Golpes bajos en CNA

Alberto Barranco

Sin llegar a la rudeza del espionaje telefónico o al aireo de cuentas bancarias y propiedades de la usanza política, en la sucesión de los organismos empresariales también se dan golpes bajos. Si alguna vez fue la Canacintra, hoy es el Consejo Nacional Agropecuario

Colocados en el ring por la silla que dejará vacante Benjamín Grayev dos candidatos: Bosco de la Vega Valladolid y Vicente Gómez Cobo, se han subido a éste dos expresidentes del organismo.

El primero fue el presidente del Grupo Viz, Jesús Vizcarra Calderón, para descalificar, en carta personal a la membresía, a De la Vega Valladolid, señalando la inconveniencia de la llegada de un empresario en malos términos con el gobierno. Peleonero, pues.

La alusión apunta la defensa vertical de la Confederación Nacional de Productores de Papa, de la que era directivo el candidato, frente a un gol que le había metido el gobierno al gremio, al canjear la apertura de la frontera, sin inspección sanitaria al calce, al tubérculo proveniente de Estados Unidos.

La moneda de cambio era el ingreso de nuestro país a la negociación del Acuerdo Transpacífico de Asociación Económica.

La instancia conocida coloquialmente como Conpapa se amparó contra el trueque, logrando que el gobierno bajara el acuerdo ante la exigencia de un juez de transparentarlo en todos sus términos.

La balanza, aún así, se inclinó hacia los productores nacionales, al meterse el togado a la profundidad del asunto.

Naturalmente, la jugada irritó al secretario de Economía, Ildefonso Guajardo y al exsecretario de Agricultura, Enrique Martínez y Martínez, artífices del aval para el canje vergonzoso.

Ahora que del otro lado de la moneda surgió otra carta con la misma ruta, firmada ahora por el también expresidente del Consejo Nacional Agropecuario, Ramón Iriarte Maisterrena, descalificando éste al otro candidato, Vicente Gómez Cobo.

La exposición de motivos habla de violación a los estatutos de la Asociación Nacional de Ganaderos Lecheros al prolongar tres años su estancia como presidente. La paradoja del caso es que los dos expresidentes violan a su vez los estatutos del organismo cúpula del campo, que prohíben la intervención de éstos en procesos de sucesión.

Y aunque la rivalidad entre Iriarte y Gómez Cobo la explicaría el que representen a dos empresas lecheras en competencia, Lala y Alpura, el asunto tiene más fondo.

Hete aquí en el escenario está un pleito que llegó ya al terreno judicial por la dirigencia de la Asociación Nacional de Ganaderos Lecheros, al despojarse de la presidencia en forma violenta al propio Gómez Cobo.

El 26 de octubre del 2014 un grupo de empresarios y empleados desalojaron las oficinas del organismo, aduciendo que ahora ellos tenían el control. El cambio se dio, en el papel, en una asamblea general extraordinaria celebrada un mes antes.

El problema es que ésta se convocó al margen de las reglas, permitiéndose, por ejemplo, votar a quienes no estaban al corriente de sus cuotas, además de no cumplirse las formas para la convocatoria.

El acta de la asamblea en entredicho se protocolizó ante el notario público 121 del Distrito Federal, Armando Mastachi Aguario.

El asunto, bajo la presunción de que podría haber un daño patrimonial a la Asociación, lo ventila el juez décimo primero de lo Civil del Distrito Federal.

El reclamo habla de cubrir daños y perjuicios al organismo.

Alguna vez, de cara a una feroz pelea por la sucesión en la Concanaco, al que fuera presidente de la Cámara Nacional de Comercio de la Ciudad de México, José Luis Ordoñez, diría que los puestos de las cúpulas empresariales se pelean más que una gubernatura.

Balance general. En el discurso oficial para promover la reforma energética se hablaba de que no se privatizaría un solo tornillo de Petróleos Mexicanos. El caso es que se prepara la venta de activos por 500 millones de dólares.

El comprador será la firma First Reserva Corporation.

Lo curioso del caso es que una vez adquiridos éstos, se los arrendarán a la propia empresa productiva de Estado.

El hecho es que la operación que se cierra hoy no es la primera en el escenario. Antes de ella Pemex empezó una negociación para vender a la firma KKR & Company otros bienes de infraestructura por mil 200 millones de dólares.

En su precariedad financiera Pemex había hablado de vender o captar un socio extranjero para las refinerías.

La empresa acaba de vender sus plataformas marinas.

El Pemex que enfrentaría el tú a tú con la competencia privada se volvió chiquito.

Más de Nadro. Aunque el caso Nadro-Marzam-Genomma Lab está en manos de la Comisión Federal de Competencia Económica por ser la primera afectada por la presunta simulación de compra de la segunda para ocultar que el nuevo socio era el primera, la bolita podría también alcanzar a la Comisión Nacional Bancaria y de Valores.

Hete aquí que quien intermedió el traspaso de recursos a una empresa offshore ubicada en un paraíso fiscal para triangular la operación, fue el Bank Of América, hoy fusionado con Merril Lynch.

La firma se creó para ocultar la identidad del comprador, es decir la esposa del dueño de Nadro, Pablo Escandón Cusi.

La filial de la intermediaria estadounidense la encabeza Emilio Romano, a quien habría que preguntarle si sabía el fondo de la trama, es decir el engaño a una autoridad para instalar un escenario hegemónico en la distribución de medicinas.

Ahora que la misma pregunta se le haría a Genomma Lab, la vendedora del 50 por ciento del capital de Marzam.

Conclave de Afores. El miércoles pasado el pleno de la Asociación Mexicana de Administradoras de Fondos para el Retiro (Amafore), se reunió con el secretario de Hacienda, Luis Videgaray, para dialogar sobre el nuevo modelo de afiliación de aportantes, así como los que deciden cambiar de intermediaria.

El punto fino, sin embargo, es la posibilidad de un cambio de las reglas de juego para ajustar la realidad a las expectativas, es decir aumentar la edad de retiro, modificar el esquema de aportaciones y reforzar la posibilidad de apuestas más redituables.

Naturalmente, el asunto implicaría la intervención del Congreso en un escenario que agitaría las de suyo aguas revueltas en el país.

Ruido en la SCT. La expectación apunta a que hoy la Secretaria de Comunicaciones y Transportes ofrezca el fallo de una licitación convocada por el Centro de Atención Tecnológica para adquirir 31 mil equipos de cómputo, incluido el programa de servicios.

En la pelea está el Centro de Productividad Avanzada de Joel Sánchez, cuyo hándicap es que al parecer no tiene las alianzas y permisos internacionales requeridos, aunque presentó la propuesta económica más atractiva.

Estamos hablando de una cifra muy por debajo de la media prevista en un estudio de mercado que mandó realizar la propia convocante. Habrá que ver el desenlace.

[email protected]

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios