Pemex, tormenta perfecta

Alberto Barranco

Alertado por los analistas el que Petróleos Mexicanos estaríaen la frontera de la inflexión, es decir enfrentar un costo de producción inferior al del mercado, al fragor de la caída dramática en la cotización de la mezcla mexicana de petróleo, su director general, Emilio Lozoya, se apresuró a declarar que cada barril requiere 10 dólares

La supuesta precisión llegó cuando el precio se ubicaba en 25.40 dólares, es decir antes de que la ola produjera otro desplome para ubicarla en 20.70… y lo que sigue. Durante los meses previos se sostenía que el costo de extracción se ubicaba en 23 dólares.

Lo cierto es que en afán de atenuar la tragedia el funcionario habló del nivel más bajo en la ruta, en un escenario en que en algunos casos el costo de producción, así el campo Ayatsil-Tekel, podría llegar hasta 80 dólares.

Los yacimientos de lutita se explotan en 50 dólares, y los ubicados en el campo Trión-Perdido alcanzan 40.

En contraste, hay organismos que hablan de hasta ocho dólares.

Aun así, firmas como la consultoría Rystad Energy, con sede en Olso, Noruega, sostienen que Pemex produce ya con pérdidas.

De acuerdo a la calificadora Standard & Poor’s el promedio de producción por barril de la mezcla mexicana es de 25 dólares.

Lo cierto es que con una plantilla que hasta diciembre pasado llegaba a 142 mil 976 empleados, y considerando que la producción alcazaba 2.3 millones de barriles, el promedio se ubicaría en 16 de ellos por barril.

En Arabia Saudita la proporción llega a la mitad, alcanzando la firma inglesa British Petroleum un promedio de siete.

La productividad de Pemex, pues, es la más baja del planeta.

El hecho es que, rechazada por los países árabes la posibilidad de bajar la producción y elevada al infinito la oferta de Estados Unidos, el pronóstico habla de una caída que podría llegar a 15 dólares.

El promedio de producción de las naciones afiliadas a las Organización de Países Productores de Petróleos (OPEP), es de tres millones 27 mil barriles diarios.

En el alerta roja la mayoría de las firmas petroleras están recortando sus proyectos. Así, Petrobras ha reducido su expectativa de inversión de 130 mil a 98 mil 400 millones de dólares para el periodo 2016-2019.

La paradoja del caso es que mientras las empresas petroleras están vendiendo sus activos no estratégicos para concentrarse en estricto en la producción de crudo, Petróleos Mexicanos acaba de comprar la firma de fertilizantes Fertinal, tras hacer lo propio con Agronitrogenados.

Y la paradoja del caso es que la empresa se ha negado a oficializar el despido de 13 mil trabajadores decretado por su Consejo de Administración, en un escenario en que para emparejar el piso requiere mucho más que eso.

Y aunque podría jugar la carta de disminuir inversiones, la base está demasiado raquítica. La acción podría ser contraproducente de cara a la producción.

Esta ha bajado 10% en los últimos 12 años. Para extraer el petróleo de los otrora generosos yacimientos de Cantarell en la Sonda de Campeche, se requiere inyectarles nitrógeno.

La tormenta perfecta sobre Pemex.

Balance general. Adjudicados ya la mayoría de los contratos de la megalicitación para compra consolidada de medicamentos e insumos para el sector salud, la gran tajada apunta a tres empresas distribuidoras: Fármacos Especializados de José Antonio Pérez; Dimasa, filial de Laboratorios Pisa de Carlos Álvarez Bermejillo, y Farmacéutica Maypo de Carlos Arenas.

Hasta hoy los contratos suman 37 mil 513 millones de pesos, de los 48 mil previstos.

Las tres firmas se llevan 59%.

De éste, la primera obtuvo el 31; la segunda el 17 y la tercera el 11.

El compromiso de las empresas es abastecer a nivel nacional al IMSS, ISSSTE, hospitales de la Secretaria de la Defensa y Marina; Institutos de la Secretaria de Salud y 18 estructuras para el Seguro Popular de otras tantas entidades federativas.

Axtel-Alestra ya. Cumplidas las condiciones impuestas por la Comisión Federal de Competencia Económica, la semana pasada la Comisión Nacional Bancaria y de Valores le dio luz verde a la fusión de las empresas de telecomunicaciones Axtel y Alestra, subsistiendo la primera. La vela en el entierro del organismo de supervisión apunta a que se permitió a las fusionantes no realizar una oferta pública para redimir las emisiones de deuda de las firmas, por más que Axtel obtuvo un crédito de 750 millones de dólares para garantizar el pago.

Los papeles vencen este año, 2017 y el 2020.

Anteriormente la asamblea de accionistas de la empresa encabezada por Tomas Milmo habían aprobado la operación.

Mediante ésta, Axtel se convierte en subsidiaria de una controladora denominada Alfa, de la que tendrá 51% del capital.

Amparos en el limbo. Colocadas en la mesa 5 mil 500 solicitudes de amparo de causantes de Coahuila contra los impuestos locales que implantó el gobierno para evitar el colapso frente a los pagos de la deuda heredada por el hermano del actual gobernador, Humberto Moreira, éstas se mantienen en el limbo.

Como usted sabe, el primer Moreira elevó el débito de la entidad federativa de 808 a 34 mil millones de dólares.

La entidad se quedó esperando una explicación coherente del destino de los recursos, dada la ausencia de obras públicas significativas.

La interrogación se mantuvo en el aire de cara a las acusaciones de falsificación de certificados de autorización de la Secretaría de Hacienda para incrementar el débito, dada la exigencia de los bancos para garantizar éstos con las participaciones federales.

El tiempo, el cansancio, había apagado la hoguera.

Gayosso a Bolsa. Adquirida hace un lustro por el fondo estadounidense de capital Advent, el Grupo Gayosso prepara su incursión en la Bolsa Mexicana de Valores.

Su primera emisión alcanzará una recaudación de 150 millones de dólares.

La firma tiene más de un siglo de presencia en México.

[email protected]

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios