¿El PRI agoniza?

José Cárdenas

El 88 aniversario del PRI reveló que el partido en el poder vive el momento más difícil de su historia; que sufre los síntomas de un mal que podría provocarle una muerte lenta, pero segura

El 88 aniversario del PRI reveló que el partido en el poder vive el momento más difícil de su historia; que sufre los síntomas de un mal que podría provocarle una muerte lenta, pero segura.

Se vislumbra muy difícil que el “tricolor” pueda mantener la Presidencia de la República; en pocas palabras, que va de salida, porque ya no puede cargar casi nueve décadas de vicios, corrupción, impunidad y falta de compromiso, para estar a la altura del Mexican Moment que demanda la ciudadanía.

Si bien la credibilidad de todos los partidos está abajo, la del PRI cae en la ruina a causa de gobernantes que regresaron al poder, tras la docena trágica del PAN, para demostrar que se habían superado, sí, pero en el abuso criminal de recursos públicos, pillerías, saqueos y sinvergüenzadas, que han hecho del privilegio de mandar fuente brotante de enriquecimiento patrimonial, dispendio y tráfico de influencias.

Enrique Ochoa Reza, líder priísta de membrete, intenta salir al quite; dice que su partido está en contra de los malos funcionarios que han refundido al partido en el infierno; presume la expulsión de los ex gobernadores Duarte, de Veracruz, y Borge de Quintana Roo, y demanda a la autoridad atraparlos e imponerles castigo ejemplar. Borge, Duarte, y no pocos más, son el peor pasivo que tiene el PRI, en este momento.

¿Entonces Ochoa Reza que pretende con su discurso?

El encargado del PRI disimula; sabe que pretender deslindar al partido de militantes tramposos es insuficiente. ¿A estas alturas, a quién le importa un severo castigo partidista a tan deleznables bisnietos de la Revolución, cuando el pueblo reclama que los ladrones primero devuelvan lo robado y al mismo tiempo se pudran en la cárcel?

¿Acaso el sistema no se atreve a tocarlos porque Duarte y Borge, entre otros, se pusieron con su “cuerno” para financiar la campaña presidencial de Enrique Peña Nieto?

Si el Presidente se atreviera a aplicar la ley a secas, podría salvar la credibilidad perdida y el nivel más bajo de aprobación jamás registrado. Podría emplearse a fondo, en lo que le queda de tiempo, para combatir la corrupción con resultados. Esa sería su mejor apuesta para borrar la idea de que el inquilino de Los Pinos ha solapado niveles de corrupción que aún en México resultan escandalosos.

No olvidemos que los ciudadanos van a evaluar al PRI en las urnas dependiendo del desempeño del gobierno encabezado por Peña Nieto. Mientras esto no suceda, todo lo que diga Ochoa Reza sonará hueco, a que se hace guaje. Por ejemplo, al descalificar a López Obrador, dueño de Morena, Ochoa alega que no puede ser presidente porque es caballo viejo y cansado, o a Ricardo Anaya, el líder del PAN, que no tiene tamaño para buscar la Silla del Águila. ¿Ambos son perversos que usan a sus partidos para saciar la sed de poder?

Detrás del discurso del presidente del partido tricolor, lo mismo que del mensaje de Peña Nieto a sus correligionarios, está la urgencia de unir fuerzas para hacer la última llamada a la base priísta dura… cada vez menos dura.

EL MONJE REBELDE: En el PRD, Los Chuchos y la Barrales finalmente impusieron la ley del más fuerte; despojaron a Miguel Barbosa de la coordinación amarilla en el Senado... el poblano ya no podrá decir que le pelaron los dientes, ni que les levantará el vestido para que se les vean los calzones; lo echaron sin juicio previo, a pesar de que contaba con el apoyo de 15 de los 19 legisladores perredistas. ¿El Partido de la Revolución Democrática dejó de ser democrático? ¿La Barrales y Los Chuchos saben que les espera otra rebelión en la granja?

@JoseCardenas1

[email protected]

www.josecardenas.com

TEMAS RELACIONADOS

Comentarios