Suscríbete

Televisa va por Telmex

Alberto Barranco

Librada la posibilidad de ser declarada dominante en el mercado de televisión restringida, Televisa tiene luz verde para entrar al verdadero negocio con sus filiales convertidas en ofertadoras de servicios de banda ancha, es decir ubicarlas en el triple play

En el todas para uno y uno para todas, la firma de Emilio Azcárraga Jean reforzaría su empresa estelar del ramo, Izzi, que acaba de relanzar a todo decibeles.

La firma, pian pianito, le podrá hablar de tú a América Móvil y a AT&T, en un escenario en que la competencia se ha reducido al mínimo.

Como usted sabe, la multinacional de los Estados Unidos, se engulló a Iusacell y a Nextel, colocándose como la segunda firma del mercado.

Y aunque subsiste aún la posibilidad de la Telefónica México, es evidente que sin una alianza de peso podría naufragar en los próximos meses.

Y aunque Axtel, con una oferta incipiente de triple play, se alió a Alestra, el resultante está en espera de una oferta que la integre a un grupo de mayor calibre.

Izzi surgió tras la venta de Televisa de la mitad del capital que tenía en Iusacell, como su nueva carta para seguir en la pelea contra América Móvil, por más que en realidad se trataba del relanzamiento de su oferta vía Cablevisión.

Aunque algunas de las filiales de Televisa ya ofrecen servicios de triple play —video, datos y banda ancha—, la oferta es aún incipiente.

De haberse planteado en sentido inverso la resolución del Ifetel la empresa habría tenido problemas para extender sus servicios, por más que está en vía una nueva investigación de la instancia que podría concluir con una declaratoria de dominancia… en algunos mercados regionales.

La forma en que concluyó el procedimiento previsto en la reforma de Telecomunicaciones resultó sorpresiva, dado que el pleno de comisionados soslayó dos dictámenes previos realizados por unidades del organismo.

Estamos hablando de la de investigación y la de competencia, que surgió tras otorgarle la ley al Instituto facultades que tenía la Comisión Federal de Competencia Económica, constriñéndolas estrictamente al terreno de las telecomunicaciones.

De acuerdo a la primera, la empresa hegemónica en televisión abierta tiene poder sustancial de mercado en el 86% de los municipios del país.

A contrapelo de ello, se determinó que Televisa no tenía capacidad para imponer tarifas ni para impedir la presencia de nuevos competidores, argumentándose que sus rivales en el mercado habían crecido entre el 2013 y el 2015.

El ejemplo habla de un raquítico incremento en la clientela de Dish y Megacable.

Bajo esta óptica Televisa puede seguir creciendo sin límite alguno, pese a la posibilidad de que pudiera adoptar estrategias agresivas que desplacen a la competencia existente y por surgir.

¿Se acuerda cuando Televisa se alió con Teléfonos de México en Cablevisión? Bien, pues la posibilidad apuntaba justo a crear la semilla para el escenario en puerta: Triple play.

Los socios se volvieron rivales.

Balance general. Alargada su gestión, que finalizaba en mayo, aduciendo la necesidad de mantener la interlocución con el Congreso de cara a la posibilidad de reversa en algunos capítulos de la reforma fiscal, el presidente del Consejo Coordinador Empresarial, Gerardo Gutiérrez Candiani enfrenta un entrampamiento en el proceso de sucesión.

Su gallo, el presidente de la Coparmex, Juan Pablo Castañón, no reúne los votos suficientes para un relevo terso.

La posibilidad exige la unanimidad de votos de los siete organismos que integran la cúpula de cúpulas, es decir Concamín, Concanaco, banqueros, aseguradoras, empresarios del campo, hombres (y mujeres) de negocios y la propia Coparmex.

Castañón solo conjuga cuatro votos.

En el escenario surgió la posibilidad del presidente del Consejo Nacional Agropecuario, Benjamin Grayeb, quien tampoco alcanza la unanimidad.

La alternativa habla de un “caballo negro” o tercero en discordia, que según algunos podría ser el presidente de Canacintra y vicepresidente de Concamín, Rodrigo Alpizar.

El problema será lograr la bendición del poderoso Consejo Mexicano de Negocios que encabeza Alejandro Ramírez de Cinépolis.

Lo que sigue. Será a finales de noviembre, una vez redactado el paquete de acuerdos en forma de capítulos específicos: Reglas de origen, solución de controversias, inversión, derechos de propiedad intelectual, compras de gobierno… cuando los 12 países signantes firmen el documento final que le dará pauta al Acuerdo Transpacífico de Asociación Económica.

En el caso de México, el documento final deberá ser enviado al Senado para su aprobación bajo el marco de Ley Suprema, es decir la negociación se coloca por encima de los ordenamientos en vigor.

Bajo el escenario en que se pactó, aunque en México no existe la figura del Fast Track o vía rápida, que impide a los legisladores hacer modificaciones al documento, la tarea de los senadores será solo decir sí o no.

La negociación agotó 21 rondas, la mayoría a nivel de ministros de Comercio o de Economía.

Más protección. Aunque el anuncio original hablaba de afectar a 89 fracciones arancelarias con el incremento de 15% a los aranceles por importaciones de acero procedentes de países con los que México no ha firmado Tratados de Libre Comercio, finalmente el monto se elevó a 97.

De acuerdo al Decreto publicado en el Diario Oficial la medida se tomó ante la evidencia de competencia desleal en el flujo del metal.

Como usted sabe, la nueva carga solo estará vigente seis meses.

Otro desdén. Mejorada de inmediato la apuesta de la empresa belga-brasileña AB-InBev en cuatro mil millones de dólares, saltando de 100 mil, la cervecera estadounidense SABMiller mantuvo intacto el rechazo.

La paradoja del caso es que el precio representa 44% más allá de la cotización por acción de la firma en los mercados bursátiles.

Pareciera, pues, misión imposible un nuevo revire.

Ficrea sigue. Aun bajo concurso mercantil, cuya finalidad es ubicar una masa crítica de bienes susceptibles de subasta para plantear las posibilidades reales de resarcimiento a los defraudados, algunas de las sucursales de la financiera popular Ficrea seguirán abiertas al público.

Se trata, simplemente, de mantener ventanillas abiertas para quienes solicitan su finiquito. El monto máximo, como usted sabe, es de 420 mil pesos.

De acuerdo al cálculo de los expertos, los bienes de la intermediaria sumarían 627 millones, en tanto el débito alcanza cinco mil 500.

[email protected]

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios