Se encuentra usted aquí

(Des)honestidad valiente

¿Cómo creerle a AMLO cuando las estructuras bajo su control se exhiben podridas y la izquierda honesta recurre a las estrategias contrincantes?
28/04/2017
02:03
-A +A

Una vez es inocencia, dos es algo más, por decir lo menos.

Eva Cadena, la ex candidata candidota, se volvió a pasar de lanza; de nuevo pone cara de “yo no fui” ante la segunda evidencia de una práctica corrupta.

La frustrada aspirante a la alcaldía de Las Choapas, Veracruz, aparece en otro video incriminatorio —difundido por EL UNIVERSAL— en el cual recibe un “embute” de 10 mil dólares y 50 mil pesos en efectivo.

#LaRecaudadora de donaciones y limosnas sospechosas podrá decir misa de tres padres, arrepentirse de su moral distraída y jurar en el nombre de Dios haber caído en otro “cuatro” de la “mafia del poder”. Eva sufre y se acongoja por haber vuelto a masticar la manzana envenenada.

Eva Felicitas es infeliz porque la echaron del paraíso “Moreno”, no por corrupta, sino por pendeja. Eva llora para exorcizar a sus demonios; ¿apuesta con fichas rojas sin valor, como rojo es el rubor de su inocencia?

Dos veces, dos, cayó en el garlito de comprometerse a interceder por sus “benefactores” ante Andrés Manuel López Obrador, a cambio de más de los 700 mil pesos con los que una mano untó su mano, y que solo ella sabe a dónde fueron a parar, porque para su desgracia no existe evidencia de que los haya devuelto, por más que empeñe su palabra, cotizada a la baja para el resto de su vida política. Lo único que Eva ha devuelto es el estómago.

Este culebrón jarocho es mucho más que una lamentable anécdota. Golpea abajo del cinturón, donde más duele, al divino Mesías Tropical.

A la Fiscalía Especializada en Delitos Electorales de la PGR (Fepade) se le juntó la chamba de averiguar si hay elementos para fincar responsabilidades por el probable delito electoral de financiamiento ilegal de campañas políticas o, peor aún, si la billetiza esa es de procedencia ilícita. Cadena Sandoval ha sido citada a comparecer por el fiscal Santiago Nieto. ¿Ya su papá Peje también?

Con su pecado nada original, Eva convierte en papel mojado el cuento de la pureza blindada y la “honestidad valiente” del señor López.

No basta con presumir una conciencia impoluta. Andrés Manuel puede no haberse enriquecido con dinero sucio, pero una y otra vez ha solapado que sus huestes con causa reciban financiamiento oscuro. Van tres botones de memoria:

1. El bochornoso episodio del profesor René Bejarano, el señor de las ligas, sobornado por el empresario Carlos Ahumada a cambio de contratos, cuando El Peje gobernaba el extinto DF, sin contar los manejos turbios de Gustavo Ponce, Carlos Imaz y otros zopilotes.

2. El diezmo dizque “voluntario” cobrado por Delfina Gómez —candidata “morena” al Edomex— a regidores y jefes del Ayuntamiento de Texcoco.

La señora Cadena, sólo es un eslabón más de las prácticas corruptas que enferman a las bases partidistas y los órganos de gobierno administrados por los incondicionales del eterno candidato tabasqueño.

¿Cómo creerle a AMLO, cuando las estructuras bajo su control se exhiben podridas, cuando la izquierda honesta, aquella que defiende al México bueno, recurre a las mismas estrategias sucias de sus contrincantes?

La segunda parte de la gran mentira pregonada por López Obrador es pretender que la virtud sea contagiosa; pensar que el país se va a limpiar solo porque será gobernado por el incorruptible, es cuando menos una fantasía tan ingenua como la conducta de doña Eva (in)Felicitas.

López Obrador también es el Adán responsable del escándalo de Eva, por ignorancia y/o por omisión. Alguien que tiene amplias posibilidades de gobernar al país, no puede hacerse de la vista gorda frente al cochinero que se acumula bajo su nariz.

Argumentar que los enemigos de “la mafia del poder” alucinan a López porque están muertos de miedo suena a pretexto resbaladizo para desviar el golpe con maña. Si lo que AMLO alega es cierto, debe acusar delitos no solo para su deleite; mostrar evidencia ante la autoridad competente. Al toro hay que agarrarlo por los cuernos; no se vale la graciosa huida.

EL MONJE PSIQUIATRA: ¿Andrés Manuel tampoco entiende que no entiende? Vamos a ver si lo consigue a base de electrochoques. ¿Como le hace Trump con Peña?

@JoseCardenas1 [email protected] www.josecardenas.com

Nací en la Ciudad de México. Estudié comunicación en la Universidad Iberoamericana (UIA).

Comentarios