Se encuentra usted aquí

¿Sabes a dónde vamos?

17/03/2019
00:49
-A +A

Algunos proyectos se estancan, gastan más recursos de los previstos, claudican o se modifican sin razón aparente. En el fondo de esto subsiste una gran incertidumbre. Los miembros de una organización no saben con claridad qué se pretende lograr. Requieren sintonía en pensamiento y acciones.

La alineación consiste en crear tanta claridad en la misión de una institución que impida confusión, desorden y luchas internas.

No basta una declaración bien construida, sólida desde el punto de vista gramatical e incluso fonético. La misión no tiene que “sonar bien”. Tiene que estar perfectamente sustentada en el trabajo que cotidianamente se realiza en ideales reales y metas cuantificables. Para saber en qué y para qué trabajamos necesitamos claridad en las ideas que inspiraron un proyecto y en los objetivos que se pretenden lograr.

La claridad en la misión les permitirá a los líderes de una empresa poder inspirar, informar, motivar, vender y posicionar sus compañías de la manera idónea.

Existen seis preguntas que permiten identificar si estamos alineados en lo que somos y queremos lograr.

1. ¿Por qué existimos? Es el propósito o razón de ser de una empresa. No se limita a un objetivo racional y pragmático. Se requiere una gran dosis de idealismo, de proyectar a todos los colaboradores y miembros del equipo que en el fondo de lo hacen hay algo grande y ambicioso. Es plantear un sueño.

2. ¿Cómo nos comportamos? La enunciación de valores permite definir que distinguirá a una organización. Son dos o tres inherentes a una empresa. Se encuentran en el núcleo de la identidad de una organización, no cambian y no se pueden improvisar.

3. ¿Qué hacemos? Basta con una definición de una sola frase, poco atractiva, que cualquiera pueda entender. Es lo que se podría llamar definición de negocio de una organización. La definición de negocio responde a la pregunta “¿qué?”. Es muy importante que sea clara y directa.

4. ¿Cómo vamos a triunfar? Es definir la estrategia, es decir, el plan de éxito o el conjunto de decisiones intencionales que toma para tener la oportunidad de progresar y diferenciarse de los competidores. Esto significa que cada decisión que se tome de forma intencionada y consistente formará parte de la estrategia global. Se requiere considerar aspectos como el precio, la selección de personal, la ubicación, el marketing, la publicidad, los proveedores, los servicios ofrecidos, las promociones…

5. ¿Qué es lo más importante en este momento? Es determinar el objetivo temático o lo que es más importante en un determinado momento. Implica responder a la pregunta: “Si en los próximos x meses solo pudiéramos conseguir una cosa, ¿cuál sería?”.

6. ¿Qué tiene que hacer cada uno? Conviene que todos los miembros del equipo directivo sepan lo que hacen los demás y están de acuerdo con ello. También debe verificarse si están cubiertas todas las áreas importantes.

Todo esto contribuye a generar claridad en la organización y saber que cada uno de los miembros de la empresa trabaja para un objetivo común. Así se elimina la dispersión de talentos.
 

Rector del Colegio Jurista