Dudas sobre 'El Bronco'

Héctor De Mauleón

'El Bronco' fue acusado de lucrar políticamente "con el falso secuestro de su hija". Hoy muchas esperanzas están puestas en él: las candidaturas independientes son el experimento más joven en nuestro tambaleante laboratorio democrático. Por ello debe aclarar estas acusaciones y demostrar que una candidatura independiente, además de para ganar elecciones, sirve para desterrar malas prácticas

En un video subido a Youtube una semana antes de las pasadas elecciones, el gobernador electo de Nuevo León, Jaime Rodríguez, El Bronco, fue acusado por el abogado Patricio O´Farrill de alterar la escena de uno de los presuntos atentados que ha sufrido: según el abogado, a consecuencia de dicha alteración dos inocentes se encuentran presos.

El Bronco declaró que en 2011 él y su chofer viajaban en una camioneta blindada, seguidos por sus escoltas. Que al llegar a la avenida Lincoln fueron alcanzados por una camioneta Audi. Que al entender que era víctima de un ataque, ordenó a su chofer que la camioneta blindada sirviera de escudo a sus escoltas. Que de la Audi bajaron dos tripulantes, a los que sus guardaespaldas abatieron. Que otros tres atacantes descendieron también, intentaron protegerse tras un muro, “y en ese lugar siguieron recibiendo balazos”. Ahí falleció uno de los presuntos delincuentes.

Aquel día fueron detenidas dos personas que iban a bordo de la Audi: los esposos José Naun y María Yadira. Declararon que habían sido secuestrados desde el día anterior y estaban en la camioneta en contra de su voluntad. Según O’Farrill, los secuestradores trataron de rebasar a los escoltas de El Bronco y entonces éstos supusieron “que era un atentado, y les dispararon desde su vehículo”.

En el video, María Yadira refiere que cuando los presuntos secuestradores “empiezan a ver que esas camionetas, las que iban adelante, les empiezan a tapar el paso, los que nos llevaban secuestrados empiezan a decir: ‘¿Quiénes son? ¿Son “contras” o qué?”.

Sigue O’Farrill: “Les disparan, pierden el control estas gentes, se bajan de la camioneta y son asesinados”.

Un dictamen externo de criminalística, que el abogado entregó a medios de comunicación, afirma que había 52 casquillos alrededor de la camioneta de los escoltas, por lo que “es evidente que los disparos se realizaron desde su vehículo”. Para O’Farrill, los presuntos secuestradores fueron ejecutados por los escoltas. “Todos tienen impacto de bala en la cabeza en dirección de arriba hacia abajo”.

El abogado asegura que El Bronco y sus escoltas dispusieron de 30 minutos para modificar la escena: “Fueron tan evidentes que en unas fotografías aparece sin el arma (se refiere a uno de los muertos) y en otras fotografías aparece un arma larga al lado”.

Cuando se hacía la reconstrucción de hechos, prosigue, El Bronco “llegó a tratar de reventar la diligencia. Se puso a insultarme, a amenazarme, a tratar de sacarme de mis casillas”. O’Farrill afirma estar convencido “personal y profesionalmente” de que esto no fue un atentado.

En el contexto de la “guerra de lodo” que caracterizó el proceso electoral, se dieron a conocer videos que no dejaron bien parado a El Bronco. Uno de ellos contrasta las versiones que el gobernador electo ha brindado sobre el presunto secuestro que sufrió su hija. Como candidato, repitió que su hija había sido secuestrada por Los Zetas, qué él habló directamente con el jefe de éstos y se la devolvieron sin cobrar rescate, “por benevolencia”.

Un reportero que lo entrevistó años antes, recordó que El Bronco le había dado otra versión. En esa versión aseguraba que su hija no fue secuestrada: que una comadre suya se la había llevado a otra casa, al ver que un grupo de hombres armados entraba en su propiedad. El Bronco recordó que esa comadre le había llamado luego para preguntarle: “¿En qué andas metido, cabrón?”.

En el contexto de la intensa guerra electoral, El Bronco fue acusado de lucrar políticamente “con el falso secuestro de su hija”.

Hoy, muchas esperanzas están puestas en él: las candidaturas independientes son el experimento más joven en nuestro tambaleante laboratorio democrático.

Por eso El Bronco debe aclarar estas acusaciones. Demostrar, sin lugar a dudas, que no hay dos inocentes presos porque sus escoltas les sembraron pruebas.

Debe demostrar que una candidatura independiente, además de para ganar elecciones, sirve para desterrar las malas prácticas. Ojalá lo haga.

 

@hdemauleon
[email protected]

Guardando favorito...

Comentarios