Aprieta IMSS a patrones

Alberto Barranco

A título de alerta roja, en las últimas semanas se ha colocado en las redes sociales, documentos membretados al calce, una supuesta lista de tarifas que cobraría el Instituto Mexicano del Seguro Social a los derechohabientes en lo que sería una nueva etapa que marcaría el principio del fin de la seguridad social

El abanico que colocó el grito en el cielo habla desde consultas especializadas hasta cirugías y tratamientos para enfermedades crónico-degenerativas, por ejemplo hemodiálisis o terapias postraumáticas.

La llamarada prendió rápidamente en la pastura seca, convirtiéndose, por ejemplo, en uno de los puntos de protesta de la marcha blanca realizada hace unas semanas, plantón al calce en la Secretaría de Salud.

La paradoja del caso es que la lista no fue falsificada. De hecho está en el ámbito del área de cobranza del organismo, sólo que para fines distintos a vulnerar los derechos de los afiliados.

El dardo apunta a patrones.

A la llegada a la dirección general del IMSS de Mikel Arriola, se profundizarán no sólo las posibilidades de ahorro de cara a la precaria situación financiera, sino los eslabones de cobranza.

Uno de ellos apunta a patrones morosos. Cuando alguno omite el pago de las cuotas obrero-patronales el sistema le coloca una línea roja. Sin embargo, la morosidad no le cierra la puerta a los trabajadores afectados por la empresa.

Dicho con todas las letras, éstos tienen la oportunidad de seguir recibiendo atención médica, sólo que ésta se le cobrará al patrón.

De espaldas al callejón, éste se enfrenta a tres frentes: De haber retenido, cómo es obligación de ley, las cuotas obreras sin enterarlas al organismo, podría ser acusado de defraudación fiscal.

Ahora que si sólo faltó la aportación patronal el moroso debe pagar recargos y multas… además de la cuenta por cada uno de sus trabajadores atendidos fuera de la ruta quebrada por la omisión.

Las tarifas son aún más duras que las planteadas para los que son atendidos sin ser derechohabientes en el marco de la obligación humanitaria del Instituto de atender emergencias.

Para este año, por ejemplo, las consultas en materia de medicina familiar cuestan 631 pesos; la atención de urgencias 454; las curaciones 631; los estudios de radiodiagnóstico 208; los de ultrasonografía, 208…

Si el paciente requiere traslado en ambulancia, el costo es de 517. Ahora que si el caso amerita una sesión de hemodiálisis la tarifa es de 4 mil 514 pesos; en quimioterapia el costo es de 4 mil 751. Por cada día que esté hospitalizado un paciente el pago es de 6 mil 958. Si estuvieran en terapia intensiva el pago se elevaría a 34 mil 232.

Un estudio de resonancia magnética vale 4 mil 341; uno de radiodiagnóstico, 284.

Si un recién nacido requiriera estancia en incubadora, el costo diario seria de 6 mil 950 pesos. Ahora que una consulta de especialidades vale mil 732.

Aunque el IMSS presume de tener una cobranza al 97%, es decir solo tres de cada 100 patrones se le escapan a sus redes, la presión habla no solo del congelamiento de cuentas sino de embargos precautorios.

La modalidad ahora es cobrar los extras.

Las cuotas obrero-patronales representan más de 75% de los ingresos propios del Instituto, quien en su último informe al Ejecutivo y el Congreso sobre su situación financiera y riesgos presume de haber obtenido ingresos extraordinarios por una mayor fiscalización y cobranza.

Las recetas del IMSS.

Balance general. En la fase previa a su renuncia a la Comisión Federal de Electricidad para atender el dedazo que lo colocaría al frente del PRI, pese a los enredos de su militancia, Enrique Ochoa Reza preparó la venta de las líneas de transmisión vía las llamadas fibras, es decir fideicomisos para infraestructura de energía. El marco es la Fibra E.

El instrumento se anunció en septiembre pasado con opción de ser utilizado también por Petróleos Mexicanos.

La intención no es solo darle cauce a las vías por donde circulará ahora la electricidad generada por la CFE, además de la de los particulares para particulares, sin que ésta sea adjudicada previamente a la empresa, sino hasta los gaseoductos, es decir la posibilidad de transporte de gas natural para alimentar las plantas generadoras de ciclo combinado.

En paralelo, al cinco para las 12 de la salida de Ochoa Reza, la CFE adquirió dos créditos por 2 mil 633 millones de pesos por parte de Santander y Banamex, en cuyo marco el Banco Nacional de Comercio Exterior actuó como fiduciario.

Uno de los préstamos, por mil 833 millones 84 mil pesos, deberá ser liquidado en el cortísimo plazo, es decir el 9 de septiembre próximo.

El otro, de 800 millones 835 mil pesos, se redimirá el 17 de diciembre de 2017.

Duarte el mago. Como le habíamos adelantado en este espacio, el Servicio de Administración Tributaria, SAT, colocó al gobernador de Veracruz, Javier Duarte, de espaldas al callejón al corroborar la inexistencia o simulación de 32 empresas a quienes les otorgó contratos. Algunas de ellas presentaban como domicilios sociales lugares donde se ubican lotes baldíos; otras en sitios ajenos a la operación, y las menos en pequeños lugares que no justifican la operación para lo que se les contrató.

El siguiente paso es verificar si realmente las tareas fueron realizadas y si los precios pactados estaban de acuerdo al mercado.

La oportunidad es de oro para el gobierno, que podría exigirle al gobernador pedir licencia para no entorpecer la investigación… adelantándose a que la justicia la hiciera su sucesor en el cargo, Miguel Angel Yunes Linares.

Morelia en la mira. Aunque la estabilidad en materia de inseguridad no ha llegado totalmente, Morelia está resurgiendo como alternativa para inversionistas. Al menos los capitales chinos están apuntándose en la lista, tras la visita del embajador Qio Xiaogi.

Este recibió del alcalde Alfonso Martínez un estudio denominado Morelia Next en que se plantea un proyecto macro para mejorar la competitividad y reposicionar a la capital michoacana.

La puerta al oriente la representa el puerto de Lázaro Cárdenas.

Ese puño si se ve. Finalmente, la Comisión Reguladora de Energía le otorgó al Sindicato Mexicano de Electricistas 14 permisos para operar otras tantas centrales eléctricas localizadas en Puebla y Michoacán, con una capacidad de generación de 178 megawatts.

Estas pertenecían a la extinta Luz y Fuerza del Centro. Se calcula su costo en 3.8 millones de dólares, que el gobierno descontará del monto que mantenía en caja por indemnizaciones no cobradas por miembros del sindicato tras la liquidación de la paraestatal.

Como usted sabe, el SME se alió con la empresa portuguesa Mota-Engil para crear una firma denominada Generador Fénix que cuenta entre sus activos la vieja planta generadora de Necaxa, Puebla.

Además, el SME ha recibido 38 predios en las entidades federativas de México, Hidalgo, Puebla y Morelos.

albertobarrancochavarria[email protected]

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios