Equidad de género: hoy… y todos los días

Andrew Standley y Maryse Bossière

Se tiene que reafirmar el derecho inalienable y universal de la mujer a elegir su vida. Esto pasa, entre otras, cosas por un acceso universal a los derechos de salud sexual y reproductiva

Este 8 de marzo celebramos el Día Internacional de la Mujer.

Para la Unión Europea y sus Estados miembros hoy es un día para  subrayar  nuestro compromiso  en favor de una mayor  igualdad  de género y así lograr sociedades más justas, seguras y prósperas. 

Hay que reconocer que de manera general, gracias a la comunidad internacional, a los esfuerzos de la sociedad civil, y sobre todo a los movimientos feministas, mucho se  ha  logrado a lo largo de las  últimas  décadas. Pero sigue  habiendo desafíos  importantes. 

La temática de este año, “Las mujeres en un mundo laboral en transformación: hacia un planeta 50-50 en 2030”, recalca que mucho queda por hacer en el  terreno  socio-económico para lograr una  verdadera  igualdad de  género.  Hoy  más  que nunca, las nuevas tecnologías y su influencia en el ámbito laboral conllevan implicaciones que afectan directamente a la mujer y a su empoderamiento en el mundo laboral.  Lograr la igualdad de género en el trabajo es también indispensable para  un desarrollo  inclusivo.

La igualdad  efectiva  de sueldo  entre mujeres y hombres  no existe en ningún país, y por todas partes, el paro, la precariedad, y el trabajo no cualificado o a tiempo parcial afecta en primer lugar a las mujeres.  En Europa, las mujeres ganan 15% menos que los hombres por cada hora trabajada. En el mundo, les mujeres representan 70% del 1,2 mil millones de personas  que viven con menos de 1 dólar al día.

Estas desigualdades se nutren de los poderes existentes y principalmente de patriarcados, ya sea de origen cultural, religioso, o que se desarrollan a partir de modelos económicos. Estas brechas constituyen también un mercado: la trata de personas —que afecta en su gran mayoría a las mujeres —, los matrimonios forzados, los sueldos bajos, son ejemplos del enriquecimiento en detrimento de las mujeres. 

¿Qué hacer frente a todos estos  retos? La igualdad entre mujeres y hombres es un principio fundamental de la Unión Europea y sus Estados miembros.  En el marco de nuestra Estrategia de Igualdad de género 2016-2019 compartimos varios objetivos clave como el aumento de la participación de la mujer en el mercado laboral;  la independencia económica;  la lucha contra la pobreza entre las mujeres; la promoción de la igualdad entre mujeres y hombres en la toma de decisiones;  la lucha contra la violencia de género y la protección y el apoyo a las víctimas. 

Si queremos lograr el objetivo de la Unión  Europea  de que en 2020 75% de los hombres y mujeres trabajen y así acabar con la disparidad entre sexos en el mundo laboral, habrá que realizar esfuerzos coordinados para promover el equilibrio entre responsabilidades familiares y profesionales. También se requiere una distribución más equitativa del tiempo dedicado al cuidado de los hijos y del hogar. Se necesita un esfuerzo adicional en la educación de nuestros hijos reconociendo todos los días la labor de la mujer tanto dentro como fuera de casa.

Se tiene que  reafirmar el derecho inalienable y universal de la mujer  a  elegir su  vida. Esto pasa entre  otras  cosas por un acceso universal a los derechos de salud sexual y reproductiva, por la educación, la de las niñas como de los niños , para luchar contra las discriminaciones y los estereotipos. 

Sobre todo, se  debe reafirmar  la inclusión y la importancia de las mujeres en el desarrollo  económico.  Está demostrado  que las empresas  donde  hay  paridad  efectiva  son  también  las más exitosas.

Promover los derechos de las mujeres y su empoderamiento es una prioridad de la política exterior de la Unión Europea y una prioridad estratégica transversal de todos los proyectos y actividades de la Unión Europea y sus Estados miembros. 

Como  bien lo  decía  la filósofa francesa Simone de  Beauvoir, “en tiempo de crisis,  esos derechos no  están nunca garantizados”.  Por esto tenemos que seguir luchando, Unión Europea junto con México, para la igualdad de género y la efectividad de los derechos de las mujeres en el mundo.

Embajador de la Unión Europea  y embajadora de Francia. Artículo en conjunto con los embajadores de los Estados Miembros de la Unión Europea  acreditados en México

Guardando favorito...

Comentarios