¿Y si no es Meade?

Raúl Rodríguez Cortés

Los priístas saben que la leona ya está por parir. Colmillo e intuición les dicen que no pasan más de doce días para el alumbramiento. Pero se pliegan a la liturgia que sólo oficia su sumo sacerdote. Por eso calman los nervios especulando si el dedo de oro ya apuntó al ungido o si aguantará hasta el 14 de diciembre (plazo legal para registrar precandidatos) o si les tiene preparada una sorpresa.

 

Por lo visto hasta ahora, la sorpresa sería que no fuera Meade. Han sido muchas las señales que favorecen al secretario de Hacienda y que han llevado hacia él la cargada de los búfalos. Cabe un recuento de las más claras:

 

1. El sábado 12 de agosto la Asamblea Nacional del PRI rompió el candado que impedía a un externo, no militante, ser su candidato presidencial. El único entre los suspirantes priístas que no milita en el partido y que tiene un perfil externo, más o menos ciudadano, es José Antonio Meade. La reforma estatutaria tuvo dedicatoria para él. Ingenuo sería pensar lo contrario.

 

2. El jueves 5 de octubre, al acudir a comparecer a la Cámara de Diputados, fue recibido con un prolongado aplauso de toda la bancada priísta y no pocos integrantes de la panista. La cargada de los búfalos iniciaba la estampida. Después de ese día, fue notorio un cambio en la imagen del titular de Hacienda. Cabello mejor recortado, vestimenta más cuidada, contacto con la gente, giras en aviones comerciales.

 

3. El jueves 12 de octubre compareció ante el Senado. Se repitió la dosis de aplausos. Llegó y salió entre abrazos y selfies con senadores tricolores y con los hoy llamados rebeldes del PAN. El petista-morenista Manuel Bartlett, colmilludo, le recomendó no escuchar el canto de las sirenas porque en la liturgia priísta no hay nada definido hasta que el dedo de oro toma la decisión. Y vaya que Bartlett conoce cómo se mueve esto. Él mismo escuchó ese canto, pero De la Madrid se decantó por Carlos Salinas. Igual pasó con Echeverría y Moya Palencia, cuando el ungido resultó ser López Portillo y no el que concitaba todos los apoyos. Y antes, Adolfo Ruiz Cortines destapó a López Mateos, no obstante que ya le había dicho a Gilberto Flores Muñoz que se preparara, por lo que después se justificó: “ni modo compadre, nos chingaron”.

 

4. El 24 de octubre en San Luis Potosí, Claudio X. González, decano de la cúpula empresarial de México, destapó a Meade en la Cumbre de Negocios 2017. Ahí estaba el secretario de Hacienda y grandes capitanes del empresariado. González le dijo: “sin duda puedo decir que aquí está uno de los (candidatos) más fuertes… Pepe Meade nos va a poner la mesa de una manera que va a ser clara de lo que puede ser el gran futuro que tiene nuestro país”.

 

5. El martes 7 de noviembre, en Los Pinos, el presidente Peña Nieto convocó al sector empresarial para asumir compromisos sobre la reconstrucción, tras los sismos de septiembre. Puso a Meade en el centro de ese encuentro, al dejarle la coordinación de los mecanismos de financiamiento para ese fin.

 

6. El miércoles 8 de noviembre, AMLO aconsejó a Osorio Chong que aprovechara su ventaja en las encuestas de aspirantes priístas para buscar la candidatura de otro partido ya que, pronosticó, el candidato del PRI será José Antonio Meade.

 

7. El jueves 9 de noviembre, el Presupuesto 2018 propuesto y cabildeado por el secretario de Hacienda, transitó sin sobresaltos por la Cámara de Diputados.

 

8. El 14 de noviembre circuló fuerte el rumor de que la subsecretaria de Hacienda, Vanesa Rubio se va a la Sedesol. Ella forma parte del primer círculo de Meade. Si se confirma la versión, probablemente este fin de semana, sería una señal más, casi inequívoca.

9. Y como en la cargada de los búfalos no podía faltar el sector obrero del tricolor, el líder de los burócratas, Joel Ayala, destapó ayer al secretario de Hacienda al declarar que es el favorito de los sindicalistas.

 

Por eso le digo que a estas alturas la primera gran sorpresa sería que no fuera Meade el candidato. ¿Y si no lo fuera? Vendría la otra gran sorpresa. ¿Osorio, Nuño, Narro, acaso Videgaray?
 

INSTANTÁNEAS. 1. FECHAS. El 30 de noviembre próximo deja el Banco de México Agustín Carstens. Su relevo se conocerá dos o tres días antes. Si no es Meade, casi se confirmaría su precandidatura presidencial. De ahí que muchos aseguren que el lunes 27 de noviembre será el día D.
 

2. FIRMAS. En la búsqueda de firmas por parte de los aspirantes independientes, Jaime Rodríguez El Bronco parece haber tomado impulso. Ya contabiliza 188 mil 554. Sólo ayer obtuvo cinco mil 892. Se acerca al ritmo diario requerido (sete mil 63) para obtener mas más de 800 mil que necesita. Margarita Zavala también aprieta el paso. Ella contabiliza 150 mil 461. Ayer consiguió cuatro mil 702. Su ritmo diario requerido es de siete mil 460. Los demás aun no toman carrera. Mary Chuy Patricio trae 40 mil 65 y necesita ocho mil 610 diarias; Armando Ríos Piter contabiliza 38 mil 517 y necesita ocho mil 626 diarias; y Pedro Ferriza suma 36 mil 430 y requiere ocho mil 648 diarias.

 

 

TEMAS RELACIONADOS

Comentarios