Se encuentra usted aquí

La pasarela que se llevó el temblor

25/09/2017
02:05
-A +A

Días antes del temblor del 19 de septiembre, exactamente el fin de semana anterior, en el CEN del PRI trabajaban a marchas forzadas para dar forma a un mecanismo proselitista con el que buscaban posicionar y promover a sus aspirantes a la Presidencia de la República. Inspirados en la “pasarela de presidenciables” que ideara en 1987 Miguel de la Madrid, el dirigente priísta Enrique Ochoa, con la debida autorización del presidente Peña Nieto, tenía lista una versión actualizada de esa “pasarela” en la que participarían seis “precandidatos” previamente palomeados por Los Pinos: Miguel Ángel Osorio, José Antonio Meade, José Narro Robles, Aurelio Nuño Mayer, y a esos cuatro ya conocidos, se sumaría a Enrique de la Madrid, secretario de Turismo, y a José Calzada, de Agricultura.

Aunque la tragedia del sismo y la emergencia nacional pospusieron el arranque del desfile de presidenciables, programado originalmente para esta semana, la mecánica ya definida consiste en un calendario de reuniones con los tres sectores y las organizaciones priístas de mujeres y jóvenes, en las que cada uno de los 6 presidenciables tendrían oportunidad de dirigir un discurso con sus principales propuestas sociales, económicas y políticas para la conducción del país, en reuniones en las que se buscaría mostrar “el músculo partidista” y generar una “fuerte cobertura mediática” de cada encuentro.

Emilio Gamboa, Arturo Zamora y otros dirigentes del PRI, participaron en el diseño de la “pasarela” que serviría para promover y medir el crecimiento e impacto de cada uno de los aspirantes y también para intentar mejorar el posicionamiento de la marca PRI, actualmente en tercer lugar de las encuestas. El ejercicio duraría varias semanas y se proponía concluirlo en las primeras semanas de noviembre, en vísperas del día 20, cuando se pretende tener una reunión de Consejo Político Nacional al que asistirían los seis aspirantes y en donde se definiría, según se acordó en su pasada Asamblea Nacional, el método de elección del candidato a la Presidencia en 2018.

Por ahora, el mecanismo priísta de promoción de sus presidenciables fue pospuesto “hasta nuevo aviso” y se esperará a que pase la emergencia por el temblor antes de anunciarlo y echarlo a andar. De hecho, varios de los aspirantes del PRI a la Presidencia, han aprovechado sus cargos y funciones en el gabinete para hacerse presentes en las labores de apoyo y auxilio a la población necesitada con lo que, sin decirlo, también el desastre que provocó en cuatro estados del país, sumados a los daños del sismo anterior en Oaxaca y Chiapas, se convirtieron en una “pasarela” natural, en la que Nuño, Osorio, Narro y Meade, se hacen presentes de manera comedida y cumpliendo sus “responsabilidades” en apoyo de la población damnificada.

Veremos cómo salen los aspirantes priístas del gabinete de su actuación en la emergencia por el sismo, y una vez que pase esta fase, vendrá la otra “pasarela de presidenciables del PRI”, ya diseñada y lista, esperando en el cajón de Enrique Ochoa

NOTAS INDISCRETAS…Las denuncias contra el gobierno de Graco Ramírez, por desviar o esconder la ayuda humanitaria que ha llegado a Morelos desde todos los rincones del país y también del extranjero, siguen creciendo. Aunque el gobernador perredista y su esposa Elena Cepeda han negado esas denuncias, que comenzaron en redes sociales con videos de cargamentos en trailers que eran llevados a bodegas repletas de víveres, mientras en poblaciones como Jojutla, Tetela y otros afectados por el sismo la ayuda fluía a cuentagotas, las sospechas de un manejo político o un desvío deliberado de esos apoyos han subido de tono. Ayer fue el obispo de Cuernavaca, Ramón Castro, quien acusó a la administración de Graco de incurrir en el ocultamiento y desvío de camiones con víveres hacia las bodegas del DIF estatal donde se “manipula y condiciona” esos apoyos que reclaman urgentemente en varios municipios de Morelos, especialmente en la zona de Los Altos. Si ya es grave que a un gobierno lo acusen de “lentitud” o “tardanza” en responder a la emergencia de un desastre, más delicado es todavía que lo señalen por “desviar o condicionar” la ayuda a la población. Eso puede desatar otro sismo, pero político y social…Mientras al jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera, le reclaman en redes que no se ha visto mucho en medio de la tragedia que vive la CDMX, en su equipo afirman que “Mancera está volcado de tiempo completo” en la atención de la emergencia y que prácticamente “vive en el C5”, desde donde se coordinan acciones y estrategias de ayuda y rescate a la población afectada. Tal vez lo que ha faltado es ese mensaje o discurso de cercanía, de sensibilidad y de esperanza que los capitalinos querrían escuchar de su Jefe de Gobierno ¿Lo dará? Por lo pronto, Mancera ha dicho que no se irá del cargo, como afirmó en su último informe, “hasta que pase la emergencia” ¿cuándo será eso?..Los dados abren semana con Escalera. Arriba el ánimo.

[email protected]

Salvador García Soto
Autor de la columna “Serpientes y Escaleras”, Salvador García Soto es uno de los periodistas críticos con amplia presencia en los medios impresos y electrónicos de México.

Comentarios