López y la académica del CIDE Ana Laura Magaloni.

Por lo pronto, entre especulaciones y efervescencias sucesorias, lo único cierto por ahora es que los ministros que se van, Silva y Sánchez Cordero, son dos de gran peso y prestigio desde la Reforma Judicial del 94 y ambos han sido figuras claves de la Corte y sus equilibrios por sus posiciones de avanzada en la interpretación constitucional. Y esos dos pares de zapatos no serán fáciles de llenar.

NOTAS INDISCRETAS… En los relevos de poder en los estados hay unos más tersos que otros. Mientras en Sonora apenas rindió protesta la nueva gobernadora, Claudia Pavlovich y su primer anuncio fue pedir al Senado que investigue y cite a su antecesor Guillermo Padrés, por presuntos desvíos del presupuesto educativo; en Baja California Sur el panista Carlos Mendoza atestiguó en su toma de protesta una ovación de despedida para el gobernador saliente Marcos Covarrubias. En el primer caso el presidente Peña Nieto felicitó a la primera gobernadora sonorense y mandó como representante a la titular de la Sedatu, Rosario Robles, en tanto que en tierras sudcalifornianas el secretario del Medio Ambiente, Rafael Pacchiano, se estrenó en la representación presidencial… Los dados abren con Escalera. La semana promete.

[email protected]

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios