Importancia de la Constitución a 100 años de su vigencia

Sus disposiciones marcan las directrices que una nación se ha trazado para alcanzar el fin de toda organización social: el bien común.

Por JOSÉ DE JESÚS SANTANA GARCÍA

La Constitución Política es el documento jurídico-político más importante de toda nación. Es la norma jurídica que regula las relaciones entre los particulares, las de los particulares con las autoridades y las de las autoridades entre sí.

Sus disposiciones marcan las directrices que una nación se ha trazado para alcanzar el fin de toda organización social: el bien común.

Así de esencial y trascendente es nuestra Constitución que, en sus 136 artículos, ha trazado el camino de nuestra nación. Por ello, es importante mencionar su relevancia en los 100 años de su existencia (se cumplirán el 5 de febrero de 2017) en los rubros siguientes:

Estabilidad social.- Ha generado y conservado un ambiente propicio para que los mexicanos dirimamos nuestras diferencias de forma ordenada y pacífica. Salvo el periodo de inestabilidad en sus inicios (1917-1929) y el levantamiento zapatista (1994), no se han registrado guerras civiles ni levantamientos o asonadas. Hemos transitado por un sistema que, con sus imprecisiones, ha sido capaz de propiciar que resolvamos nuestras diferencias a través de las leyes y las instituciones.

Desarrollo económico.- De 1917 a la fecha, el progreso en diferentes sectores productivos ha sido exponencial. Nuestra Carta Magna ha establecido las condiciones para que florezca el comercio, a través de garantizar la libertad de asociación, la libertad de comercio y prohibiendo los impuestos estatales a las actividades comerciales. De ser una economía fundamentalmente agrícola, se ha ampliado a una industrial y manufacturera. México es la décimo primera economía más importante del mundo; en América Latina es la segunda más importante (datos del Fondo Monetario Internacional y del Banco de México).

Diversidad cultural.- Desde sus inicios, nuestra nación albergó grupos indígenas distintos entre sí, cuyas diferencias no sólo radicaban en sus costumbres, vestimenta o religión, diferían en lo fundamental: el lenguaje.

Cuando una cultura empieza a perderse, lo primero en desaparecer es su lengua; por ello, la permanencia del idioma autóctono es el mejor indicador de la sobrevivencia cultural de un pueblo.

Nuestra Constitución ha reconocido y protegido nuestra diversidad indígena a través de bases especiales para su regulación. Según el Instituto Nacional de Lenguas Indígenas, en México se hablan 68 lenguas originarias y 374 variantes, lo que nos ubica dentro las diez naciones más ricas en diversidad cultural. Hemos logrado la supervivencia de nuestras culturas ancestrales.

Actividad económico turística.- Se han generado y estimulado las actividades e inversiones en este sector, hemos aprovechado las bellezas naturales, pero también construido y conservado sitios culturales y artísticos. Nuestra Carta Magna ha impulsado esta actividad al prever la participación coordinada, desde el 2003, de los tres niveles de gobierno. Por ello, ocupamos el décimo lugar en el mundo en ser visitados por turistas extranjeros y el primero en América Latina.

Esperanza de vida.- Según datos del Inegi, en México la esperanza de vida ha aumentado considerablemente en los últimos 85 años. En 1930 las personas vivían, en promedio, 34 años; en 1970 este indicador se ubicó en 61; en el 2000 fue de 74 y en 2014 es de casi 76 años. Gracias a que constitucionalmente se protegió el derecho a la salud, con el esfuerzo de las instituciones de salud y las diversas políticas preventivas y de atención, se alcanzó tan considerable logro.

No obstante los aciertos señalados, debemos reconocer que nuestra Constitución ha sido reformada en exceso, lo que nos ha llevado a que contenga diversas inconsistencias, entre las cuales se podrían mencionar las siguientes:

Ha ido perdiendo técnica legislativa. Existen diversas disposiciones que sobrerregulan los temas que tratan. Deja de ser un texto constitucional para convertirse en uno reglamentario. Se puede señalar que sus artículos 27, 28, 41, 73, 107, 116 y 122 contienen, cada uno, más de 2000 palabras.

En el artículo 21, referente a la actuación del Ministerio Público, inadecuadamente se incluyó el Sistema Nacional de Seguridad Pública y sus reglas de actuación.

Por último, es de destacarse la importancia de que el Senado de la República haya establecido una Comisión Especial en la que se realicen estudios y diagnósticos sobre el texto constitucional, a efecto de generar los elementos para que el Constituyente permanente realice, en su caso, los cambios sustantivos necesarios.

Senador por el estado de Aguascalientes

 

Guardando favorito...

Comentarios