Intransigencia, peligro de más violencia

Óscar Mario Beteta

Si los docentes que rechazan la reforma educativa no deponen su posición extrema, el conflicto se mantendrá, y se podría agudizar con expresiones más radicales de ambas partes

El escenario de conflictividad centrado en la CNTE, continúa.

Los plantones, paros, bloqueos y expresiones de violencia que se han visto en algunas entidades y sufrido varios sectores en particular, no tienen visos de que cesarán.

El nuevo modelo educativo sigue sin ser aceptado por la disidencia. Incluso, los líderes radicales podrían utilizarlo como combustible adicional e intensificar el fuego. Con los riesgos que eso implicaría.

Si los docentes que rechazan la reforma educativa no deponen su posición extrema, el conflicto se mantendrá. Se podría agudizar con expresiones más radicales de ambas partes.

En esa perspectiva, cabe considerar posibilidades y potencialidades de cada cual.

El gobierno, exigido por grupos que, desesperados por los inconvenientes y pérdidas que han y están causando las movilizaciones del magisterio disidente, e imposibilitado para desmovilizarlos, puede verse obligado a apelar a la fuerza como ultima ratio (última razón).

Esta vía, antípoda de la prima ratio (primera razón), que es la política y todos sus instrumentos para la negociación y superación de los conflictos, ya ha sido insinuada por algunos actores políticos. Y no está cancelada. Es un instrumento al alcance permanente de quienes ejercen el poder. Suele llegar a usarse de manera irreflexiva.

Como la CNTE no cede y las exigencias de factores de poder al gobierno de que ponga orden se acrecientan, el uso de ese recurso quizá no esté muy lejano.

La industria automotriz, con su enorme poder, ha entrado en escena. De manera legítima, exige que se protejan sus intereses, afectados por las acciones de rechazo la reforma educativa.

Productores de otras ramas se le podrían sumar. La presión podría llegar a ser tal, que se podría optar por la peor de las salidas.

Pero la violencia, sobre todo si se la utiliza de manera descarnada, injustificada y sin ningún beneficio para alguien, que la acompañe a manera de una especie de compensación, en este caso, previsiblemente no haría más que extremar posturas.

¿En cuántos frentes podría el gobierno aplicar y/o desplegar su enorme poder de disuasión? ¿Por cuánto tiempo podría hacerlo? ¿Cuáles serían las consecuencias, el resultado de una estrategia insostenible por tiempo indefinido?

Por el arropamiento que ha tenido la CNTE de otros movimientos sociales en los últimos días, no sería aventurada la hipótesis de que la movilización que podría quererse desmontar en un momento dado, se intensificara.

El hecho de que por años se haya evitado la movilización colectiva, generalizada y articulada, ha sido el elemento fundamental que ha permitido la administración de muchos problemas. Es lo que permitiría decir que en México “no pasa nada”.

Que la sociedad no se haya unificado en la demanda de satisfacción a sus necesidades en una sola exigencia ha posibilitado el surgimiento y la presencia de problemas por aquí y por allá a lo largo del territorio nacional.

Pero ahora, quienes se oponen a la reforma educativa, especialmente en Oaxaca, Guerrero, Chiapas, Michoacán y la Ciudad de México, han podido motivar y sumar simpatías sociales que no pueden subestimarse pese al rechazo en paralelo de que son objeto.

Difícilmente podría suponerse que una posible acción directa de fuerza contra la CNTE, por justificada y/o necesaria que sea, no incitaría la participación de otros grupos; algunos, ávidos por abonar con lo que sea y como sea a un cambio de fondo en sus sufrimientos de larga data.

Cambiar la desmovilización popular por la movilización activa, exigente, desafiante y organizada, sería una muy mala decisión. La política es siempre un camino seguro.

Ésta, es la única, la mejor alternativa para la solución de los graves problemas que envuelven a México. Y quienes la ejercen están inexcusablemente obligados a conocerla, y por supuesto… a recurrir a ella.

SOTTO VOCE… La lista de los 300 mexicanos más influyentes del país, publicada en Líderes Mexicanos, que atinadamente dirige Raúl Ferráez, sigue siendo obligado referente en su género… Al parecer, el proceso de impugnación que presentaron el PRI y sus aliados contra el resultado electoral del 5 de junio en Aguascalientes avanza sólidamente en favor de Lorena Martínez. El panista Martín Orozco podría probar un sinsabor después de estar gozando la miel de su “triunfo”… Por vacaciones, En Petit Comité dejará de publicarse las próximas tres semanas. Reanudará el 19 de Agosto.

[email protected]

@mariobeteta

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios