Se encuentra usted aquí

Voto de miedo, entre angustias y fábulas rusas

20/01/2018
02:01
-A +A

El mecanismo más eficiente que conoce el sistema político mexicano para mantener el statu quo y la conservación del poder para las élites políticas y económicas dominantes, es el miedo. Como ocurre también en otros sistemas democráticas de todo el planeta, en México el temor de la población y del electorado a cualquier cosa que amenace los intereses del stablishment y de los grupos de poder ha sido explotado en distintas etapas de la historia, con efectos y resultados distintos, según el contexto histórico del momento, pero siempre con un mismo objetivo: infundir en las mayorías ignorantes el miedo a cualquier opción política que ponga en riesgo la supervivencia y el interés de los grupos dominantes.

En la historia reciente del país, el contexto de la guerra fría y el miedo a la expansión soviética en América Latina, fue el argumento para que un presidente como Gustavo Díaz Ordaz utilizara la fuerza bruta de la milicia para sofocar movimientos rupturistas estudiantiles y políticos de los 60 y 70, que en el contexto histórico de rebeliones juveniles en todo el mundo exigían apertura y libertad al cerrado sistema del partido único, junto a una nueva visión generacional de la tradicional y autoritaria sociedad mexicana. El discurso del miedo a los “agentes extranjeros ” fue llevado al extremo de una masacre estudiantil en Tlatelolco, el 2 de octubre de 1968, cuyos ecos y efectos aún resuenan en el México actual de la inacabada transición democrática.

Veinte años después, en 1988, otra ruptura histórica del PRI-sistema y el surgimiento de un Frente Democrático Nacional encabezado por Cuauhtémoc Cárdenas, activó los mecanismos de miedo y manipulación ante la amenaza real a la continuidad del régimen, que se negaba a la alternancia. El control gubernamental de las instituciones electorales y la organización de las elecciones, fue fundamental para que, en medio de la incertidumbre y las sospechas de fraude, el sistema de conteo de los votos “se cayera” y diera paso a la permanencia del PRI, con Carlos Salinas de Gortari, y a que Cuauhtémoc Cárdenas frenara “por responsabilidad”, ha dicho él –otra variante del miedo— una movilización nacional en contra del robo electoral.

El zapatismo y el miedo de fin de siglo. La descomposición y ruptura en el viejo sistema, iniciada en 1988, hizo crisis seis años después al final del salinato. La irrupción del EZLN en Chiapas, que revivía a las guerrillas urbanas y estudiantiles sofocadas violentamente por Díaz Ordaz y Echeverría, ahora con el componente de la reivindicación indigenista, marco el inicio de un periodo turbulento que en 1994 sentó las bases para que el viejo sistema recurriera nuevamente a su mecanismo favorito y eficiente para aferrarse al poder: el miedo de los votantes y de la sociedad.

Al asesinato de Luis Donaldo Colosio, producto de las pugnas internas entre las mafias priístas, siguieron en aquel año una serie de eventos que configuraron el escenario ideal del discurso amedrentador y el freno al cambio y alternancia política. El candidato más gris de su historia, un economista que vomitaba y renegaba de la política, Ernesto Zedillo Ponce de León, ganó la mayor votación histórica del viejo PRI, 17 millones 181 mil 651 sufragios, que en ese entonces representaban casi 51% del padrón total nacional, gracias al “miedo” que se le infundió a la población con la amenaza, del discurso político y de los medios, de que la turbulencia de aquel aciago 94, con guerrilleros encapuchados, Colosio asesinado y toda la incertidumbre y rumores que campeaban, se agravaría todavía más si votaban por un partido distinto.

Paradójicamente el mismo Zedillo, beneficiario del voto del miedo, seis años después y por sus acuerdos secretos con Washington, sepultaría a su partido y al miedo a la alternancia. Para acabar con el dominio de 70 años, Zedillo sólo tuvo que disminuir el otro gran mecanismo de preservación del PRI: la utilización del dinero público para ganar elecciones; eso y el aparato mediático volcado, con la complacencia de Los Pinos, a favor del “fenómeno” dicharachero e irreverente de Vicente Fox, cerraron la pinza zedillista para derribar el miedo histórico y obligar a entregar el poder al partido que a él lo había llevado al poder.

El miedo también es azul. Desde que Fox y el PAN renunciaron a su deber histórico de iniciar el desmantelamiento del viejo régimen priísta y cancelaron iniciativas como la Comisión de la Verdad para investigar y enjuiciar crímenes y corruptelas del viejo régimen, la convivencia “civilizada” entre el panismo y el priísmo resultó en acuerdos que tomarían forma en 2006, cuando la primer presidencia no priísta de la historia decidió recurrir al consabido y universal voto del miedo.

Apoyado en estructuras políticas y económicas del viejo régimen, Fox ideó junto con los empresarios históricamente proclives a la derecha panista, la ya célebre campaña del “Peligro para México”, con la cual, ante el fracaso del desafuero, logró frenar la segunda alternancia hacia el proyecto de Andrés Manuel López Obrador, que había hecho del antiguo gobierno del Distrito Federal la plataforma perfecta para construir la primera opción de izquierda —con todos los asegunes del caso— que podía ganar la Presidencia de la República.

La forma en que los resortes del temor y la angustia funcionaron para amedrentar nuevamente al electorado y evitar la alternancia, son de sobra conocidos y fueron magistralmente complementados por dos hechos también profusamente documentados: la soberbia lopezobradorista, que se creyó inalcanzable con sus míticos 10 puntos de ventaja en las encuestas y rechazó diversos pactos que le habrían garantizado el triunfo, y el aprovechamiento de Felipe Calderón de algunos de esos pactos desdeñados por Andrés Manuel —con Elba Esther Gordillo, gobernadores del PRI y empresarios, entre otros—, que ayudaron a escribir la historia de aquella elección.

Peña, beneficiario e impulsor del miedo. Hoy, en la elección presidencial en marcha, cuando el sistema priísta que regresó al poder en 2012 ve amenazado su proyecto de restauración y preservación del viejo sistema, vuelven los mismos mecanismos de miedo, con distintas variantes y con reminiscencias del pasado.

Peña Nieto y su grupo Atlacomulco llegaron al poder porque muchos electores volvieron a votar por el partido que habían “sacado a patadas de Los Pinos” 12 años antes, no sólo por la propaganda televisiva y mediática que creo un rostro carismático y un fenómeno político; también hubo votantes que, cansados del “desorden y el caos” de la violencia y la sangre que caracterizó las presidencia panistas, creyeron que un regreso del PRI “que sabían como hacerlo”, restablecería la paz y los equilibrios rotos por Fox y Calderón y con los que históricamente funcionaron los cárteles de la droga administrados y controlados por y desde los gobiernos del PRI.

La paradoja, casi seis años después, es que el miedo no terminó con el regreso del PRI a Los Pinos. Por el contrario, este sexenio significa una inestabilidad mayor en la seguridad y la tranquilidad de los mexicanos que, ahora enojados e indignados, seguimos sometidos, asustados y violentados por el crimen organizado, ahora casi en la totalidad de la República.

Con Peña volvieron muchas cosas del viejo sistema, menos la anhelada paz narca. Volvió el ejercicio autoritario que se ha ido apropiando de las instituciones y los pocos avances ciudadanos de la última década; regresaron también los viejos estilos y las formas, junto al discurso anquilosado del más rancio priísmo, además de las prácticas, modernizadas y sofisticadas, pero igual de ilegales y burdas, de transferir recursos de la Hacienda pública a las campañas y candidatos del PRI y el uso electorero de los programas sociales. Pero lo que más retornó con Peña y el PRI este sexenio fue la corrupción histórica del viejo régimen, potenciada y sublevada a niveles generalizados en todas las áreas de gobierno y en proporciones mayúsculas que escandalizan e indignan a un país acostumbrado a vivir en y de la corrupción.

La fábula rusa y otros cuentos de terror. La nueva operación de voto de miedo puesta en marcha por Peña y el PRI tiene el mismo objetivo de esa práctica histórica: retener el poder a toda costa y amedrentar a la apática y desinformada sociedad mexicana, para que no experimente con una alternancia inédita en la Presidencia y no busque un cambio que, dice el discurso oficialista y oficioso, puede resultar regresivo y peligroso.

Como Venezuela, con su tragedia política, social y económica, no alcanzó para amedrentar el voto contra la opción más aventajada en las encuestas —que amenaza con cortar la restauración priísta del poder— el gobierno de Peña Nieto y su partido han abierto ahora una nueva fábula que le cuentan al incauto electorado mexicano, sobre el peligro de votar por López Obrador: la conspiración rusa, desde el Kremlin y con el lobo feroz de Vladimir Putin, que está afilando sus garras sobre México y quiere apoyar la llegada del primer tabasqueño a Los Pinos.

Medios y analistas oficiosos y fantasiosos, junto con voceros del PRI, se han sumado a repetir el cuento de terror de las casacas rusas, que con sus potentes softwares dirigidos desde Moscú han buscado influir en distintos procesos electorales, sobre todo de democracias del mundo desarrollado, en los últimos años.

No hay mayores elementos ni sustento, pero con en las viejas fábulas de Esopo, lo que sí hay es una clara moraleja, que además refuerza y repite el presidente Peña Nieto en sus discursos públicos: “Por estar enojados, no les vaya a pasar que se les nuble la visión y terminen votando por una opción —la lopezobradorista— que los lleve del enojo a la angustia” Y la pregunta obligada en estos cuentos donde los animales hablan y moralizan es: ¿no vivimos ya, además de muy enojados, asustados y amedrentados por la inseguridad y el crimen?, ¿no estamos padeciendo ya la angustia de jugarnos la vida cada vez que salimos a la calle y de sentir que el dinero no alcanza por que la inflación y los precios suben mientras los ingresos no?

Que cada quien vote como quiera y por la opción y la motivación que prefiera, pero que no se deje engañar ni manipular por el discurso oficial y oficioso del poder y algunos medios. Por que es un hecho innegable que el miedo y angustia no son por lo que puede venir, sino que ya son parte de nuestra vivencia colectiva e individual en la era peñista, como para que ahora nos quieran asustar, una vez más, con el petate del muerto.

[email protected]

Salvador García Soto
Autor de la columna “Serpientes y Escaleras”, Salvador García Soto es uno de los periodistas críticos con amplia presencia en los medios impresos y electrónicos de México.