De la ética del presidente Peña Nieto

Óscar Mario Beteta

La posición personal del presidente Enrique Peña Nieto sobre el tema de la marihuana está definida y es loable. Es un categórico ¡No! La de algunos partidos y legisladores es ¡sí! y es cuestionable. Y la que parece más racional, en cuya línea se halla el gobierno, es que se debata el asunto. ¿Podrá Enrique Peña Nieto mantener una postura institucional con base en una decisión individual?

El jefe del Ejecutivo parte de una negativa indubitable tomando en consideración a su familia. Por convicción y ética, se niega a que sus hijos fumen la yerba libremente en casa. Su posición es incuestionable, como puede ser la de cada padre, en cada hogar de México.

Pero como jefe de Estado ha tenido que fijar una postura al respecto. Y para ello parte de una pregunta esencial, que los especialistas y/o interesados deberán despejar en los foros que se realizarán el próximo año: ¿para combatir al crimen organizado se debe poner en riesgo la salud de la niñez y de la juventud mexicana?

Su respuesta a esa interrogante es un rotundo ¡No! De donde se seguiría que su gobierno jamás presentará una iniciativa para la eventual legalización de la droga. Incluso, sería de esperar que se opusiera abiertamente, en caso de que los congresistas iniciaran o atendieran una propuesta para legislar en la materia.

Las razones presidenciales son indubitables: “Hay evidencias de que el consumo de esta sustancia es nociva, es dañina para el desarrollo de la juventud y la niñez, para el desarrollo de sus capacidades síquicas y físicas. En pocas palabras, hace daño”.

¿Hay alguien que pueda afirmar fundadamente que para contener al narcotráfico la solución es dar a todos, especialmente a los jóvenes, la oportunidad de acceder a algún estupefaciente sin ninguna restricción?

¿Hay alguien capaz de demostrar que la droga no afecta las facultades intelectuales, motoras y hasta morales de los consumidores?

En distintos momentos, diversos poderes tomaron decisiones que parecieron obedecer más bien a la idea de satisfacer las exigencias de algunos grupos de presión. ¿Será éste el caso?

La discusión que se ha abierto echará luz al respecto, pero por muchos foristas que aborden el problema y lleguen a un consenso entre ellos, jamás se podrá considerar que una posible legislación para aprobar el uso general de la cannabis representa el pensar, el sentir y el querer de toda la nación.

En esa misma línea, tampoco nadie podrá demostrar que hacer lo que se ha hecho o se está haciendo en otros países es la razón más sólida para que aquí lo imitemos. Lo que convenenciera y frecuentemente se pasa por alto es que ahí donde se han adoptado otras prácticas de convivencia y desarrollo comunitario, es porque prevalece otra cultura.

La educación que puede servir de base para hacer lo que en otros lugares, está muy lejos de nuestro alcance.

Aún con reservas y de manera focalizada, aquí se ha legislado o se está en vías de hacerlo, para que personas del mismo sexo contraigan matrimonio, para que se disuelva el matrimonio de manera exprés, para que parejas gay puedan adoptar niños, pero una pregunta sigue siendo válida; ¿ganó algo con eso la sociedad en su conjunto, o ganaron únicamente los interesados?

En el caso de la despenalización de la marihuana, que se ha puesto en perspectiva porque la Corte falló a favor de cuatro personas que por lo visto ni a su consumo son aficionados, es claro que un gran porcentaje de ciudadanos no está de acuerdo. ¿Les impondrán los congresistas la presencia de ese enervante por favorecer a los que alientan su legalización en nombre de la democracia, los derechos humanos y el “avance” del país?

¿Es tan urgente discutir éste tópico, en medio de los grandes y graves problemas que envuelven a los mexicanos? ¿Estamos tan bien en todo, superamos ya todos nuestros problemas, que como sociedad merecemos premiarnos con el rélax de un churro?

El Presidente ya dijo la última palabra. ¿Coincidirán con él quienes hacen las leyes?

SOTTO VOCE… Muy importante, la visita del jefe de Gobierno del Distrito Federal, Miguel Ángel Mancera, a París, acompañado de su colaborador siempre eficiente y leal, Luis Serna… Notable, el manejo del gobernador de Chiapas, Manuel Velasco, de las finanzas públicas. El Instituto Mexicano de la Competitividad califica positivamente a esa entidad con 97 de 100 criterios en el índice de transparencia. Ese ejercicio, que permite a la sociedad saber cuánto, cómo y en qué se gastan sus impuestos, debería replicarse en todo el país… Positivo, necesario y urgente el Punto de Acuerdo que promovió el senador Luis Armando Melgar, para que la Semarnat verifique las condiciones de operación de “Proactiva Medio Ambiente Tuxtla”, en el basurero municipal de Tuxtla Gutiérrez, que ha estado intoxicando a la población… Trascendental, el encuentro del titular de Hacienda, Luis Videgaray, con directivos de grandes fondos de inversión interesados en venir a México, lo cual refleja la confianza en la economía nacional.

[email protected]

@mariobeteta

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios