Abanica Cofece batazo

Alberto Barranco

En lo que representa lo que en el beisbol implica un “strike”, es decir, abanicar al aire sin la pelota, la Comisión Federal de Competencia Económica tiró la toalla en un proceso en que había llegado ya a la tercera base. Estamos hablando de ausencia de competencia en el mercado de carga ferroviaria

Abierta la indignación en septiembre de 2016 a petición de una representación de usuarios, en marzo del año siguiente la instancia había señalado la existencia de indicios que conformaban el escenario.

Sólo que a la hora de la verdad resultó que siempre no. La exposición de motivos alude a que no había información suficiente.

La pesquiza con el número DC-002-2016, apuntaba a las empresas Kansas City Southern de México, Ferrocarril Mexicano, conocida como Ferromex, y el Ferrocarril del Valle de México.

La acusación concreta apuntaba a presuntos arreglos para equilibrar sus tarifas en materia de interconexión, derecho de paso y de arrastre, con cargo a los usuarios.

Al momento de abrir la indagación la Cofece señalaba que desde la privatización de los troncales en que se dividió para efectos de privatización a los Ferrocarriles Nacionales de México las tarifas se habían incrementado 8.3 veces.

El reto era demostrar que los incrementos se consensuaban para evitar ventajas entre los competidores.

La paradoja del caso es que años antes las empresas en el banquillo se habían acusado mutuamente de imponer tarifas abusivas en los tres segmentos, es decir cuando la ruta de una empresa pasa por la vía del competidor.

El ruido empezó en 2015 cuando la Cámara Nacional de las Industrias del Hierro y el Acero acusó a las empresas Ferromex y Ferrosur, ambas propiedades del Grupo México de Germán Larrea y Kansas City Southern de aplicar tarifas elevadas en su condición de duopolio.

En el marco se envío una iniciativa al Congreso para modificar la regulación ferroviaria a efecto de abrir a la competencia.

Aprobada ésta por la Cámara de Diputados, naufragó en el Senado en medio de una guerra de desplegados y del activismo de un ejército de cabilderos quienes alegaron que el título de concesión por 30 años otorgado bajo el régimen zedillista, les confería exclusividad.

La vigencia se agota en 2022.

La baraja de modificaciones abría la posibilidad de que empresas siderúrgicas cementeras y mineras tuvieran opción de crear su propia firma ferrocarrilera a título de “permisionarias”, en uso de las vías concesionadas por la Secretaría de Comunicaciones y Transportes.

La exposición de motivos hablaba de que el tendido de vías no había crecido desde la época de Porfirio Díaz.

Juntos Kansas City y las firmas de Larrea controlan 72.3% de las vías férreas del país.

En su diagnóstico inicial la Cofece planteaba que la falta competencia se traduce en un sistema ferroviario insuficiente, altas tarifas no asociadas a la oferta de un servicio efectivo y eficiente.

La indagación había molestado a la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, quien en aquellas fechas había creado una Agencia Reguladora de Transporte Ferroviario cuyo objetivo, justo era poner orden en forma integral en el sistema para evitar prácticas anticompetitivas.

Las balas eran de salva. Usted perdone.

Balance general. La fracción parlamentaria del PAN en el Senado acaba de plantear un punto de acuerdo para solicitar a la Secretaría de la Función Pública indagar posibles colusiones entre funcionarios públicos y empresas en el marco de la denuncia del Instituto Mexicano para la Competitividad de que 70% de los contratos públicos se entregan por adquisición directa.

El texto plantea la posibilidad de desvíos o uso indebido de recursos públicos.

En la exposición de motivos se habla que de 2012 al 2017 la Comisión Federal de Electricidad otorgo contratos por adquisición directa por un monto de 424 mil 506 millones de pesos, 19% del total.

De acuerdo a la Ley de Adquisiciones sólo es viable la adjudicación directa cuando se trata de condiciones de seguridad nacional; de emergencia por catástrofes naturales, o cuando sólo exista una firma capaz de cumplir el contrato.

Todos los contratos otorgados a la constructora brasileña Odebrecht fueron por adjudicación directa.

Sigue la danza. De acuerdo a la Concanaco, la denuncia planteada contra su presidente, Enrique Solana Sentíes, y miembros de su directiva por presuntos desvíos de fondos públicos otorgados por el Instituto Nacional del Emprendedor ya fue solventada.

De ser así, se colocaría en entredicho el juez de la causa dada la consistencia de las pruebas planteadas, a las que se agregaron nuevos elementos en una investigación de Televisa.

A la usanza de los gobernadores rapaces el organismo empresarial habría creado empresas fachada o fantasma para desviar los recursos.

La cúpula mercantil celebra el próximo 22, finalmente, su asamblea general ordinaria en la que se elegirá indirectamente al sustituto de Solana.

Limpieza. Ante el caudal de denuncias que se han hecho públicas sobre posibles favoritismos, componendas, tráfico de influencias y simulaciones por parte de las empresas que ofrecen servicios de limpieza en diferentes instancias oficiales, la Secretaría de la Función Publica está armando una serie de expedientes

El escenario llega justo cuando el Instituto Mexicano para Competitividad denunció en su documento de “Índice de Riesgos de Corrupción, en el Sistema Mexicano de Contrataciones Públicas”, que 70% de los contratos se otorgan por adjudicación directa.

El escenario podría incluir a las firmas que operan servicios de fumigación y a jardinería.

Arroz Gourmet

En apoyo a los productores de arroz de Jojutla, Morelos, que resultaron afectados por los temblores del 7 y 19 de septiembre se está haciendo campaña para posicionar el cereal como el gourmet de México.

Aunque en el país se consume un millón 150 mil toneladas al año, el arroz que se produce en Morelos alcanza una cuota de sólo 1%, pese a ser el único con Denominación de Origen.

Esta se emitió en 2012

En Jojutla existen 700 familias que producen el cereal.

Los molinos de la zona certifican su producto terminado.

Grandes riesgos. Quien acaba de ser palomeada para trabajar en el mercado mexicano es la compañía suiza de seguros Swiss Re Solutions cuya novedad será ofrecer pólizas a instancias públicas y privadas contra grandes riesgos.

Estamos hablando de incendios, responsabilidad civil, carga e ingeniería y construcción.

La firma opera en más de 20 países.

 

 

[email protected]

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios