'El Caminante', el fantasma que coordinó el operativo de Iguala

Héctor De Mauleón

El informe final del GIEI nos da el retrato de un sistema de investigación atroz. Indicios de tortura, posible siembra de evidencias, encubrimiento de autoridades, obstrucción e inexplicable abandono de nuevas líneas de investigación

El informe final del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes, GIEI, agrega nuevos personajes y nuevos escenarios a la tragedia ocurrida el 26 de septiembre de 2014 en la ciudad de Iguala.

Según el documento dado a conocer ayer por los expertos, al menos seis elementos de la policía municipal de Iguala se comunicaron “durante toda la noche” al teléfono de una persona identificada en sus agendas como Caminante.

El número de Caminante surgió de “la forensia” practicada en el teléfono de Ramiro Ocampo Pineda, El Chango, jefe de halcones de Los Tilos: una célula de Guerreros Unidos comandada por Víctor Hugo Palacios Benítez, El Tilo, personaje que es citado insistentemente en el expediente de la investigación, y al cual aún no se ha aprehendido.

El Chango Ocampo Pineda fue uno de los primeros detenidos por el caso Iguala. Fue él quien condujo a las autoridades, en noviembre de 2014, a la fosa de Cerro Gordo en donde, reveló, habría sido asesinado y sepultado del ex director de la policía preventiva de Iguala, Abraham Alemán García.

En las horas críticas de esa noche, entre las 22:16 y las 4:32, mientras se perpetraba la desaparición de los estudiantes, el director operativo de la policía de Iguala, Fausto Bruno Heredia, sostuvo con Caminante diez comunicaciones.

Al rendir su declaración, el ex director señaló que se había enterado por radio que “había problemas” en el Periférico, “pero por mi parte no me acerqué… de aquí en adelante ya no me di cuenta de nada”.

El agente Rubén Alday Marín, que aquella noche estuvo a cargo de la patrulla 19 y actuó en casi todos los escenarios, le llamó a Caminante en 29 ocasiones.

El número del misterioso personaje fue marcado también por los municipales Zulaid Marino Rodríguez, Miguel Ángel Hernández Morales y Enrique Pérez Carreto.

El GIEI señala que desde el 15 de mayo de 2015 la PGR acordó solicitar información del número telefónico, aunque en el expediente no obra la solicitud, ni la posible respuesta a la misma.

Año y medio después, la PGR no ha logrado ubicar al que, según indican las llamadas, dirigió el operativo en contra de los normalistas de Ayotzinapa.

El nuevo informe afirma que el cerco tendido aquella noche se extendió al menos 80 kilómetros, hasta la zona de Mezcala. “En un claro intento de controlar la salida de vehículos de Iguala hacia Chilpancingo y atacar posibles objetivos”, un grupo de entre diez y quince personas vestidas con ropas civiles y pasamontañas, y armadas con AK-47, atravesaron en el Puente Mezcala, entre doce de la noche y dos de la mañana, dos tráileres y dos autos con las llantas ponchadas.

En ese sitio fue herido en un glúteo un agente del ministerio público de Guerrero enviado a Iguala por el entonces procurador Iñaki Blanco para que tomara conocimiento de los hechos. A la 1:20, un convoy formado por autoridades y 70 policías estatales tropezó con los encapuchados. Al ver las torretas encendidas, los agresores huyeron en seis camionetas Cheyenne o Lobo doble cabina.

Varios testigos señalaron que no fue sino hasta las últimas horas de la madrugada que el paso se liberó completamente, y también la amenaza a quien circulara por el lugar.

Según el GIEI, todo esto habla de un gran operativo coordinado, de un radio de violencia más amplio de lo que se creía, de una operación dirigida por una mano capaz de movilizar a los cientos de agentes que componían los cuerpos de Iguala, Huitzuco y Cocula. Una operación en la que, según el informe, habrían tomado parte agentes federales y ministeriales.

El informe final de los expertos arroja pocas respuestas sobre lo ocurrido aquella noche. Pero nos arroja a la cara el retrato de un sistema de investigación atroz. Indicios de tortura, posible siembra de evidencias, encubrimiento de autoridades federales, obstrucción e inexplicable abandono de nuevas líneas de investigación… y de paso, el demoledor video de una diligencia de la que no hay registro en el expediente, y en la que el director de la Agencia de Investigación Criminal, Tomás Zerón, aparece inspeccionando el río San Juan un día antes del que, según la versión oficial, acudió por primera vez al río y encontró las bolsas donde aparecieron los restos del estudiante Alexander Mora Venancio.

El Informe Ayotzinapa II deja un arsenal de dudas que la PGR está obligada a responder con algo más, con mucho más que una conferencia de prensa.

@hdemauleon

[email protected]

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios