Pilotos y empleos precarios

Editorial EL UNIVERSAL

Hace dos semanas Profeco informó que en sólo dos días 2 mil 100 pasajeros fueron afectados por cancelaciones y demoras en los vuelos de Aeroméxico. La aerolínea explicó que la falta de tripulación fue la causa de los retrasos. El sector aéreo no puede darse el lujo de cerrar opciones de vuelo por carecer de personal en este país donde profesionales de otras áreas enfrentan desempleo. La necesidad de que universidades generen personal para la rama aeronáutica es clara.

De acuerdo con datos que ofrece hoy a EL UNIVERSAL el secretario general de la Asociación Sindical de Pilotos Aviadores, en los próximos 15 y 20 años se van a requerir entre 28 mil y 30 mil pilotos en el mundo, pero desde este momento se comienza a dar una fuga de talentos mexicanos hacia países como China y Emiratos Árabes Unidos, donde les ofrecen mejores sueldos.

México carece de opciones de enseñanza pública para formar pilotos aviadores. Cada año egresan solamente unos 400 pilotos en el país, los cuales tuvieron que erogar hasta un millón de pesos para costear su preparación en escuelas privadas.

Aunque detrás de las demoras expuestas por Profeco también está un conflicto laboral, la situación de falta de pilotos debe servir para que la industria se acerque a gobierno y universidades a plantear sus requerimientos de capital humano. La comunicación entre sector privado y el académico es indispensable para conocer en qué areas se está requiriendo personal y en cuáles hay saturación.

Los pilotos explican el origen de la situación actual: a raíz de la epidemia de influenza que vivió el país en 2009, sumada a la crisis financiera global de 2008-2009, en 2010 el sindicato aceptó que la empresa aérea modificara las condiciones contractuales de quienes ingresaran a partir de esa fecha. Ahora, superadas las condiciones adversas, y rebasado también el superávit de personal que significó la desaparición de Mexicana, la situación laboral de los pilotos más jóvenes está en desventaja con el resto del personal, lo que los ha orillado a emigrar.

La industria del transporte aéreo de pasajeros es un reflejo de las características actuales del mercado laboral que se vive en el país. Jóvenes que abandonan las universidades con un futuro laboral incierto y aquellos que encuentran una fuente de empleo lo hacen para descubrir que difícilmente tendrán acceso a protección social y a instrumentos que les garanticen una pensión decorosa cuando llegue el momento del retiro. La alerta que lanzan pilotos aviadores se convierte sólo en una señal más de la precarización del empleo, que urge revertir con la voluntad conjunta de gobierno y empleadores.

TEMAS RELACIONADOS

Comentarios