En México, Sexto Piso revoluciona la forma de editar

Cultura 04/04/2018 00:20 Yanet Aguilar Sosa Actualizada 05:13

Un pequeño equipo da vida a la editorial que celebra 15 años y que ahora busca un nuevo modelo financiero que sostenga su cada vez más amplio catálogo

[email protected]

Sexto Piso es una editorial sui generis. En su casa de París 35-A, en el barrio Del Carmen, en Coyoacán, no hay diseñadores trabajando afanosos en los esquemas de los libros que saldrán en cada una de las seis colecciones que tiene; tampoco un gran equipo de personas diseñando estrategias de marketing, colocación o distribución de los títulos, ni suenan enloquecidos los teléfonos de la oficina ni los celulares ni hay montones de libros ni grandes libreros de exhibición ni cajas apiladas con las novedades.

En esa casa alargada que apenas tiene unos cuatro metros de ancho por al menos 20 metros de fondo, cuyas oficinas se distribuyen en dos plantas y tiene un tercer nivel con una mini oficina y terraza, se cocinan entre 40 y 50 novedades y entre 10 y 15 reimpresiones al año, que al cabo de 15 años han conformado “un catálogo de 420 y pico títulos”, asegura Diego Rabasa, uno de los editores fundadores de esta empresa singular.

Sexto Piso, la editorial que ha publicado en México la obra de autores desconocidos que se han vuelto imprescindibles para el mercado en español, como Goran Pretovic y Etgar Keret, trabaja con poca gente porque incluso escasean las computadoras. En un día normal está uno de los editores, la jefa de producción, la persona de ventas y la de contabilidad, la chica de marketing digital y la que lleva el contacto con la prensa y organiza las presentaciones de libros, pero no hay casi nadie más.

Diego Rabasa asegura que el reto ahora, tras celebrar modestamente su 15 aniversario de vida, “es lograr un equilibro financiero que nos permita sostener este aparato que sin duda ya no es chico y ya es más bien como mediano”, señala refiriéndose a esta editorial mexicana independiente fundada en 2002 en la Ciudad de México, que tiene una filial en España desde 2005; que distribuye libros de 16 sellos editoriales de España, Argentina, Chile y México; que edita la revista Reporte Sexto Piso, de distribución gratuita en librerías y museos; y que organiza el Diplomado de Edición.

Sexto Piso ya no es una editorial chica sino mediana que en su 15 aniversario tiene el reto de encontrar un modelo financiero y empresarial que soporte a esa fortaleza editorial y un catálogo cada vez más amplio que se distribuye en México, Colombia, Chile, Argentina, Venezuela y España; y que tiene fichados a autores como Etgar Keret, Goran Petrović, Liao Yiwu, Robert Musil, Noam Chomsky, Morris Berman, Claudio Magris y Mircea Cărtărescu, entre muchos más.

En esta editorial que ha revolucionado la forma de editar en México, que no tiene diseñadores ni formadores pues trabaja con un despacho que le hace todo el proceso y conoce las características particulares de cada una de las seis colecciones que edita Sexto Piso, trata de mantener un catalogo con una combinación de autores clásicos con autores contemporáneos sin perder su personalidad e identidad.

“El reto principal de una editorial como la nuestra, ahora, es encontrar la manera de seguir conservando frescura, lo cual sólo se puede lograr con nuevas voces, con nuevos proyectos editoriales, quizás con nuevos géneros que no se han abordado; y consistencia, es decir, seguir trabajando las mismas líneas editoriales y seguirlo haciendo bien”, dice Rabasa.

Proceso de producción. Aunque diseñan los libros fuera, la cocina de cada título se hace en esa casa de dos plantas con jardín, fuente y barda tapiada, una de las cuatro casas alargadas de París 35. En una pequeña oficina donde destacan mecanuscritos guardados en bolsas de plástico trabaja Rebeca Martínez, la encargada de producción de Sexto Piso.