U… NO TV

Irene Levy

¿Es UNO TV televisión? Este portal de contenidos vía internet, propiedad del ingeniero Carlos Slim, fue lanzado en diciembre de 2008 y desde entonces ha recibido ataques y denuncias acusándolo de violar la condición 1.9 del título de concesión de Telmex que le prohíbe prestar servicios de televisión al público. Después de una larga espera, será está semana cuando finalmente el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) resuelva si Telmex está contraviniendo o no su título de concesión. Solo aclaro, querido lector, que este asunto es distinto al de Telmex-Dish que aun sigue su curso en el Instituto.

En octubre de 2011, publiqué un artículo en este mismo Diario que titulé “Instrucciones para entender la televisión”, en el que le planteaba a usted el detalle jurídico sobre este tema para poder definir por dónde va el asunto. Veamos:

—El título de concesión de Telmex establece en su condición 1.9 que: “La distribución de señales de televisión consiste en un servicio de telecomunicación que se realiza en un sentido a varios puntos de recepción simultáneamente. Telmex, previa autorización de la Secretaría podrá distribuir señales de televisión a través de su red a empresas autorizadas para prestar servicios de televisión al público, en los términos de las leyes y reglamentos aplicables. Telmex no podrá explotar, directa o indirectamente, ninguna concesión se servicios de televisión al público en el país.”

—La Ley Federal de Telecomunicaciones y Radiodifusión de 2014 dispone que radiodifusión es: “la propagación de ondas electromagnéticas de señales de audio o de audio y video asociado, haciendo uso… de las bandas de frecuencia del espectro radioeléctrico… con el que la población puede recibir de manera directa y gratuita las señales de su emisor utilizando los dispositivos idóneos para ello.”

—La misma ley señala que el servicio de televisión y audio restringidos es: “el servicio de telecomunicaciones de audio o de audio y video asociados que se presta a suscriptores, a través de redes públicas de telecomunicaciones, mediante contrato y el pago periódico de una cantidad preestablecida.”

UNO TV. es un portal de información, vídeos e imágenes que se transmiten por internet y no a través de ondas electromagnéticas destinadas a radiodifusión, por lo tanto no es radiodifusión; tampoco requiere pago preestablecido ni suscripción, y no es necesario ser cliente de Telmex o Telcel para recibir sus contenidos, por lo tanto tampoco es televisión restringida. Así que no se puede considerar televisión; primero, porque jurídicamente no lo es, pero también porque si prohibieran a Telmex que su red de telecomunicaciones transmita los contenidos de UNO TV, entonces también habría que ordenarle que bloquee Netflix, Youtube y todas las similares pues tienen exactamente la misma naturaleza, sería un absurdo.

El título no prohíbe ni producir, ni transmitir contenidos, lo que sujeta a autorización es la distribución de señales de televisión a través de su red, y UNO TV no es esto. De hecho, ya el IFT se ha pronunciado sobre el tema en dos resoluciones anteriores: las de Maxcom y Alive Telecomunicaciones, ambas del 1 de julio de 2015, en las que resolvió que la transmisión de contenidos por internet no es televisión restringida. Así que, en congruencia con lo que el IFT ha definido ya, lo lógico es que resuelva que Telmex no viola su título de concesión con UNO TV. De ser así, vendrá la cadena de opiniones sincronizadas que tratan de confundir a los lectores con explicaciones parciales del tema, o bien con argumentos ad hominem atacando personalmente a los que opinamos distinto. Vengan pues.

Licitación de televisión. Lo que sí es televisión, es el proyecto de bases de licitación que el IFT ha sometido a consulta pública del 1 al 28 de junio, para concesionar en los próximos meses 148 canales en 123 zonas de cobertura. Aquí algunas características:

1. Se estima que el proceso concluya en el segundo semestre de 2017.

2. No podrá participar ninguna persona que ya cuente con uno o más canales en la misma zona de cobertura.

3. En 25 ciudades se licitarán dos canales, una misma empresa no podrá participar por los dos.

4. El proceso contempla 4 etapas: a) registro de interesados y entrega de información, b) evaluación y dictaminación de información y emisión de constancias de participación, c) presentación de ofertas, y d) pago de contraprestaciones y otorgamiento de títulos.

5. Se utilizará un mecanismo de reloj de precio ascendente en el que se propondrán valores de salida con incrementos preestablecidos para cada ronda y cada canal. El proceso termina cuando solo exista un postor.

6. Los valores mínimos de referencia (VMR) aún no están definidos pues se requiere opinión de Hacienda, pero se partirá de lo que pagó Grupo Imagen por la cadena nacional hace dos años, por lo tanto, el MHz/Pop será de alrededor de 2.85 pesos (salvo que lo ajusten a tipo cambiario). Así, una población con 1 millón de habitantes tendrá un VMR de 2,850,000 pesos aproximadamente.

7. Se otorgará un incentivo del 10% sobre el componente económico de un participante cuando la suma de la cobertura poblacional de todas las estaciones de tv en la que participe no cubra más del 15% de la población a nivel nacional.

Como ve, de quedar así el tope de acumulación de espectro, ni Televisa, ni TV Azteca, ni Grupo Imagen podrían ya participar por otro canal en zonas donde ya tienen presencia, ¿para qué querrían otro canal si gracias a la multiprogramación un canal puede multiplicarse por 4? La idea es evitar que ocupen los nuevos canales para evitar la entrada de nuevos competidores. Muy bien por este saque de la Unidad de Espectro del IFT, la pregunta en el aire es: ¿habrá suficiente apetito para invertir en televisión abierta ahora?

En la sobremesa. Hoy y mañana se llevará a cabo en el Museo Tamayo de la Ciudad de México, el Foro de Contenidos de Radio y Televisión para Niños y Niñas, organizado por la Unidad de Medios y Contenidos Audiovisuales del IFT. La entrada es libre y habrá transmisión en vivo por internet.

Presidenta de Observatel y profesora de la Universidad Iberoamericana. Esta columna refleja la posición personal de la autora

Twitter @soyirenelevy

Guardando favorito...

Comentarios