La UNAM y la sucesión presidencial

Raúl Rodríguez Cortés

Aparentemente pasó desapercibido un movimiento en la alta burocracia de la UNAM: el relevo en la Secretaría de Atención a la Comunidad Universitaria. César Astudillo, quien también fuera abogado general de nuestra máxima casa de estudios en el tramo final del rectorado del hoy secretario de Salud, José Narro Robles, dejó el cargo desde el viernes pasado. Un cambio que no es casual y que para la comunidad universitaria tiene mucho de fondo.

Su relevo en una de las oficinas clave de la Rectoría, pues se encarga de la “gobernabilidad” de una comunidad de medio millón de personas, es Javier de la Fuente, quien viene del campus León y que ha sido parte del grupo de los médicos que han gobernado la UNAM desde hace 17 años. Graue forma parte de ese grupo y con este cambio se confirma una tendencia vista desde que llegó a la Rectoría en noviembre del año pasado: colocar en su entorno a allegados a ese grupo, del que también es destacada pieza José Narro Robles, quien con la remoción de Astudillo pierde, no obstante, una posición muy importante dentro de la UNAM, lo que acaso lo confronte con el actual rector.

No es menor que Astudillo haya conseguido acabar con las mega borracheras que se organizaban en el campus al término de los ciclos escolares. Pero tampoco es menor que su obligación de dotar de seguridad a la Ciudad Universitaria se haya visto empañada con el caso de Lesvy Alejandra, la joven de 22 años encontrada muerta el 3 de mayo pasado (¿feminicidio o suicidio?) en las inmediaciones del Instituto de Ingeniería.

 Astudillo, por otra parte, ha resentido en su salud las secuelas del accidente que sufrió el 28 de agosto pasado cuando un automóvil arrolló la motocicleta de la Secretaría de Seguridad Pública que los trasladaba del Zócalo, sitio donde había participado en el banderazo de arranque del maratón de la CDMX, al estadio de CU, donde esperaría a los ganadores.     

Pero en el fondo, insiste la comunidad, lo que se ve es lo siguiente:  1. Al rector Graue moviendo sus piezas de manera muy anticipada, lo que sugiere que va por un rectorado de cuatro años y que no buscará la reelección, lo que parece consecuente con el hecho de que en su programa de trabajo no se vean planes de largo aliento.

2. Acomodos en la UNAM relacionados con alguien que acaso aspire a una candidatura presidencial, y de quien Graue es solo un alfil pero que, por lo visto, no es necesariamente el doctor Narro.

3.   Esos acomodos no sólo son para lo que pueda ser útil en la sucesión presidencial de 2018, sino también para el relevo en la UNAM en 2019, en el que se favorece y fortalece al actual secretario general Leonardo Lomelí y a su grupo de los economistas, acaso una pieza más de esa mano que mece la cuna.  Todo, desde ya, se mide como usted ve, con la vara de la sucesión.

INSTANTÁNEAS: 1. SE VA DEL PRI. Carlos Rojas Gutiérrez, un político cercanísimo al ex presidente Carlos Salinas de Gortari, ha renunciado al PRI. Su decisión la comunicó ayer en una Carta a mis amigos, en la que explica por qué decidió ser el coordinador de campaña de Javier Guerrero García, candidato independiente al gobierno de Coahuila. Carlos Rojas Gutiérrez, artífice del programa social “Solidaridad”, con el que Salinas trato de compensar sus políticas privatizadoras, dijo que intereses mezquinos les cerraron las puertas del PRI que “hoy es una caricatura de lo que fue”, que carga con “una losa insoportable e insuperable que se llama corrupción” y que “nosotros no podemos aceptarlo ni admitirlo ni disimularlo”. Ese PRI estaba por expulsar a Rojas Gutiérrez por apoyar una candidatura que no es la de ese partido.

2. DESPRENDIMIENTOS. El delegado en Cuauhtémoc, Ricardo Monreal, no ha dejado pasar ni un solo día, de los más recientes, sin dialogar con Héctor Bautista de la corriente perredista ADN, dominante en el Estado de México, ni con el dirigente de Movimiento Ciudadano, Dante Delgado. Su objetivo: convencerlos de la declinación a favor de la candidata de Morena, Delfina Sánchez. Parece ya muy difícil que lo consiga. El candidato perredista Juan Zepeda se niega absolutamente y Movimiento Ciudadano parece no querer quitar la mira del “Cuarto Polo” que ha planteado construir el jefe de Gobierno de la Ciudad de México, Miguel Ángel Mancera, como candidato a la Presidencia en 2018. Sin embargo, Monreal asegura que se han conseguido desprendimientos, es decir, grupos y militantes de ambos partidos que, extraoficialmente, respaldarán la candidatura de la morenista. 

3. CAMBIO. David Palacios sí dejará la dirección administrativa del IMSS. Se va a Pemex el próximo 16 de junio. Completará hoy el proceso de licitación internacional para dotar de seguridad a todas las instalaciones del Instituto. En esta licitación el Seguro Social recibió finalmente nueve propuestas.

4. A LA CARTA. Mexicanos contra la Corrupción revela que seis constructoras recibieron contratos de CAPUFE por más de 770 millones de pesos, tras recibir datos confidenciales de los topes máximos de la asignación. Documenta que la filtración de datos para obtener contratos a la carta se hace a través de una red que encabeza el director de Infraestructura de CAPUFE Mauricio Sánchez Woodworth, segundo del director de la paraestatal, Benito Neme. En la red estaría involucrado el líder del sindicato de limpieza de la dependencia, Marco Antonio Reyes. 

[email protected]

raulrodriguezcortes.com.mx

@RaulRodriguezC

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios