¿Quién nos atenderá en nuestra vejez?

Fernando Quintanar Olguín

El tema de la atención a los adultos mayores crece cada día y se convierte en una fuente de demandas y preguntas que apenas hemos empezado a responder en México. Al desarrollarse las sociedades se presenta un fenómeno llamado envejecimiento poblacional, y se debe a que se ha ampliado la esperanza de vida y a que una buena cantidad de personas jóvenes deciden vivir sin hijos, o por la migración de las personas buscando una vida mejor.

Por esta razón se fueron creando las condiciones que hicieron necesario que se desarrollara una nueva profesión que se llama gerontología que cada vez se enseña en más universidades, pero cuya figura profesional aún no aparece dentro de los perfiles laborales de los potenciales espacios profesionales a pesar de su importancia actual.

Elie Metchnikoff sociólogo y biólogo ruso propuso en 1903 el concepto de gerontología como campo de estudio del envejecimiento.

La geriatría es una especialidad de la medicina cuyo término fue acuñado por Ignatz Leo Nascher en 1907 y se refiere a enfermedades de ancianos y su tratamiento, por esto se requiere primero ser médico y después geriatra.

La función profesional de los gerontólogos no queda reducida a la atención clínica, que se da de forma individual tal como suelen hacerlo los geriatras. La principal función del psicogerontólogo y gerontólogo social es la de dinamizar entornos, es decir, que debemos trabajar para realizar acciones que lleven a una dinámica del entorno que favorezca la inclusión y la participación de las personas mayores.

Los profesionales de la gerontología cuentan con formación para realizar actividades en administración de servicios gerontológicos, atención a personas mayores en caso de desastre, planeación y desarrollo del tiempo libre, detección y evaluación de necesidades gerontológicas, orientación a responsables y cuidadores de personas mayores, desarrollo de programas para políticas públicas o su aplicación en espacios particulares o comunitarios, evaluación y reconocimiento ambiental, entre otras tantas habilidades. Los psicogerontólogos y gerontólogos son profesionales diferentes a los de la medicina, enfermería o nutrición, por tal razón, y dadas sus funciones profesionales, no usan filipinas o uniformes que los distingan, pues trabajan más para ambientes sociales.

Pregúntese usted. ¿Lo que se requiere para mi familiar es una atención gerontológica, psicogerontológica o geriátrica? Se dará cuenta que el panorama es diferente según la elección que tome, y que la solución no siempre es el consultorio, el asilo o la casa hogar.

 

Profesor e investigador de la FES Iztacala de la UNAM

Guardando favorito...

Comentarios