Salario Mínimo, debatiendo ideas del pasado

Claudia Regil

Aumentar el salario mínimo por decreto no es una medida realmente funcional para lograr que la gente tenga mayor poder adquisitivo. Con una inflación de 6.17% (la más alta en 8 años), los mexicanos difícilmente tenemos condiciones de crecimiento para generar mayor riqueza.

¿Por qué tenemos bajos salarios? No es porque el gobierno así lo decida o porque el sector privado no quiera ofrecer mejores salarios. Los salarios son el resultado de nuestra productividad y esta va ligada a las condiciones generadas por las leyes que el gobierno decide, la poca flexibilidad, las barreras en el proceso de mercado, la falta de innovación y la muy mala relación entre mercado laboral y sistema educativo, entre otras.

Una vez más se ha puesto en el debate aumentar por decreto el salario mínimo. Es una medida que se escucha positiva y sin duda sumamente popular ¿quién no quiere ganar más? Pero la forma no es la correcta, lo podemos ver en los países más prósperos como son Singapur o Hong Kong, ellos no tienen salario mínimo, la gente gana de acuerdo a lo que produce.

En un sistema que respete y garantice la libertad económica, no es necesario que se debata el salario mínimo, pues la misma gente tiene las condiciones para vivir mejor, para crecer y poder desarrollarse. En cambio, en un país como el nuestro, en el que desde la Constitución, el gobierno tiene las facultades para intervenir sistemáticamente en la actividad económica, tenemos este tipo de debates que lo único que generan es distorsión para entender cómo funciona realmente la economía, menos libertad para quienes emplean y a la larga más pobreza.

¿Por qué no mejor debatimos el tema de impuestos? ¿Y si en lugar de pensar en aumentar el salario, pensamos en dejar más dinero en manos de la gente que trabaja para que puedan gastarlo, ahorrarlo o invertirlo como más les convenga? Esto sí que incrementaría el poder adquisitivo de los trabajadores. El gobierno buscaría nuevas formas para tener un gasto mucho más responsable y eficiente que le permitiera cumplir con sus funciones básicas y dejar en manos de los ciudadanos las demás decisiones de su vida.

Cuando por decreto se incrementa un salario, algunos emprendedores, pequeños y medianos negocios, se ven obligados en recortar el número de empleos que generan, ya que siguen produciendo lo mismo teniendo que pagar más. El enfoque debe estar en cómo ser más productivos. Analizar cómo se pueden disminuir los costos de transacción que son causados por el exceso de regulaciones, el número de tramites para emprender que sólo provocan menor crecimiento económico. Mejor debatamos sobre las condiciones de seguridad que el Estado debe garantizar para atraer mayor inversión y así que la iniciativa privada pueda generar mejores empleos con mayor remuneración.

¿Qué medidas burocráticas se deben quitar para que México crezca y los ciudadanos vivamos mejor? Y así podemos tener más oportunidades, ¿por qué tenemos un sistema de privilegios que beneficia a unos cuantos y no favorece el mérito? ¿Cuáles son los impedimentos políticos que han causado tanta pobreza en un país tan rico?

¿Cómo podemos agregar mayor valor a lo que estamos produciendo en México? Necesitamos ser más creativos, utilizar nuevas herramientas para crecer y esto es lo que verdaderamente aumentará los salarios, no un decreto que se decida en el gobierno. No algo que decidan unos cuantos que no están involucrados día a día en el proceso de mercado, conociendo profundamente a cada sector.

Mayor libertad permite tener mejores salarios, en eso debemos enfocar el debate y no en una medida populista que lo único que provocará será tener menos empleos, ningún aumento en los niveles de productividad y mayor pobreza.

Coordinadora general del Observatorio Elegir

@ObsElegir

Guardando favorito...

Comentarios