"El Chapo" contra Netflix

José Xavier Návar

Nadie sabe para quién trabaja. Joaquín Guzmán Loera, El Chapo Guzmán ha amagado, a través de sus abogados, con demandar a Netflix y de paso también a Univisión, por la serie El Chapo, cuya primera temporada de nueve episodios se va como agua.

En lugar de estar agradecido por una serie basada en hechos reales, bien investigada, con buen contexto y guión creíble, personajes verosímiles y producción convincente, El Chapo nos sale ahora con que la serie le ha ocasionado “daño moral”.

¿Y qué daño le han ocasionado mafufadas como la película –hecha con las patas—Capo: el escape del siglo (2016) de Alex Uriegas y una anterior La fuga del Chapo (2001) realizada por Arturo Martínez Jr., hermano del rey del videohome, Miguel Marte, el de Se chingaron al candidato Coloso?

Netfilx, que para muchos derrapó con las dos temporadas de Narcos —con guiones enclenques de Chris Brancato, que no se sabe ni por encimita la historia del narco colombiano y menos la de Pablo Escobar, porque ni siquiera ha de ver visto El patrón del mal y nos trató de dar gato por liebre con la chafisima serie Ingobernable—, ahora que por fin le dio al clavo parece que será demandada.