Suscríbete

Sinaloa, Tamaulipas, Puebla; otros candidatos a 2016

Ricardo Alemán

En Puebla el PRI se juega mucho más que el gobierno estatal. En esa entidad germina uno de los proyectos más ambiciosos del PAN para alcanzar una candidatura presidencial, encabezada por Rafael Moreno Valle, gobernador que llegó con las siglas del PAN, pero que salió del PRI

En no pocas elecciones de 2016 —13 entidades renovarán gobierno estatal—, la verdadera disputa se dará entre candidatos del PRI, ya que los opositores del PAN y PRD no pintan. Más aún, en estados gobernados por aliancistas —como Sinaloa, Oaxaca y Puebla—, los priístas también llevan mano.

Así, por ejemplo, en Sinaloa son pocas las posibilidades para el PAN y el PRD, e incluso para los eventuales candidatos independientes, a pesar de que el gobernador, Mario López Valdez, llegó al poder como independiente, con el apoyo del PAN y del PRD.

En el PRI la lista de precandidatos es de las más extensas —por lo menos aparecen ocho suspirantes—, sin embargo los verdaderos finalistas no son más de tres, en este orden: Jesús Vizcarra, Gerardo Vargas y Aarón Irízar. El primero es empresario, el mayor productor y exportador de carne de América Latina, y quien fue derrotado por Mario López Valdez. El segundo es el secretario de Gobierno de la gestión de Malova y el tercero es senador de la República.

Sin embargo, para efectos políticos reales —realpolitik—, es previsible que la pelea se reduzca a dos: Gerardo Vargas y Aarón Irízar. ¿Por qué? Porque a pesar de que Jesús Vizcarra encabeza todas las preferencias, no es bien visto por el gobierno de Estados Unidos a causa de que la voz popular —y una imagen—, presumen que Vizcarra mantiene vínculos con el crimen organizado. Sabedor de esa realidad, el propio Vizcarra ha dicho que no busca ser candidato.

Por eso es casi un hecho que el candidato del PRI saldrá entre Gerardo Vargas, el secretario de Gobierno, y Aarón Irízar, senador identificado con Francisco Labastida. Los dos aparecen casi empatados en todas las mediciones de preferencias. A su vez, en la oposición el más destacado es el ex panista y hoy diputado independiente, Manuel Clouthier.

En Tamaulipas y a pesar de que esa entidad vive el peor gobierno de su historia —debido al inexistente gobierno del priísta Egidio Torre Cantú—, el PRI tiene todo para mantener el gobierno estatal.

La disputa real se da sólo entre tres precandidatos: Alejandro Guevara Cobos, hoy diputado federal, y en los dos primeros años de la gestión federal coordinador de Giras de Los Pinos. Su padrino es el secretario de Hacienda, Luis Videgaray. Paloma Guillén, quien ha ocupado distintos cargos y se desempeña en Gobernación. Su padrino es Miguel Osorio. El tercero es Marco Antonio Bernal, ex diputado federal y actual integrante del CEN del PRI. Su padrino es Manlio Fabio Beltrones.

En Puebla el PRI se juega mucho más que el gobierno estatal. En esa entidad germina uno de los proyectos más ambiciosos del PAN para alcanzar una candidatura presidencial, encabezada por Rafael Moreno Valle, gobernador que llegó con las siglas del PAN, pero que salió del PRI. En el PRI se cree que existirá una elección de Estado que empujará al alcalde poblano, Antonio Gali, y/o al senador Javier Lozano. Frente a esa realidad política, el PRI tiene dos finalistas: Enrique Doger, ex rector y ex diputado federal, y Blanca Alcalá, senadora.

La disputa está abierta. Al tiempo.

EN EL CAMINO. Primero trataron de derribarlo los amigos de AMLO y de Marcelo Ebrard con las peores “artes del Derecho”. Hoy trata de impedir su toma de posesión un puñado de ministros de la Suprema Corte, leguleyos de angora cuyo brazo tramposo quiere llegar al Tribunal de Justicia del DF. A la mala quieren tirar a Edgar Elías. ¿Por qué no tirarlo legalmente? ¿Por qué, si es tan malo, recurren a la trampa y la mafia?

www.ricardoaleman.com.mx

Twitter: @ricardoalemanmx

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios