Influenza, ¿para alarmarse?

Editorial EL UNIVERSAL

En materia de enfermedades, la situación puede cambiar en muy corto tiempo: a principios de diciembre la entonces secretaria de Salud, Mercedes Juan, informaba que no había datos importantes sobre influenza, “sólo seis o siete” casos y que el reporte era menor a la misma fecha del año anterior. Ahora, poco más de dos meses después, se da a conocer que la incidencia se ha triplicado. En la semana del 1 al 7 de febrero se registraron 108 casos en 2015, mientras en el mismo lapso de 2016 fueron 396 los afectados.

¿Son esos números motivo para alarmarse? Las autoridades de Salud refieren que no están fuera de control ni arriba de lo esperado, sin embargo el salto sorprende, principalmente porque a raíz de la experiencia de 2009, en cada temporada invernal se realiza una amplia campaña de prevención y vacunación. ¿En esta ocasión se bajó la guardia en la tarea preventiva? Por lo pronto la Secretaría de Salud pidió a los servicios médicos de todo el país reforzar la vigilancia. Aunque se diga que las cifras no son motivo de alarma, las medidas de prevención deben difundirse de manera constante.

Hasta cierto punto es normal que haya un repunte de casos en la temporada de invierno, pero el objetivo debe ser que no se registre ninguna muerte; desafortunadamente ya van 53 decesos en estas fechas en todo el país. ¿Qué sucedió para que medio centenar de mexicanos perdiera la vida ante una enfermedad con la que supuestamente estamos familiarizados? Los médicos ya tienen la indicación de que ante la sospecha de influenza el tratamiento con oseltamivir debe iniciarse sin esperar el resultado de laboratorio. El abasto oportuno del medicamento en todos los rincones del país debe ser una medida urgente. Se asegura que hay dotaciones suficientes en todos los hospitales federales, pero en farmacias privadas se reconoce que hay inexistencia del producto.

En esta época la influenza ya no es el único motivo de preocupación en materia sanitaria. En 2015 el chikungunya generó miles de personas literalmente inmovilizadas —debido a la afectación en coyunturas— y en las últimas semanas los casos de zika van también al alza, principalmente en Chiapas y Oaxaca.

La influenza trae recuerdos no gratos para todo el país; hace siete años las actividades se paralizaron debido a la expansión de la enfermedad en todos los estados. Sería un mal precedente que por creer que se conoce mucho sobre el mal, cómo prevenirlo y tratarlo, haya un repunte de graves consideraciones. La autoridad está muy a tiempo de que el tema no se le salga de control.

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios