Se encuentra usted aquí

Agoniza "La Bestia"

Recuperada hace casi dos años por la Secretaría de Comunicaciones y Transportes la concesión para operar el ferrocarril Chiapas-Mayab, conocido como “La Bestia”, según ello para otorgarla a quien la revitalizara, el escenario se mantiene en punto muerto, ocasionándole cuantiosas pérdidas al país
25/07/2017
02:00
-A +A

Encomendada la operación del tren conocido también como “de la muerte” a la firma estatal Ferrocarril del Istmo, ésta reclama cuantiosos subsidios para mantener la ruta.

Aunque en el papel habría al menos tres empresas interesadas, entre ellas el Ferrocarril del Sureste de Germán Larrea Mota Velasco, todas le dan la vuelta ante la falta de rentabilidad, la pobreza de los equipos y la posibilidad latente de pérdida de vías por desastres naturales.

La Bestia “corre”, o mejor dicho camina, a una velocidad de 10 kilómetros por hora, lo que facilita el arribo a sus furgones de migrantes centroamericanos y bandas delincuenciales.

La clientela del ferrocarril de carga ha debido ubicar rutas más costosas, pero más seguras. Así, armadoras automotrices, cementeras, ganaderas, cerveceras y el propio Petróleos Mexicanos.

Si en 2011 se habían transportado 542 mil toneladas de carga, en 2015 solamente se llegó a 545.

La debacle de la serpentina que nace en la frontera con Guatemala y atraviesa el Soconusco se inició hace 12 años al embate del huracán Stan, cuyos daños se negó a pagar la firma concesionaria, Genesee & Wyoming, en tanto el gobierno entró al quite a cuentagotas.

El fenómeno natural destruyó 282 kilómetros de vías, deslavó ocho puentes, dejó varados 537 furgones de carga, de los cuales 198 pertenencían a la empresa, 167 eran propiedad de la nación, 179 de particulares y 68 de compañías extranjeras.

En la coyuntura del jaloneo por el pago de daños, la empresa estadounidense abandonó la concesión otorgada en 1994 por 30 años, aparentemente porque tenía en puerta un subsidio del gobierno de Estados Unidos que no era compatible con una concesión en el extranjero.

La historia llegó al clímax cuando la SCT descubrió que la firma estaba por embarcar una serie de furgones y locomotoras de su propiedad en el puerto de Salina Cruz, Oaxaca.

Operada la ruta por el Ferrocarril del Istmo, llegaría a la escena la empresa Viabilis y su filial Tracción Rail de Pedro Topete, quien alegaba haber pactado con Genesee & Wyoming la compra de acciones del ferrocarril, completando la operación con una oferta de inversión de 300 millones de dólares planteada a la SCT.

De acuerdo con las reglas del juego, las concesiones no pueden ser objeto de traspasos, pero sí puede venderse el capital de la concesionaria.

En la negociación, de 2008 a 2012, el entonces subsecretario de Infraestructura Aarón Dychter puso en la mesa una carta de intención bajo la cual la nueva concesionaria gozaría de créditos blandos de Nacional Financiera y otro tipo de concesiones a cambio de que se lograra aumentar la velocidad del ferrocarril a 40 kilómetros por hora.

El caso es que, curiosamente, la flecha apuntaba hacia una empresa distinta a la de Topete, a quien se desdeñaba aduciendo que carecía de experiencia en el sector.

Al parecer la intención era ceder la concesión al Ferrocarril del Sureste de Germán Larrea, cuyo hándicap era el ser propietario no solo de éste, sino de otro de los tres troncales en que se dividió a los Ferrocarriles Nacionales de México, el Ferrocarril del Centro.

El jaloneo saltó de la oficina del entonces titular de la dependencia, Luis Téllez, y a la de su sustituto, Dionisio Pérez Jácome, con empate a cero.

La sorpresa fue que en octubre de 2014 la SCT emitió una resolución vía la cual se revocaba la concesión a la firma estadounidense, con declaración al calce del secretario, Gerardo Ruiz Esparza, que no habría indemnización para la afectada.

Ni de Dios ni del diablo.

Puntilla a La Bestia.

Balance general. Colocado por los panistas, la Comisión Permanente analiza un punto de acuerdo para exigir a la Secretaría de Economía que se oponga a la pretensión de Estados Unidos de borrar de la causa el Capítulo XIX de la negociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte relativa a la solución de controversias.

De aceptar el reclamo colocado en el pliego petitorio de la representación comercial del país vecino para renegociar el acuerdo mercantil, los problemas en materia de subsidios, dumping o precio inferior al del mercado de origen de las exportaciones, así como prácticas desleales de otro tipo, se resolverían de cara a las leyes de cada país.

El problema es que los procesos resultan farragosos, alargándose en ocasiones hasta dos años.

El mecanismo, bueno o malo, ofrecía la posibilidad de agilizar la salida de las disputas vía la instalación de un panel de expertos, uno por cada país y un neutral, cuyas resoluciones eran inapelables.

El TLCAN es el único pacto mercantil internacional que cuenta con tal alternativa.

Todo para todos. Finalmente, el Instituto Mexicano del Seguro Social resolvió en una suerte de salida salomónica la polémica licitación para abasto de ropa hospitalaria al repartir 50 de 58 contratos entre nueve empresas.

La más beneficiada fue Servicios y Asesoría de Producción, que se llevó 18, seguida de Hinfra y Rogeri, cada una con nueve.

La firma Indaljim, quien había ganado todos los contratos durante cuatro años, esta vez se llevó sólo cuatro.

El pastel fue de 568 millones de pesos.

El Instituto asegura haber ahorrado 78 millones.

A la cita llegaron 23 firmas.

Dinero de plástico. De acuerdo con la Condusef, durante el primer trimestre del año se incrementaron en 104% las compras vía tarjeta de crédito en relación con el mismo lapso de 2016, al punto que de cada 10 operaciones seis se concretaron por esa vía.

El salto fue de 15 mil 900 a 32 mil 500 millones de pesos.

El registro habla de 32.5 millones de operaciones, de los cuales 58% se validó con tarjetas de débito, lo que muestra una tendencia contraria a la de años anteriores.

Sin embargo, los montos mayores, 72% en total, se registraron con tarjetas de crédito.

Colima exporta. En los últimos meses los productores de papaya de Colima han logrado exportar la mitad de su producción a Estados Unidos y Canadá.

En paralelo, la entidad federativa ha logrado abrir rutas para el limón, plátano, tamarindo, zarzamora, mango y arándano.

La facturación de estas últimas alcanza 749 mil 219 millones de pesos, con un total de 3 millones 379 mil toneladas.

En paralelo, Colima logró llevar a la frontera del norte el año pasado 59 mil toneladas de carne y 216 millones de litros de leche.

[email protected]

Periodista, cronista de la Ciudad de México, hombre de letras y, al mismo,tiempo profesional de la economía. Analiza en la radio y en la prensa los difíciles problemas financieros del país y del...

Comentarios

MÁS EN OPINIÓN