Drogas: se desmorona el muro

Editorial EL UNIVERSAL

La guerra contra las drogas pierde partidarios en el mundo. Ayer el pleno de las Naciones Unidas emitió una resolución en la cual pide a sus países miembros privilegiar la intervención social por encima del empleo de la fuerza. La declaración es parte de un cambio previo, el reflejo de una tendencia que parece imparable en el mundo occidental: la legalización gradual del consumo.

La decisión es relevante porque si bien no genera efectos inmediatos dentro de los países, sí le brinda un respaldo a los políticos que todavía le temen a cambiar el enfoque prohibicionista en lugares conservadores. En México mismo las encuestas no favorecen la despenalización total; sin embargo, crece el público que acepta las posiciones mesuradas como el uso de la marihuana con fines medicinales.

Entre las recomendaciones específicas de la ONU es destacable que se sugiera a las naciones desincentivar el uso de las drogas con base en datos científicos. Debería ser una obviedad, pero dado que las cruzadas contra el consumo de sustancias suelen tener un componente moral, no está de más recordarlo. Sobre todo porque los prejuicios basados en meras creencias son los que han impedido que familias e instituciones ofrezcan información imparcial a los jóvenes sobre los riesgos.

También es importante la recomendación en torno a la “intervención temprana, tratamiento, atención, recuperación, rehabilitación y reinserción social”. Es decir, se insiste en no abandonar ni condenar a quienes por alguna razón han caído en adicción o están en vías de hacerlo. Cuando el Estado ha dejado a su suerte a los consumidores, éstos no tienen otra alternativa que recurrir a los espacios clandestinos, de donde el crimen se alimenta todos los días.

Lo peligroso del narcotráfico no radica tanto en la disponibilidad de la droga en las calles, como sí en la vulnerabilidad de las personas, en especial de niños y jóvenes, de “engancharse” con esas sustancias, cuya producción, venta y distribución es monopolio del crimen organizado.

Una vez que esta resolución ha sido emitida, y respaldada por México, se espera por parte de este país una acción congruente. ¿Qué partido o gobierno impedirá un cambio de fondo en la forma como se aborda el problema de las drogas?

Se dirá que la despenalización existe al menos desde principios de siglo, cuando se dejó de castigar con cárcel (en teoría) la posesión de droga con fines de consumo personal. Sin embargo, en los hechos los avances han tenido que venir por presiones de la sociedad civil.

La resolución que ayer respaldó México es la gran oportunidad de los políticos en este país para tomar la iniciativa.

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios