Suscríbete

Rayados y Tigres, a explotar nacionalmente

Los equipos más poderosos del país económicamente, los más pasionales y que entienden el futbol como un estilo de vida, están justamente en la final. Rayados y Tigres tienen la incomparable oportunidad de permear esas pasiones a nivel nacional, en donde pocos aprecian su dominio en el futbol mexicano y no les genera interés verlos por la televisión, comprar alguno de sus productos o estar al pendiente de lo que suceda con ellos.

Por primera vez en la historia, se enfrentarán dos equipos de la misma urbe para definir el título, quitando a los de la Ciudad de México. Se acabó el centralismo. Ahora, la hegemonía está en el norte, el dinero también y, sin duda, la mayor pasión por este deporte. Qué bueno que han llegado estos dos equipos, porque merecen atención nacional. Tanto el proyecto de Ricardo Ferretti como el de Antonio Mohamed son una delicia y seguramente veremos una final épica.

Para hacer el balance del campeonato aún es prematuro, pero tal vez hemos visto la peor y menos dramática Liguilla de la historia. El concepto se está desgastando y, si no fuera por los equipos regios... Lo único especial que trajo fue el enfrentamiento final entre los equipos regios.

El uno contra el dos, justicia total para ver a los finalistas el jueves y el domingo. Las nóminas más caras de México y, Rayados, el que menos juega con mexicanos, algo irrelevante al tratarse de una liga profesional, no una de formación como se empeñan los puritanos y patrioteros. Si el reglamento lo permite ¿por qué no hacerlo? Además, se trata de traer jugadores con calidad, como lo han hecho estos dos equipos, porque nadie puede poner en tela de juicio que Gignac, Valencia, Vargas, Guzmán, Sánchez, Funes Mori, Pabón, Hurtado, son la élite de nuestro futbol. Como en España o en Alemania dominan los no nacidos en sus países y nadie se está rompiendo las vestiduras. Por si fuera poco, sus directivas siempre buscan traer refuerzos, porque saben que es la única manera de seguir en la cima.

Una final con obligación para ambos entrenadores. Por un lado, el triste recuerdo rayado en su última serie por el título en casa, cuando Pachuca le ganó de último momento, y de Tigres, que sería impensable que Ferretti pueda perder dos finales consecutivas. Así que veremos mucho más que pasión, dramatismo seguro, porque de no darse entre estos dos equipos, entonces ya nadie lo podría hacer en el futbol mexicano.

Tigres vs. Rayados, el sueño regio se cumplió. Una muestra de cómo invertir correctamente y un ejemplo a los alicaídos y otrora todo poderosos América, Cruz Azul y Chivas, que no han hecho más que pasar ridículos en los pasados seis meses. Por eso, que exploten nacionalmente los regios y que se posicionen en el gusto de los aficionados. Es ahora. No será otro clásico regio, sino la rivalidad que va a trascender a nivel nacional.

Guardando favorito...

Comentarios