Josefina y la lana de Juntos Podemos

Raúl Rodríguez Cortés

La oficina de la candidata del PAN al gobierno del Estado de México, Josefina Vázquez Mota, remitió a este reportero copia de la carta que el ex director del Instituto de los Mexicanos en el Exterior (IME), Ernesto de Lucas Hopkins, envió el miércoles pasado a Claudio X. González, presidente de Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad, asociación civil que denunció que el gobierno de Peña Nieto financió con casi mil millones de pesos a la organización Juntos Podemos que la panista preside honorariamente.

De Lucas Hopkins, un priísta sonorense que hoy se desempeña como secretario de Educación y Cultura en su estado, confirma en la misiva que, en 2014, cuando fungía como director del IME, la ex candidata presidencial del blanquiazul fue invitada para “apoyar al Instituto a explorar la conformación de una red de alianzas con las organizaciones de mexicanos en Estados Unidos, con la finalidad de diseñar estrategias para atender de mejor manera las necesidades de los connacionales en aquel país”.

Asimismo, asegura que Vázquez Mota “no aceptó pago, honorario o emolumento alguno” por la tarea que aceptó llevar a cabo, aunque “los gastos generados por la logística, tales como desplazamientos, hospedaje y alimentación, corrieron a cargo del IME con apego estricto a la normatividad vigente”.

Vázquez Mota, por su trayectoria política, merece el beneficio de la duda, pero se ha quedado corta al centrar su alegato defensivo en que se trata de una estrategia de guerra sucia para descarrilar su candidatura al gobierno del Estado de México. Debería, por lo tanto, aportar documentación concluyente, que le permita remontar este asunto que, objetivamente, ha causado gran daño a sus aspiraciones.

La carta que le refiero aporta un elemento en su defensa: no cobró por los servicios que le solicitó el IME, si nos conformamos con lo dicho por el ex director de ese instituto. Pero confirma, por otra parte, que sí hubo recursos para los programas pro migrantes de Juntos Podemos, de un órgano desconcentrado de la Secretaría de Relaciones Exteriores. Su organización, por lo tanto, manejó recursos del erario, lo que la obliga a transparentar su uso.

La panista debería documentar el destino final de los 414 millones 468 mil pesos recibidos en 2015 y los 468 millones 666 mil 169 pesos recibidos en 2016, de acuerdo con la investigación de Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad.

Los fondos correspondientes a 2015 fueron confirmados por un directivo de Juntos Podemos, mientras que los de 2016 fueron admitidos por la Secretaría de Relaciones Exteriores a través de una ficha informativa. Apenas el 6 de marzo pasado, el auditor superior de la Federación, Juan Manuel Portal Martínez, confirmó que la asociación de Vázquez Mota recibió esos recursos.

La candidata blanquiazul al gobierno del Estado de México ha explicado que el dinero no pasó por Juntos Podemos, que solo fue enlace y promotor de proyectos pro migrantes; y que llegaron directamente a consulados y fundaciones.

En congruencia con este aserto, Juntos Podemos ha destacado que la asociación no está registrada como donataria, es decir, no puede recibir donativos. ¿Quién o quiénes entonces recibieron esos recursos? Aquí es donde aparecen organismos que sí pueden recibir donaciones y que utilizan a Juntos Podemos como marca de la iniciativa. Es el caso de la AEM US Foundation y Parients Alliance Inc., dependientes de la Asociación de Empresarios Mexicanos. Fue a esas fundaciones a las que el gobierno depositó los poco más de 900 millones de pesos, según confirmó en su investigación Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad.

Bien haría Vázquez Mota en promover que esos organismos estadounidenses que utilizaron su marca, den a conocer a quiénes y a qué programas específicos llegaron esos recursos. No se ve otra forma de que salga airosa de ese golpe, así provenga de la maledicencia política.

INSTANTÁNEAS. 1. ACLARACIÓN. La ex candidata presidencial mostró por televisión un oficio en que la PGR confirma que ella no está sometida a ninguna investigación por lavado de dinero. El documento, por lo visto, no desmiente que sí se investigue a familiares.

2. CINISMO. A ese nivel llegó el candidato del PRI, Alfredo del Mazo, al decir, también en la mesa de diálogo organizada por Carlos Loret, que se compromete a impedir que secretarios de Estado visiten el Estado de México para promover apoyos sociales, si los otros candidatos prohíben hacer campaña a los jefes de los partidos políticos. ¿A quién le temerán más: a AMLO, a Anaya o a Barrales?

3. BARATO. Mucho llamó la atención que a contrapelo del voto negativo de la izquierda en la designación de Paloma Merodio como integrante de la junta de gobierno del Inegi, el senador Benjamín Robles Montoya votara a favor. En Oaxaca dicen que su voto es barato y que ya lo mostró, por ejemplo, cuando en esa entidad avaló decisiones del ex gobernador Gabino Cué, al que acabó por traicionar. El Correo de Oaxaca documentó hace unos años que aceptó tres camionetas de lujo para tapar desvíos millonarios en el gasto social oaxaqueño.

[email protected]

@RaulRodriguezC

raulrodriguezcortes.com.mx

TEMAS RELACIONADOS

Comentarios