Crimen silencia las guitarras de Paracho

Grupos criminales han alejado al turismo del municipio famoso por fabricar guitarras y otros productos con madera, pero ante las pérdidas y la migración, los artesanos salen a vender a otras localidades y organizan eventos para atraer visitantes. Piden apoyo de las autoridades

La violencia en Michoacán tira artesanía de Paracho
El corredor artesanal de Paracho, Michoacán, tiene todos los servicios, pero no hay turistas. Algunos artesanos persisten y abren sus locales, otros han migrado. Foto: Carlos Arrieta/EL UNIVERSAL
Cultura 24/05/2022 04:59 Carlos Arrieta / Corresponsal Actualizada 06:04
Guardando favorito...

Paracho, Michoacán. —La violencia generada por la disputa entre grupos antagónicos del crimen organizado desplomó, de tres años a la fecha, entre 70% y 80% la producción de artesanías en el municipio de Paracho, en la Meseta Purépecha de Michoacán, el cual se distingue por la fabricación de guitarras y otros instrumentos de cuerda, además del trabajo de torno con madera.

Pero no sólo la producción ha sufrido un impacto salvaje, pues en cuanto a la comercialización, las ventas cayeron en el municipio hasta en 90%, en algunos casos, lo cual ha generado una crisis severa para los artesanos.

Desde hace 45 años, Hermenegildo Silva Cano elabora a mano todo tipo de guitarras. Es uno de los artesanos más respetados y reconocidos en su pueblo, en el estado y el país. Mere Silva, como lo conocen, recuerda que empezó su oficio con la construcción del modelo económico y después comenzó con las de cedro, nogal, hasta llegar a la confección de guitarras de rosa de la India.

También lee: “Hay que sobrevivir a la tragedia colectiva”, dice poeta María del Carmen Velasco

Después elaboró instrumentos finos con madera de maple, arce y de todo tipo, entre ellas, la guitarra popular, de estudio, clásica y de concierto. Hacerlo, dice Mere, es su pasión; más que su oficio. Por ello narra con tristeza cómo la violencia que se vive alrededor de su municipio ha golpeado también la artesanía.

“Desgraciadamente el crimen organizado acabó casi en 80% con el turismo y ahorita tenemos que salir a vender a otras ciudades”, cuenta el artesano que asegura que desde hace 10 años la violencia empezó a golpear el sector artesanal y desde casi tres años ha sido más intenso.

“El crimen organizado se adueñó, no de Paracho, pero sí del alrededor. La imagen que se percibe es que aquí hay mucha violencia y los clientes que tenemos deciden ya no venir”, afirma el artesano, quien considera que la violencia no es un problema solamente de autoridades estatales ni municipales, sino que es algo que va más allá.

Mere Silva refiere que hace mucho tiempo, un ingeniero de Guadalajara le adelantó que la situación del crimen organizado en Michoacán iba a estar igual o peor que en Colombia, “Me dijo: ‘la mafia es la que va a quitar y poner gobernantes’, entonces, estoy viendo que es así”, lamenta el artesano de Paracho, que es la Capital Mundial de la Guitarra.

Cuenta que antes, los criminales eran gente de afuera y eran quienes los robaban o extorsionaban, “Desgraciadamente esa gente emigró y dejó las células aquí y a su gente: un sobrino, un hijo, un hermano, un primo o hasta un jovencito ya están metido en esas cosas”, señala.

Afirma que la inseguridad no es un flagelo que acabará pronto, por lo que no ve cercana una solución a la violencia. El artesano calcula que en Paracho, cerca de 30% de los talleres familiares de madera, de torno o de otro tipo de artesanías han cerrado.

Responsabiliza en gran parte a la violencia, a los bloqueos carreteros, vehículos incendiados y ataques armados perpetrados en la región por el crimen organizado. “Veo con mucha tristeza cómo gente de todas las edades, principalmente jóvenes y que son artesanos, se ven obligados a emigrar. Pero ¿qué más se puede hacer? No sé si haya solución; no sé si le falte visión al gobierno federal, no sé cuál sea la cuestión, pero mucha gente está emigrando”, afirma el artesano de guitarras con 45 años en ese arte.

a56-30_139056952.jpg
Hermenegildo Silva, quien es reconocido por la elaboración de sus guitarras, no vislumbra una pronta solución al tema de la inseguridad.

Pocas opciones

Para Gerardo Valencia Hernández, presidente de la Unión de Artesanos de Paracho, “la violencia donde quiera está ahorita y a todos nos afecta”. Lo dice con certeza, el turismo, principal consumidor de las finas artesanías, ha dejado de visitar el municipio porque siempre está el temor de la violencia en todos lados.

“Aquí está el corredor artesanal, que no se abre todo, porque no viene turismo y hay muchos que ya no han salido a vender por lo mismo que ya no hay seguridad”, describe Valencia, quien es fabricante de utensilios de cocina y otros artículos de madera hechos a mano.

Valencia, quien inició en el oficio del torno desde los 14 años de edad y ya lleva 50 como artesano, explica que del total de producción en los talleres, sólo han logrado comercializar en ocasiones, entre 10% y 20%; el resto de las artesanías las han tenido que ir a vender a otros municipios o ciudades del país, aunque eso les implica un gasto adicional y otro golpe a sus bolsillos.

Valencia Hernández asegura que a raíz del cierre de talleres familiares, por la violencia, hay artesanos que no tienen dinero para costear el sueño americano, por lo que quienes han quedado desempleados han optado por migrar a los campos de berries o a las huertas de aguacate, de municipios aledaños.

Gerardo Valencia destaca que ante ese desplome de producción y ventas, todos los artesanos se han unido y apoyado; sin embargo, sus recursos no han sido suficientes. “Pedimos a las autoridades que haya más seguridad para que pueda venir el turismo. Que organicen eventos masivos para que uno pueda ofrecerles algo a los turistas”.

Agrega: “mientras, nosotros seguiremos saliendo a ofrecer nuestras piezas y buscando vender por Internet, no podemos tener almacenada la producción”.

a56-20_139056832.jpg
Gerardo Valencia, fabricante de artículos de madera hechos a mano; ir a vender a otros municipios implica otro golpe a sus bolsillos.

También lee: Fallece el dramaturgo mexicano Luis Enrique Gutiérrez Ortiz Monasterio

Cierran negocios

El corredor artesanal de Paracho, Michoacán se encuentra en pleno centro de la cabecera municipal. El complejo cuenta con todos los servicios, pero no hay turistas nacionales o extranjeros.

Contados son los locales que permanecen abiertos. Ya no hay talleres que, como antaño, se mantengan abiertos para exhibir sus habilidades ante los turistas, y la mayor parte de los establecimientos están desocupados.

Desde un rincón del desértico complejo se escuchan los acordes que salen de las tripas de una fina guitarra tocada por uno de los fabricantes, quien está rodeado solo de otros instrumentos.

El patio y otras áreas del complejo también lucen abandonados. Tres artesanas muestran euforia al ver desde sus locales a dos personas, pero son un funcionario municipal y un reportero.

Donato Vicente Rangel, director de Cultura y Turismo del ayuntamiento de Paracho, asegura que 40% de la población se dedica a la guitarrería. “Algunos en la construcción de la guitarra; otros trabajan en fábricas donde hacen la maquinaria o la cuerda y hay gente que se dedica solamente a barnizar”.

Otros más, asegura el funcionario, son especialistas en lijar, en hacer fundas; pero no específicamente todos se dedican a la laudería, refiere Rangel, quien informa que su segundo producto artesanal más fuerte es lo que se elabora en el torno.

Indica que aunque no en porcentajes tan grandes, en Ahuirán, localidad que está situada también en el municipio de Paracho, hay negocios de rebozos finos, de pluma o de seda, que son otro tipo de artesanías.

Agrega que otra producción textil artesanal muy fuerte en el municipio está en Aranza, donde desarrollan la técnica elevada de Patacua; ambas son realizadas con telar de cintura.

Rangel destaca que, al igual que la elaboración de la guitarra, la manera artística que tienen los bordados de Ahuirán y de Aranza, que son muy finos, los hacen piezas muy características de la región y que sean muy apreciados por el turismo.

Donato Vicente enfatiza que la violencia es un tema en el que coinciden todos los sectores de la población y no nada más los artesanos. Reitera que la violencia en esta región se padece más en las carreteras, por lo que los turistas y clientes ya no viajan a esos puntos, porque es una zona muy insegura.

“Estar en Paracho es muy seguro. Somos un municipio muy noble. Sin embargo, estamos en medio de dos de las ciudades más violentas y peligrosas del país, Zamora y Uruapan”, señala Donato Vicente.

El director de Cultura y Turismo de Paracho coincide con Mere Silva en que no se avizora una solución al problema de la delincuencia, que por supuesto no es exclusivo de la región, sino de todo el estado y de todo el país.

“Ya estamos buscando la manera de sobreponernos a eso. Haremos el Festival Internacional de Guitarra, del 6 al 11 de agosto y, el de Globos de Cantoya”, asegura el funcionario, que a través de estas festividades buscan reactivar el turismo y la economía del municipio.

Por desgracia, en Paracho no hay operativos especiales, ya que los despliegues se perciben más en los municipios colindantes, donde grupos criminales antagónicos se pelean el territorio.

Además, hasta el momento no existe un censo en Michoacán sobre el número de artesanos, talleres y derrama económica que representa la actividad artesanal ni mucho menos las pérdidas que ha traído consigo la violencia.

Las autoridades estatales aseguran que ya iniciaron un censo en ese sentido y confían tenerlo lo más pronto posible, pero hasta ahora en Paracho y en todo Michoacán todo está a la baja en turismo, en producción artesanal y en la venta de artesanías que aún gozan de gran reconocimiento a nivel mundial.

HERMENEGILDO SILVA CANO
Artesano 
“Veo con mucha tristeza cómo gente de todas las edades, principalmente jóvenes y que son artesanos, se ven obligados a emigrar”

Gerardo Valencia 
Unión de Artesanos de Paracho
“Pedimos a las autoridades que haya más seguridad para que pueda venir el turismo. Que hagan eventos masivos y uno pueda ofrecer a los turistas”

Donato Vicente Rangel
Director de Cultura y Turismo 
“Paracho es muy seguro, un municipio muy noble. Pero estamos entre dos de las ciudades más violentas y peligrosas: Zamora y Uruapan”

40% DE LA POBLACIÓN de Paracho se dedica a la guitarrería

90% DE LAS VENTAS de artesanías cayó en los últimos tres años. En el caso de la producción, el estimado es del 80%.
 

Suscríbete aquí para recibir directo en tu correo nuestras newsletters sobre noticias del día, opinión, planes para el fin de semana, Qatar 2022 y muchas opciones más.

Comentarios