Suscríbete

Jugando a la caja china (por culpa de Trump)

Alejandro Aguirre Guerrero

Se cree que para desviar un poco la atención del increíble resultado a favor de Donald Trump, la Presidencia de México echará a andar algún tema relevante que interese a la opinión pública, y permita, al menos por unos días, contar con un "descanso" mental ciudadano; la dichosa "caja china", pues.

De ser cierta esta hipótesis, hay algunos anzuelos de buen peso que podrían ocupar espacio en medios de comunicación, y por ende, convertir la preocupación sobre la caída de la moneda mexicana y la elección estadunidense, en "morbo" hacia un tema de corte nacional. 

La captura de Javier Duarte o Guillermo Padrés podrían funcionar, en ese orden de importancia. La aprehensión de uno, o los dos prófugos de la justicia, en distintos momentos (pues juntos se vería muy sospechoso), ocuparían sin duda y de inmediato, el dichoso "top of mind" mexicano de corto plazo. No más de una semana ó 15 días, pero lo harían. 

De ser cierta la tan manoseada teoría "tapadera" en cualquier país del mundo, pero de uso predilecto en México, la utilización del enemigo público número uno en la actualidad, Javier Duarte de Ochoa, ayudaría a "cajachinear" la justificada angustia por el descenso del peso y la victoria de Trump.

Además de Javier Duarte o Guillermo Padrés, también funcionaría algún eventual descubrimiento delincuencial de Roberto Borge, el único de los 3 malosos deliberadamente dejado para el final, pero tan presunto "caco" como el de Veracruz o Chihuahua. 

Sea o no cierta la idea de pretender desviar en breve la atención de los mexicanos sobre el caso "Trump", la verdad de las cosas es que elementos para hacerlo sobrarían en este México que vivimos. Incluso podrían soportar un nuevo "Casa Blanca" con tal de salvar, por un par de semanas, la crisis mediática de la votación gringa. 

Javier Duarte huyó en menos de media hora. Es correcto. Se me informa que al cordobés no le tomó, después de enterarse de su orden de aprehensión y hasta que se subió al helicóptero, más de 25 minutos, de los cuales, sólo 5 empleó para moverse de Casa de Campo al Aeropuerto de El Lencero, donde la aeronave hacia Coatzacoalcos lo esperaba, con motor encendido. 

[email protected]

@aaguirre_g

 www.alejandroaguirre.com.mx

 

Guardando favorito...

Comentarios