Ciudades en transición e investigación universitaria

Eduardo Peñalosa Castro

La sociedad mexicana, similar a lo que ocurre en otros países, está inmersa en una situación de cambios constantes y de transición, donde los valores y premisas del pasado se cuestionan y, en ocasiones, surgen ideas y acciones novedosas que le permiten atender y resolver, así sea parcialmente, algunos de los problemas que la acucian y aquejan.

En ese sentido, la universidad pública debe tener un papel relevante en la formación de profesionales con capacidad para transitar exitosamente en tiempos de cambios e innovación, lo que algunos denominamos sociedad del conocimiento, de transición socio-ecológica o época de la complejidad; pero independientemente del nombre, lo básico es reconocer que los problemas de la sociedad son complejos y requieren atención multidisciplinaria (numerosos aspectos los componen, están entrelazados y se retroalimentan). En la mayoría de los casos, por su magnitud y naturaleza no hay soluciones inmediatas ni absolutas y es aquí donde la investigación que se realiza en las universidades reviste importancia, resulta fundamental para proveer a nuestra sociedad de nuevas visiones y soluciones innovadoras.

La pregunta es ¿cómo hacerlo? Es decir, la investigación científica se ha desarrollado aportando enormes y fantásticos resultados, particularmente en el siglo pasado. No obstante, en el presente se apunta a la producción de inventos y descubrimientos de enorme potencial, pero lamentablemente no los podrá transferir a la sociedad, dado que la vinculación social de resultados es aún débil y, en numerosas ocasiones, no se lleva a cabo con éxito.

En la Unidad Cuajimalpa de la Universidad Autónoma Metropolitana hemos reflexionado sobre esta situación y hace algunos meses pusimos en marcha una iniciativa para explorar cómo promover la investigación multidisciplinaria orientada a problemas relevantes y pertinentes, con la expectativa de que los resultados fueran de calidad, gran impacto y oportunos.

Para ello, convoqué a los Jefes de Departamento, quienes son los responsables de la investigación en la Universidad, y después de meses de análisis y reflexión surgió la idea de crear en la Unidad Cuajimalpa un ente nuevo para realizar investigación multidisciplinaria

La primera tarea que enfrentó este grupo fue decidir en qué tema trabajar, y para ello revisamos las líneas de investigación que se desarrollan en la Unidad en busca de una donde potencialmente pudieran participar la mayoría de los profesores, y así se seleccionó como área central de este esfuerzo “Las ciudades en transición socio-ecológica”, reconociendo que en los espacios urbanos están surgiendo múltiples problemas que requieren ser investigados desde un punto de vista multidisciplinario. Entre ellos están: movilidad, seguridad ciudadana, energía, manejo de los residuos, disponibilidad de agua, etc.; considerando que más del 70% de la población mexicana vive en ciudades y la problemática presente y futura que enfrentará para resolver sus necesidades básicas es muy amplia.

La comunidad de la UAM-Cuajimalpa es relativamente pequeña y cuenta con personal académico de calidad y alta habilitación, que identificó tres temas específicos:

Ciudad y nuevas instituciones ante el cambio climático

Ciudad y nuevas energías

Ciudad y nuevas tecnologías de la información

Posteriormente, la pregunta que se planteó fue ¿qué tipo de organización debería tener este nuevo ente? Para ello, se han organizado dos seminarios donde se ha invitado a especialistas mexicanos y extranjeros de alto nivel a compartir sus experiencias de cómo lo están haciendo en otras instituciones. Como resultado de esta exploración se decidió crear un Laboratorio, sin equipo y sin personal, que fuese un espacio que propiciara la interacción académica y así surgieran ideas y proyectos multidisciplinarios para atender alguno de los problemas mencionados, que fuera un lugar donde los académicos con más experiencia orientaran los esfuerzos de los jóvenes en la organización, y elaboraran de forma conjunta proyectos de investigación de índole multidisciplinaria, denominándolo Laboratorio de las Ciudades en Transición (LABCIT).

La Unidad Cuajimalpa está comprometida en la búsqueda de estos nuevos derroteros para la investigación y estoy seguro de que en un futuro cercano nuestras aportaciones serán de gran calidad, relevancia e impacto para la sociedad mexicana y con estos resultados conoceremos mejor, desde distintos ángulos, a las ciudades como espacios vitales, así como la naturaleza de su transición.

 

Rector de la UAM Cuajimalpa

TEMAS RELACIONADOS

Comentarios