25 | AGO | 2019
Jesse Fernández, el fotógrafo errante que plasmó la latinidad
Foto: EFE/ Antonio Lacerda

Jesse Fernández, el fotógrafo errante que plasmó la latinidad

18/07/2019
15:59
EFE
Río de Janeiro
-A +A
La curaduría estuvo a cargo del español Fernando Castillo

El paisaje urbano y el retrato como elementos que hablan de la latinidad conforman la esencia de la exposición "Errancia y fotografía", una muestra del fallecido fotógrafo Jesse Fernández que llega a Brasil para mostrar como este cubano de origen español ensalzó la esencia de la cotidianidad con su lente.

La muestra estará abierta al público a partir de este jueves y hasta el 21 de septiembre en la sede del Instituto Cervantes de Río de Janeiro, para luego ser exhibida en Sao Paulo y Brasilia.

"Errancia y fotografía es una exposición que tiene identidad y sentido por sí misma", explicó en entrevista a Efe su comisario, el español Fernando Castillo, porque refleja "el nexo de latinidad" de los diferentes países en los que vivió y que visitó Fernández durante su trayectoria.

Cubano de nacimiento pero con identidad española, Jesús Antonio Fernández fue un cosmopolita con alma de artista que comenzó a plasmar su sentir con la pintura para dedicarse luego a transmitir la cotidianidad de la gente en las calles y la esencia del alma en sus retratos.

jesse_fernandez_-_1.jpg
Foto: EFE/ Antonio Lacerda

El fotógrafo, de padres españoles (asturianos), nació en La Habana en 1925, una ciudad que llevó en su corazón pero que, en sus 60 años de vida, nunca amó tan profundamente como a España, como señaló a Efe la francesa France Mazin, su viuda y quien está en Río para coordinar los detalles de la muestra.

Fernández vivió en países tan disímiles como Cuba, Estados Unidos (Nueva York), Colombia (Medellín), España (Toledo y Madrid), Puerto Rico y Francia (París), y viajó por Guatemala, México, Venezuela e Italia, donde registró la mayoría de sus fotografías.

Por eso, Castillo, como comisario de la muestra, decidió estructurar la exposición en módulos, cada uno correspondiente a los lugares donde el fotógrafo vivió o visitó por trabajo, y de los que se exhiben los registros que fueron captados con su mirada sobre lo urbano y los retratos, siempre en blanco y negro y bajo la línea de la hispanidad.

jesse_fernandez_-_curador_-_3.jpg
Fernando Castillo, curador de la exposición del fallecido fotógrafo Jesse Fernández. Foto: EFE/ Antonio Lacerda

La fotografía la descubrió en Colombia, el país que marca el antes y el después de Fernández en su vida profesional.

Allí trabajó al lado de Gabriel García Márquez en una agencia de publicidad en Medellín, cuando el escritor colombiano iniciaba su carrera como periodista y mucho antes de ganar el Premio Nobel de Literatura por "Cien años de soledad".

"Él llegó a Colombia por necesidad. Era pintor y en ese país aprendió fotografía a través de lo que veía en los carretes", aseguró Castillo.

En Colombia, además de Gabo, a quien años después retrató en París mas nunca en su país natal, conoció a otros reconocidos nombres de las letras como Álvaro Mutis y Nicolás Suescún.

Castillo explicó que el fotógrafo cubano-español comenzó con un trabajo muy indigenista en las selvas de Colombia, donde buscó lo exótico, una labor que continuó con menos intensidad en Guatemala y que en México desapareció.

"En México ya era un fotógrafo diferente, un fotógrafo más urbano donde lo exótico, si lo recoge, es porque está presente, pero ya no lo busca", señaló.

Fernández siempre se movilizó en el mundo del arte y de la intelectualidad, donde no solo participó de tertulias interminables, sino que registró a figuras de gran renombre internacional, muchos de ellos, cuando apenas estaban en sus inicios.

jesse_fernandez_-_2.jpg
Foto: EFE/ Antonio Lacerda

Los pintores Jackson Pollock y Salvador Dalí, el artista plástico Marcel Duchamp, el escultor Edgar Negret; los escritores Julio Cortázar, Jorge Luis Borges, Alejo Carpentier, Mario Vargas Llosa, Juan Goytisolo y Jorge Amado, y el cineasta Luis Buñuel, quien fuera uno de sus amigos más cercanos, figuran entre ellos.

Fidel Castro, quien también tiene un capítulo especial en su historia personal y profesional, fue un ícono que brilló y se desvaneció rápidamente en el lente del fotógrafo.

Fernández, quien llegó a ser el fotógrafo oficial del expresidente cubano, abandonó al líder socialista y al país caribeño tras conocer la represión ejercida por la revolución, algo que nunca pudo compartir. una historia que quedó plasmada en "Tres tristes tigres", la novela de Guillermo Cabrera Infante.

La última parada de la muestra está dedicada a Palermo, el lugar donde Fernández realizó un trabajo en las catacumbas de la capital siciliana, que siglos atrás estuvo bajo el dominio español.

La combinación de mundos hispanos y la mirada hacia los elementos culturales comunes, están en esa serie, según Castillo.

"Sus fotografías son casi una pintura donde hay un interés por lo onírico, por lo trascendental, un interés por lo sugerido que está en todas las fotos", indicó.

Tras ser presentada en Brasil, la muestra se exhibirá próximamente en Estados Unidos, en las ciudades de Nueva York, Chicago y Boston. 

nrv

Mantente al día con el boletín de El Universal

Comentarios