Se encuentra usted aquí

No olvidemos el sida

01/12/2016
02:10
-A +A

Hace 33 años, en 1983, se reportó el primer caso de sida en el país. El mundo apenas comenzaba a oír de esa nueva enfermedad de raro nombre: síndrome de inmunodeficiencia adquirida. El anuncio del actor hollywoodense Rock Hudson, en julio de 1985, de que había contraído el mal, y su muerte, tres meses más tarde, fue el inicio de la toma de conciencia de que se estaba ante una virtual epidemia. A partir de ahí, y durante casi dos décadas, el sida modificó patrones de conducta en la sociedad, el uso de preservativos se extendió, pero al mismo tiempo comenzó un periodo de estigmatización y discriminación hacia la comunidad lésbico gay.

Ya entrado el nuevo siglo, la enfermedad parecía controlada. La aparición de medicamentos (retrovirales) para paliar los efectos, la asimilación de que la forma de contagio no se daba por el simple contacto con una persona enferma ni por vía aérea redujo los casos de discriminación contra quienes la padecían. El tema dejó de aparecer con notoriedad en los medios de comunicación.

Sin embargo, hoy que se conmemora el Día Mundial de la Lucha contra el Sida, EL UNIVERSAL da a conocer que en 2015 se registraron en México 11 mil 785 infectados, un promedio de 32 personas diarias, lo que representa un aumento de 17% respecto al año previo y ocurre luego de dos años en los que la cifra iba en descenso. Esta situación debe encender los focos de alerta a las autoridades de salud, sería imperdonable que 2016 terminara incluso con un nuevo incremento de los casos.

A pesar de que se han derribado varios mitos sobre el sida, aún debe enfatizarse en que actualmente aquella persona que adquiera el Virus de Inmunodeficiencia Humana no necesariamente desarrollará el sida si tiene acceso a un tratamiento oportuno y medicamentos adecuados.

El reto principal para el sistema de salud es la detección. De acuerdo con los datos oficiales, hasta diciembre de 2015 había 126 mil portadores de VIH “con nombre y apellido”, pero se estima que podría haber 70 mil portadores más. Este grupo es el de mayor riesgo, pues pueden estar teniendo relaciones sexuales y seguir transmitiendo el virus. De ahí la importancia de que se realicen la prueba.

Otro dato que debe llamar a una urgente acción es que los mayores aumentos de casos se dan en la población de 15 a 30 años de edad. Parecería que las nuevas generaciones crecen sin tomar conciencia del riesgo del sexo sin protección, y que confían en que contagiarse ya no es forzosamente sinónimo de sida, ni de muerte.

Este día debe servir para recordar a la sociedad que el sida está contenido, pero si se afloja el paso en prevención, todos habremos de lamentarnos en el futuro.

Comentarios

MÁS EN OPINIÓN